Tag Archives: Camada Yorkshire

kirdalia yorkshire terrier10La esperanza de vida de un Yorkshire terrier de entre 2 y 3 kg (4,4 a 8,8 lb) es de 15 a 20 años. 

Los yorkie de menos de 1.5 kg (3 libras o menos), por lo general tienen una esperanza de vida más corta, ya que son particularmente propensos a problemas de salud como diarrea y vómitos crónicos.

La vida de un Yorkshire Terrier de un tamaño de 2kg a 4kg (4,4lb a 8,8lb) es de hasta 15 años, más de ahí se considera extraordinario.

Los Yorkshire Terrier de menos peso, menor a 2kg (4,4lb), suelen tener una vida más corta, rondando entre los 9 años y 12 años.

Por lo general es un perro que aguanta muy bien el paso de los años, con un mínimo de cuidados y cuidando su alimentación.

 

Aprender más sobre la raza Yorkshire Terrier


 

Características del Yorkshire terrier

Suelen pesar 3,2 kg aunque anteriormente, sus antepasados solían pesar algo más y cazaban ratas y otro tipo de roedores. Actualmente, son animales domésticos y también participan en concursos de belleza, gracias a su fantástico pelaje que debe ser cuidado con precisión.

Así, el pelo es muy importante para esta raza de perros. Lo suelen tener brillante y sedoso y su color es el marrón, gris o negro, que va variando de tono en distintas partes del cuerpo.

Temperamento

El yorkshire terrier es un perro afable, simpático y siempre está alegre. Suele ser un perro fiel que con el tiempo está muy apegado a su amo.

También es rápido en movimientos, y se muestran muy activos, cariñosos y dulces, sobre todo con su familia. Demuestra este cariño, pero a la vez precisa también de recibirlo, por lo que estará siempre sentado en las faldas de sus dueños y necesita que le cojan en brazos muchas veces. Pero es realmente fácil de educar y se adaptará fácilmente a los distintos espacios donde vaya o habite su dueño.

Salud

Esta raza de perro presenta ciertos problemas, que en su mayoría están relacionados con la bronquitis, lascataratas, y el aparato digestivo, pues pueden presentar vómitos o diarrea en gran medida. Otras enfermedades están relacionadas con la piel y el pelaje. Pueden sufrir ciertas alergias, inflaciones y/o pérdidas de pelo. Una de las cosas positivas del yorkshire es su longevidad, pues su esperanza de vida es de 15 a 20 años.

Cuidados

Como hemos visto anteriormente, el pelaje es uno de los factores más destacados de esta raza y ello hace que necesite unos cuidados especiales. Para el correcto mantenimiento del pelo, sus propietarios lo pueden recortar en casa, pero sí se recomienda la visita a las peluquerías caninas o al veterinario.

Aunque no hace falta cortarle demasiado el pelo porque suele dejarse bastante largo, nos deberán recetar productos adecuados para su preciso cuidado. Deberemos aplicar champúes especiales para una máxima brillantez.

Las raza de perros Yorkshire Terrier (también llamado Yorkie) tiene sus origenes en Inglaterra. Es una raza de perros muy común como animal de mascota, por su tamaño pequeño y su gran necesidad de compañía que les hace ser muy manejables. El nombre de esta raza de perros data de 1870 y debe su nombre al condado inglés Yorkshire. Es muy característico en estos perros su largo pelaje.

Carácter de la raza de perros Yorkshire Terrier (Yorkie)

El carácter de los yorkshire terrier es muy agradable hacia los humanos. Es un perro inteligente, vivaz y lleno de energía. Con los perros yorkshire su dueño tiene que poner empeño en ser su líder. Un perro yorkie en ocasiones puede volverse muy caprichoso si se le consiente demasiado y volverse incluso agresivo tanto con los humanos como con otros perros pequeños.

El Yorkshire Terrier es un perro fiel a su dueño y tiene muy buena relación con los niños y las personas mayores. Su pequeño tamaño y su poca necesidad de espacio y ejercicio físico le hace ser un animal excelente como mascota.

Características de la raza de perros Yorkshire Terrier

Tamaño de la raza de perros Yorkshire Terrier (Yorkie)

Los perros yorkshire terriers son perros pequeños. Su altura es de 20 a 23 cm aproximadamente. De unas 8 a 9 pulgadas. Es una de las razas de perros más pequeña del mundo.

Peso de la raza de perros Yorkshire Terrier (Yorkie)

El peso de esta raza de perros está entre los 2 y 4 Kg de peso.

Longevidad de la raza de perros Yorkshire Terrier (Yorkie)

Los perros de esta raza viven unos 15 años aproximadamente.

Otros temas que también te puede interesar..


La gestación en la perra

La perra tiene, normalmente, dos celos anuales, que se presentan aproximadamente cada seis meses y que suelen ser fáciles de apreciar por los propietarios. Aunque puede haber variabilidad en la periodicidad de los celos, sí es importante que haya regularidad pues, su ausencia, nos debe orientar a la presencia de alguna patología (quistes ováricos, por ejemplo).

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

El celo en las perras suele aparecer por primera vez entre los ocho y doce meses de edad. Va a haber una gran variabilidad, mucho más notoria que en el caso de la gata, debido a que hay muy diferentes tamaños dependiendo de la raza. Suele presentarse antes en las razas pequeñas y miniatura ya que estas alcanzan antes u pleno desarrollo. Recordemos que hay razas, gigantes, que no lo alcanzan hasta los dieciocho a veinte meses.

Cuando una perra entra en celo, lo primero que puede apreciar el dueño es que aumenta el tamaño de la vulva, los perros la persiguen cuando la sacamos de paseo, pero la hembra no se mostrará receptiva. A los pocos días se aprecia un sangrado cuyo volumen será muy variable y que puede manifestarse durante 10-14 días pero, repito, que va a ser muy variable dependiendo de cada perra en concreto.

Sobre los nueve días desde que se inicia el sangrado, la perra empieza a ser receptiva a la monta del macho y es a partir de ese momento cuando se debe intentar la monta o, realizar las perceptivas mediciones hormonales y citologías tanto para intentar la inseminación artificial como la monta con mayores garantías de éxito en la gestación.

La duración de la gestación en la perra también es muy variable, ya que oscila entre los 57 a 72 días, aunque si realizamos medidas hormonales y valoramos el pico de una de las hormonas, la LH, podemos acotar mucho mejor este tiempo. Debemos tener presente que la viabilidad espermática en el interior del aparato reproductor de la perra es grande y puede llegar a la semana, lo que da lugar errores en el diagnóstico gestacional si no se realizan otros estudios.

Al igual que en el caso de la gata, se puede hacer el diagnóstico de gestación temprano mediante la realización de ecografías sobre los 25-28 días. Aquí se puede apreciar si hay gestación, aproximar un número de fetos ( nunca definitivo) y explorar la viabilidad de esos fetos. También podremos seguir la evolución del desarrollo de los fetos y estructuras anejas hasta el final del parto y predecir el momento para realizar una cesárea ( en animales que suelen requerirla, tales como el Bulldog inglés, donde haya alteraciones en el canal del parto, existencia de sufrimiento fetal o distocias por otros motivos).

En el último tercio de la gestación se puede recurrir a realizar radiografías para poder apreciar con mayor exactitud el tamaño de la camada y, ya al final, valorar el canal del parto, posición fetal y predecir la posible presentación de distocias.

Durante la gestación la hembra irá aumentando de peso, requerirá más aporte calórico y nutrientes para el desarrollo de los fetos y por ello se debe aportar una alimentación preparada para tales situaciones. Ya hay muchas marcas comerciales con piensos preparados para perras gestantes y debemos recurrir a ellos. Además estos piensos orientarán sobre la cantidad que debe aportarse a la madre en cada momento de la gestación y, más tarde, durante la fase de lactación.

Las perras preñadas deben seguir realizando ejercicio pero no exponerlas a esfuerzos excesivos.

Es también muy importante, y esto también lo es para el caso de las gatas, tener MUCHO CUIDADO con el uso de los medicamentos durante la gestación, ya que algunos pueden originar problemas en los fetos y originar abortos o tener efectos teratogénicos y originar malformaciones, algunas de ellas incompatibles con la vida de los fetos y que, por ende, también puedan poner en peligro la vida de la madre.

Una vez que la gestación llega a término, notaremos que aparece una descarga de moco transparente por la vulva de la perra ( apertura del cuello de la matriz), la perra está intranquila, jadea, intenta fabricar el nido. Normalmente le tendremos preparada una paridera. Esta debe ser lo suficientemente amplia como para que la perra se encuentre a gusto y no haya peligro de aplastamiento de los cachorros. También podemos tomar la temperatura rectal a la perra, que sufre un descenso horas antes del parto, tal y como ocurría en la gata.

Como comentábamos en el caso de la gata, es muy aconsejable estar en contacto con nuestro veterinario de confianza. Si se ha hecho un control de la perra durante la gestación, ya se tendrá claro el intervalo de tiempo en el que se presentará el parto. Además, nuestro veterinario nos informará de cómo debe desarrollarse el parto, sabremos cuántos cachorros deben salir y estará preparado por si se presentase cualquier eventualidad.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición el Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), operativo también las 24 horas y desde donde podremos resolver todas vuestras dudas sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Otros temas que también te puede interesar..


¿Que es ser Handler?

Handling: el arte de mostrar perros en exposiciones

El Handler es la persona que se dedica a presentar perros en exposición caninas de belleza, para lo que es necesaria una dedicación previa de entrenamiento y preparación del perro, consiguiendo resaltar sus virtudes para lograr los primeros puestos en los certámenes.

Este trabajo requiere una dedicación previa basada en entrenamiento y preparación para el perro, que consiste en resaltar virtudes y esconder defectos con el fin de lograr los primeros puestos en los certámenes.
Un buen Handler debe de tener una preparación determinada, es decir,
conocimientos de las razas que presenta, conocimientos de preparación física y
entrenamientos del perro y, como parte básica y de gran importancia, conocimientos
de peluquería.

Podemos decir que un Handler engloba todo: psicólogo canino,
entrenador canino, peluquero canino; En definitiva es la persona que tiene que lograr
que un perro destaque entre todos los demás acentuando las virtudes del ejemplar
que presenta.

¿Qué es una exposición canina?
Preparación del ejemplar.
Presentación de ejemplares caninos en Ring de Estructura y belleza.
Elementos a utilizar. Técnica de presentación en Ring.
Manejo del ejemplar
Aspectos de la presentación
Manejo del espacio en el Ring
Señas indicatorias básicas del Juez
Actuación ante el juez
Vestimenta del handler
Comportamiento con los demás presentadores
Profesionalismo dentro y fuera de la pista.
Prácticas con ejemplares.
Técnicas de entrenamiento.

EL PAPEL DEL HANDLER en exposiciones caninas de belleza.

os vamos a hablar sobre el trabajo de una persona muy importante en las exposiciones caninas de belleza. Se trata del handler, la persona que presentará al perro en pista. Su papel es impresdindible, ya que de él depende en gran medida el éxito de alzarse con el premio.

 

De manera general un “handler” es cualquier persona que presente a un perro en pista, sea profesional o no. Sin embargo lo ideal es que el handler se trate de un especialista (normalmente es adiestrador profesional) que se encargue de preparar al can para una exposición canina de belleza. Que esté perfectamente preparado para realizar la misión de preparar al perro y hacerlo lucir lo mejor posible en la exposición.

El handler debe conocer el estándar de la raza que presenta para tener claro el paso y trote que llevar con el animal y la presencia que debe tener éste a la hora de presentarlo. Es muy importante que sepa manejarse con el perro y que conozca la raza bien, pues hay razas que se lucen más corriendo y otras razas en cambio a las que les va mejor un paso más corto.

El handler es quién prepara físicamente al perro para entrar en pista. Se encarga de su peluquería (por lo que también debe tener conocimientos en esta rama para resaltar los rasgos propios de la raza) y su adiestramiento (el can debe poseer algo de obediencia básica para poder mantenerle tranquilo y atento a las órdenes) También es bueno que el handler conozca algo de psicología animal.

Cuando un ejemplar se presenta en una exposición canina debe demostrar al juez, su estructura, movimiento y en ocasiones su carácter. El handler deberá mostrar al perro en un primer momento detenido o en posición de “stay”. A continuación exhibirá el movimiento del animal, trotando los dos, normalmente en un desplazamiento en círculo o de ida y vuelta. En estas tareas es donde podemos diferenciar a un handler profesional de un meramente presentador de perros.Entre perro y handler debe existir armonía.

 

Algunos errores comunes que se pueden cometer como handler son:

  • Colocar un trozo de comida en la boca al can cuando el juez va a examinar la mordida. El perro masticará esa comida mientras el juez le está revisando. Esto lo que demuestra es falta de obediencia para que el perro se mantenga quieto mientras es revisado.
  • Hacer trotar al perro a una velocidad inadecuada. No todos los perros deben trotar a la misma velocidad, por eso es muy importante conocer bien a la raza que se está presentando.
  • Realizar demasiado trabajo de peluquería. Existen estándares que dicen que el perro debe ser mostrado en estado natural.Al igual que no se debe abusar del spray ni de la tiza.
  • Amontonarse al lado de otros handles en la pista. Hay que dejar un espacio suficiente entre handler y handler.
  • No prestar atención al proceso de juzgamiento. Hay que fijarse en lo que hace el juez.
  • Tener la correa sobre el hombro del perro o tirada a sus pies. La correa debe estar enrollada en las manos del handler mientras el perro está siendo revisado por el juez.
  • Entrar tarde a pista. Se debe llegar en el momento que eres llamado.
  • Dar continuamente al perro de comer para que nos obedezca. El perro debe tener una buena obediencia y simplemente mostrándole un trozo de comida, sin llegar a dárselo de comer, tendría que ser suficiente para hacer una buena presentación.

Resumiendo: ser handler es algo más que pasear con nuestro perro por la pista. Es una profesión para la que hay que estar cualificado en distintas áreas (obediencia canina, peluquería, morfología de razas,…) si queremos realizar esta actividad como perfectos expertos.

Fuentes:

http://www.tresko.cl

“No existe otra actividad en el mundo donde los profesionales compitan
de igual a igual con los amateurs”.
12 Puntos para ganar en experiencia

Nunca voy a olvidar “Mi primera exposición” con “Mi primer perro”. Indescriptible, ese entusiasmo durante los días previos al show. Las intrigas de la noche previa se adueñaban de mí. Preparé durante semanas lo mejor que pude a mi perro, tenía plena certeza de que iba a hacer un buen papel, no estaba dentro de mis planes salir segundo. Ni bien entre al predio donde se realizaba la exposición el panorama que tenía dentro de mi mente cambio radicalmente. Quede estupefacto al ver la diferencia de preparación que tenía mi Cocker y los presentados por handlers profesionales.Por supuesto que los resultados no fueron los que yo había esperado, mi desilusión y frustración fueron tan grandes que pensé en no asistir nunca más a una competencia tan despareja. A partir de ese momento se me planteó una disyuntiva ¿donde iba a adquirir los conocimientos para preparar y presentar correctamente? Para entonces, ya había decidido seguir compitiendo.Tengo certeza que muchos «perreros» han experimentado la misma sensación de frustración en su debut. Algunos privilegiados tuvieron la suerte de tener un mentor que ayudó en sus comienzos brindándoles, algunos conocimientos básicos para no naufragar en el primer intento, otros han confiado en manos de un profesional la preparación y presentación de sus ejemplares.Pero todos de una manera u otra, nos preparamos lo mejor posible para el gran evento.
En una exposición todo sucede muy rápido, nadie tiene tiempo de ayudar a los que se inician en este deporte y explicarles que es lo que sucede dentro y fuera de la pista, como procede el juez, que correa es la indicada para presentar el perro, cual es la preparación previa, etc.
Los handlers estamos demasiado ocupados con los perros de nuestros clientes y no disponemos de tiempo libre; los dirigentes del club se tienen que encargan de la organización del evento y tampoco tienen mucho tiempo disponible. Así ocurre que los «nuevos» deben entrar a pista ellos mismos sin saber que es lo que tienen que hacer.

Y en esto radica la gran diferencia “No existe otra actividad en el mundo donde los profesionales compitan de igual a igual con los amateurs”. En Argentina esta desigualdad se ve acentuada dado el alto grado de profesionalismo que existe en la preparación y presentación de perros. Es obvio entonces, que los handlers profesionales tenemos más oportunidades de ganar que los amateurs, dado que tenemos acceso a mejores perros, los preparamos meticulosamente, y poseemos trucos de pista para disimular defectos y resaltar virtudes en los ejemplares, sumamos a esto un talento que es respetado dentro de la cinofilia y esto nos deja mejor situado ante algunos jueces, lo que quiero decir es que, un amateur, no lleva consigo una carta de presentación, diciendo, yo soy un profesional y por ende tengo el mejor perro.
El problema entonces radica donde y como se adquieren los conocimientos básicos para no hacer un papelón dentro del ring. El camino es largo y tortuoso y tiene un nombre, se llama experiencia.
El tiempo que tardemos en adquirirla depende de cada uno de nosotros.

Tratar de evitar el método clásico de prueba error sobre todo en lo que respecta al adiestramiento previo, es de suma importancia. No hay que olvidarse que estamos trabajando con animales que aprenden a través de la experiencia repetitiva, si cometemos frecuentemente el mismo error estamos reforzando una conducta determinada y el mismo entenderá que lo que está haciendo es lo correcto.
No todos tienen talento para convertirse en un handler top, pero veamos algunas reglas básicas que si bien no harán del lector un experto, ayudarán en las primeras experiencias en pista.

PUNTO 1
Evitar el Stress: Si bien algunos perros no se perturban ante nuevas experiencias convengamos que una exposición no es el lugar más adecuado para un animal. La presencia de otros perros, los ruidos excesivos, la exposición sin acostumbramiento previo puede crear una atmósfera que altere su comportamiento y lo manifieste dentro del ring.
El cachorro, se nutre de todas las experiencias que vive, sobre todo en su primera etapa, así, si logramos fortalecer su autoestima, cuando esta fuera de su hábitat, favoreciendo la relación con los demás, lograremos un temperamento seguro. Dado que un factor de temor es aquello que desconoce, es mejor mostrarle al cachorro un universo diverso.
Llevarlo a una exposición solo para pasear, sin que compita, ayuda a que se relaje y se acostumbre a dicho entorno.
Otra buena opción es inscribirlo en las categorías de cachorros especiales que tiene el fin de que los cachorritos se acostumbren a las exposiciones.
Su primer show es una experiencia traumática que podemos evitar si lo acostumbramos previamente.

PUNTO 2
Adiestramiento del cachorro: La primera regla básica al respecto es no ser rudos con su adiestramiento; podríamos intimidarlo y arruinar su predisposición para siempre. Cuando comenzamos con un cachorro tenemos el tiempo a nuestro favor y debemos usar del mismo, todo lo que sea necesario, sin presionarlo, para lograr que disfrute de las exposiciones.
Si tiene una predisposición natural para la pista hay que preservarla puede llegar a ser la diferencia entre ganar y perder y si no la tiene hay que tratar de cultivarla a través de estímulos positivos (juguetes, hígado, caricias, etc.) No siempre el mejor espécimen de cada raza es el que gana sino el perro con mejor actitud y predisposición que llama más la atención del juez.

PUNTO 3:
Ser Observador: Observar atentamente el trabajo de los profesionales dentro y fuera de ring ayudará a enriquecer nuestros conocimientos.
Cada uno tiene su estilo y una manera diferente de hacer las cosas y una observación detallada ayudará a tener un panorama bastante amplio sobre la preparación y presentación que nosotros queremos lograr.

PUNTO 4:
Lo importante es el perro: Todos los handler tenemos nuestro propio estilo dentro del ring y tratamos de usarlo en nuestro favor. Entonces sucede que algunos son más agresivos que otros, pretendiendo llamar la atención del juez a cualquier precio. Si bien esta manera de presentar suele dar resultados, algunas veces, hay que ser moderados si se pretende hacer lo mismo. Por otra parte, ciertos jueces se sienten molestos cuando un handler intenta mostrarle con demasiada insistencia que su perro es el mejor de la categoría y que virtud tiene que le falta a su oponente. Por supuesto que se debe transmitir la importancia del mismo, dentro del ring, pero llamar la atención a cualquier precio es más un capricho que obedece al egocentrismo y no un proceder racional. Ninguno de los handlers más famosos del mundo tiene un estilo agresivo, ¿por algo será? Lo importante, en todo momento es el perro, y no el handler, es El Perro el que se tiene que lucir. El handler solo debe ser un instrumento para que el mismo, se vea en esplendor. De lo contrario, nos encontramos con un handler, que capta las miradas del público, descuidando, detalles importantes del verdadero participante.

PUNTO5:
El método de juzgamiento: Cada juez tiene su propia rutina para examinar cada categoría y generalmente no la cambia durante el día. Saber previamente que es lo que nos va a pedir dentro de la pista ayudará en la presentación y nos ahorrará tiempo imprescindible para poder mostrar lo mejor que tiene nuestro perro y esconder sus puntos débiles.
Observar las categorías previas en las que compite el mismo ayudará a tener un panorama del método de juzgamiento.

PUNTO 6:
Ida y vuelta: cuando movemos al perro en ida y vuelta lo que el juez pretende es ver como este se mueve de adelante y de atrás. El preciso movimiento en línea recta, se logra fijando un punto imaginario, determinado frente al juez y moviéndonos en esa dirección, solo así, evitaremos el famoso zigzag al movernos. Es fundamental, tener noción de cual es la velocidad en la que se puede observar mejor el movimiento posterior y delantero, que no siempre es la misma velocidad, que nos beneficia en un movimiento lateral. Es por eso que en ocasiones, sobre todo si el perro tiene un buen posterior, conviene salir detrás del juez cuando iniciamos el ida y vuelta.
Puede que hasta lleguemos a necesitar que otra persona mueva el perro para que así en carácter de observadores, podamos detectar la velocidad de movimiento que favorece, la exposición de su estructura.

PUNTO 7:
La forma de llevar la correa: el perro debe moverse por la izquierda del guía, no existe una norma al respecto ni un fundamento que avale el porque, simplemente es una cuestión de costumbre que data de la época en que comenzaron a usarse perros en las batallas, el arma se sostenía con el brazo derecho y el perro de combate se guiaba con el brazo izquierdo. Hoy en día esta costumbre a quedado arraigada en el mundo entero y por supuesto que se respeta en las exposiciones también.
La correa debe ser la adecuada para la raza y el tipo de perro que estamos presentando, pueden ser de ahorque o común. No debe ser muy ancha ya que molestaría la visual del juez e interrumpiría la línea del cuello, mostrándola como fraccionada.
La manera de sostenerla nos delatará si somos novatos o no, nunca debemos llevarla suelta durante el movimiento, siempre debe estar la sobra que no usamos dentro de nuestro puño
Nuestro perro debe estar adaptado previamente a ser guiado por una correa de exposición, al ser estas bastante angostas penetran en el cuello mucho más que un collar común y la falta de costumbre puede hacer que interfiera con su movimiento o se oponga a ser guiado.

PUNTO 8:
Seguridad: ¿porque el juez tiene que estar seguro de que nuestro perro es el ganador si nosotros no los estamos? Moverse con seguridad dentro del ring puede influir mucho más de lo que se cree, nunca mostrar indecisión

PUNTO 9:
También en esto la apariencia es importante.
Es un idealismo pensar que el fin de las exposiciones solo es mejorar y preservar los aspectos morfológicos y temperamentes para que cada ejemplar pueda estar capacitado para realizar la tarea para la que fueron creados. La belleza forma parte de cada ejemplar de exposición, en muchas razas dicha virtud es fundamental e influye en los resultados. Tener una idea clara de lo que podemos mejorar de cada perro y como hacerlo más bonito ayudará a la hora de obtener buenos resultados.

PUNTO 10:
Conocer e interpretar el standard de la raza que mostramos: Saber que es lo que el juez busca de cada raza ayudará a saber que virtudes a favor tiene nuestro ejemplar y que aspectos negativos debemos tratar de ocultar al juez.

PUNTO 11:
La mirada del Juez en función del tiempo disponible, teniendo en cuenta no desanimar al concursante: hay que aprovechar al máximo el corto lapso en que el juez focaliza su mirada en nuestro perro y tratar de que se vea lo mejor posible ya que el tiempo disponible para examinar cada categoría suele ser bastante limitado. Estar atento en todo momento a su mirada, podría estar observando nuestro ejemplar en el instante menos indicado. Esto no quiere decir que se deba tener el ejemplar en stay todo el tiempo, así no olvidemos “no cansar al animal”, sobre todo porque algunos deben hacer más de una vez su entrada a pista y porque es fundamental, que para el mismo sea un momento de disfrute y no una situación de stress. Esto es, lograr que la estrella, se sienta estrella, así brillará con mayor luz.

PUNTO 12
Una correcta formación: mantener una distancia prudencial entre cada ejemplar al momento del stay y durante el movimiento grupal, esto ayudará a no perturbar a los otros perros que compiten con el nuestro. Si vamos a usar algún juguete para llamar la atención de nuestro perro tengamos en cuenta que puede también distraer a los otros, es por eso que debemos se cuidadosos al momento de hacerlo sonar. Como en cada cosa que hagamos, en todo debemos ser respetuoso del otro.

Estos puntos, solo pretenden ser una guía practica, que sirvan de parámetro para aquellos que se inician en la presentación de perros, siendo mi consejo, preguntar y preguntar, todos tienen algo bueno que transmitir y las preguntas, no molestan y de una u otra manera, las respuestas siempre son enriquecedoras. Por eso un secreto es preguntar, leer y recolectar datos de todo tipo para confeccionar información sobre lo que nos interesa.

Fuente:

http://www.perrosdeexposicion.com.ar/web/

El buen handler

Un buen perro siempre será un buen perro, pero en el RING, además de serlo TIENE que PARECERLO, hemos de poner todo de nuestra parte para que el perro que estamos presentando se muestre en sus mejores condiciones y lo mas entrenado posible para lo que tiene que hacer en el RING, desde dejarse examinar por el juez, posarse correctamente y caminar correctamente, Cada uno tenemos nuestros propios «trucos» para estas cosas, y muchas veces nos funcionan perfectamente, hay algunos perros que tienen el «don» natural del SHOW y que no van a necesitar demasiada ayuda extra, sin embargo siempre es útil conocer unos cuantos métodos para mejorar la presentación.

Un buen handler dentro del ring debe de conseguir ensalzar todas las virtudes de ese ejemplar , jamás debe de exagerar su presentación para que el juez pueda ver correctamente al perro. Jamás debemos de interrumpir el trabajo de un Juez, debemos de acatar todas sus opiniones, y pensando siempre que es su criterio y el es quien decide si verdaderamente es un perro ganador o no.

¿Qué es ser Handler?, para mi lo primordial ser una persona correcta, honrada y que tenga ética profesional, debe de tener muy claro que jamás debe de engañar a los dueños del perro que tenga en campaña, si verdaderamente es un perro con posibilidades de ganar, adelante , pero si no es perro de show, no debe de tenerlos engañados y dándoles falsas promesas y encima haciendo que pierdan tiempo y dinero.

Un perro por el mero hecho de llevarlo un buen handler no va a ganar siempre, eso lo piensa mucha gente, y no es así, hay que recordar que siempre la ultima palabra la tiene el Juez que en ese momento esta juzgándolo.

  • Un buen Handler debe de ser honesto dentro del ring, no debe de fastidiar a los compañeros que estén a su lado, y mucho menos molestar el trabajo que estén realizando otros perros
  • Un buen Hanlder procurara NO engañar a quien le pida un consejo, diciendo cosas que sabe muy bien que no soy las correctas, aunque se trate de la misma raza que el esta en ese momento presentado
  • Un buen handler, velara por la salud y el bien estar de los perros que le hayan confiado.
  • Un buen Handler no maltrata a los perros, no les pega, no les insulta, sabe comprender cuando un perro tiene un mal día, y al igual que los humanos ellos también los tienen.
  • Un buen handler, llevara los perros al veterinario siempre que lo necesiten, le dará una buena alimentación, sus vitaminas y procurara mantenerlo en las mejores condiciones.
  • Un buen Handler no solo estará pendiente del dinero que tiene que cobrar, para el debe de ser primero el amor y respeto hacia los perros y hacia sus propietarios ayudándoles siempre en todo lo que crea conveniente, dándoles consejos y apoyándoles siempre, y jama les mentira dándoles ideas que sabe que no son las que debe de decir.
  • Un buen handler estará siempre pendiente de cualquier cosa que necesiten los perros, durante los largos viajes que van a realizar siempre juntos, en las exposiciones procurara que nadie pueda hacerles daño, y jamás los dejara solos.
  • Un buen handler, cada día les limpiará entrenara, los peinara, y les mantendrá en una disciplina ,la cual, tendrán sus horas de juegos, entreno, peluquería, descanso y cuidados.
  • Todo eso es muy importante para que esos perros no se encuentren mal al estar lejos de su entorno.
  • Debe de procurar que se adapten lo mas pronto posible y que se sientan queridos y cuidados como si estuvieran en sus casas.
  • No debe de forzar jamás cuando un perro no se adapte y debe de comentárselo claramente a su propietario para ver si hay algo que no hace bien y que el perro necesita.
  • Un buen handler no solo se pondrá un traje para salir al ring y poner anuncios en las revistas, lo primero es demostrar que verdaderamente es un buen handler en todos los conceptos.
  • Un handler cuando entra en un ring, debe de ser consciente de que ahí dentro es: el perro , el juez y el, debe de tener las ideas muy claras, y ante todo jamás debe de tomar sustancias prohibidas para poder estar mas eufórico y mucho menos darle nada al perro para que este mas tranquilo o mas eléctrico. Si es un buen profesional sabrá manejar ese perro sea la raza que sea.
  • No insultara a otros compañeros si su perro ha perdido, ante todo la educación es muy importante dentro del rig y fuera de el.

 

Y… no me cansare de decir que los perros son seres vivos y jamás hay que maltratarlos porque no hacen ese día lo que nosotros esperábamos de ellos. Para mi son unos mas en la familia nuestra y me encanta verlos felices y disfrutar con los entrenos, los juegos y todo lo que conlleva prepararlos para poderlos mostrar con todo su esplendor en las exposiciones de belleza. Por Gundor Paris (Handler Profesional / Afijo De Gundor)

Consejos para el Ring – Handling

El Club del Shiba Inu en España

http://www.shibaspain.com/

Si tenemos en mente el presentar a nuestro shiba u otro perro al mundo de la competición de belleza canina deberíamos pararnos un momento para pensar bajo qué propósito deseamos hacerlo, con qué objetivo deseamos conseguir una buena valoración por parte de jueces y profesionales del mundo cinófilo.

¿Vamos a incorporar a este mundo de trabajo, tensión y esfuerzo a nuestro teóricamente «compañero» sin ningún objetivo tangible? Debemos asumir que la presentación de un perro a estos eventos le va a ocasionar un nivel de estrés importante especialmente en el inicio de esta andadura. El mundo de la competición está orientado para el sector de la cría y reputación de lso diferentes afijos que se dedican a la misma, introducirnos en este mundo sin ningún propósito claro puede ser realmente inútil.

También es conveniente que si estás interesado en concursar y no conoces muy bien el estándar de la raza asistas a un evento de este tipo previamente y solicites a un juez o a un criador que evalúe a tu perro. Es posible que tenga una falta grave o un defecto eliminatorio sin que seas consciente de ello, o que no sea un gran ejemplar (esto no significa que sea un gran perro, estamos hablando desde el punto de vista de los estándares y desde la perspectiva cinófila).
Aprendizaje y formación.

Debemos tener muy en cuenta que antes de iniciarnos en este mundo es conveniente un correcto aprendizaje, acude a los Foros donde traten estos temas para entender la mecánica del sistemas y de las valoraciones, plantea todas las dudas que te surjan y seguramente te serán respondidas muy amablemente, la comunidad internauta siempre es un gran apoyo.

Acude a Concursos y Exposiciones, asiste de público y obseva tanto a los perros como a los handlers, especialmente a los perros que participen dentro de tu mismo Grupo y a la raza que nos interesa, el movimiento del perro, la forma de llevarlo por parte del handler, la compenetración entre ambos, como consiguen atraer la atención del perro y otros pequeños trucos que podremos usar nosotros o intentarlo almenos.

Comienza tu periplo desde abajo, no vayas a una Exposición Internacional como primera intervención si te ves con dudas o incertidumbre, acude primero a concursos, en muchas ciudades se organizan además concursos de barrio que son ideales como primer paso. Piensa que la exigencia entre un Concurso y una Exposición no es la misma, mientras que en la primera el juez te aconsejará y te hará posiblemente un par de comentarios si ve que careces de práctica a modo constructivo, mientras que en una Exposición buscará un mínimo de profesionalidad por tu parte y por parte de tu perro.

Un gran aliciente de este mundo es la colaboración y ayuda por parte de la parte organizadora, comisarios, jueces, siempre que tengas alguna duda muy posiblemente serás atendido con gran predisposición.
La práctica y experiencia.

Entrena a tu perro desde cachorro, será más fácil y bonito su desfile sobre el ring, con sesiones de entre 15 y 30 minutos diarios es más que suficiente, dependiendo de tu trabajo conseguirás unos resultados u otros, pero obviamente si esta serie de ejercicios el perro lo acepta como parte de su rutina notarás un gran cambio respecto a otro que lo hace de forma esporádica, que se lo tomará más como un juego y se pondrá a brincar y saltar intentando jugar contigo mientras lo sacas al ring.

Recuerda que es imprescindible que tu perro se deje sobetear las patas, bocas, testículos y cualquier otra parte por extraños, practica mucho este punto para evitar gruñidos y similares.

Intenta reproducir con amigos y más perros la situación del ring, que cada uno de tus amigos se vaya turnando para interpretar el papel de juez, de este modo conseguirás acelerar muchísimo la relación de cómo debe actuar tu perro ante estas dinámicas.
La presentación y el handler.

Pese a que a algunos les cueste creelo hay gente que se piensa que se puede presentar al perro el mismo día de la competición, sin practicar previamente o sin acicalar debidamente al perro (especialmente en épocas de muda), incluso que la presencia del mismo handler esté desaliñada o sea excesivamente informal, pero el handler inevitablemente será compañero de equipo al presentar al perro y es necesario estar bien compenetrados. En la parte de la presentación del perro te recomendamos que revises la sección de la web La preparación del shiba – Grooming para aprender más del tema del arreglo del pelaje del perro y de su acondicionamiento.

¿Pero qué es el handler? El handler es simplemente la persona que saca al perro al ring en una competición. Pensemos que se juzga el canon de belleza del perro, su morfología, el carácter equilibrado y su elegante movimiento, la armonía de belleza del conjunto, y aquí dentro queramos o no está también incluido el handler que lo presenta.

Dependiendo de la importancia del evente es conveniente que vayas más o menos arreglado, no necesitas ir de traje de noche, pero es evidente que se puede ir arreglado sin necesidad de acudir al traje, aunque estas apreciaciones siempre deberemos evaluarlas a modo personal. El handler o guía debe ir de acuerdo con la raza que presenta, en una mujer no será conveniente usar tacones y nosotros no deberemos presentarnos en chandal o zapatillas de deporte, al igual que tampoco es conveniente presentarnos con una ropa que aunque sea muy arreglada llame tanto la atención que descentre la atención hacia nuestro perro, se recomienda colores que vayan en contraste al manto y color de nuestro perro o de los perros que presentemos.
Las correas de exposición.

Cuando se va de exposición, se debe utilizar un tipo de correa especial para nuestros perros. No es la típica correa de paseo, ni el arnés, tan solo es una correa que busca generalmente la sencillez y simplicidad a lo que la cuerda se refiere, así podremos apreciar al perro al máximo de su esplendor si distraer la mirada a los complementos que lo rodean.

Existen diferentes tipos de correa de exposición, más finas o más gruesas, dependiendo del tamaño de nuestro perro. Normalmente también se escoge el color que vaya a juego, o el más parecido posible al color del pelaje de nuestro perro, por ejemplo con un shiba rojo buscaremos mejor una correa marrón claro antes que una de color rojo llamativo.

Las correas pueden tener diferentes cierres, generalmente tiene la funcionalidad de nudo corredizo, aunque otras tienen un pequeño revestimiento metálico que permite hacer de freno para que no se mueva la posición que pongamos, así evitamos ahogar al perro. Hay otras correas de exposición que son de cuero o metálicas, dependiendo de la raza y de los gustos del expositor.

Ni se te ocurra presentarte con un perro que lleva un collar antiparásitos ni correas estándar de paseo, y menos con un arnés. Con el perro de cachorro se puede empezar a entrenar con estas correas pasados los 4 meses.
Al ring.

Un handler y el perro que presenta deben estar fuertemente compenetrados, este punto debes tenerlo muy en cuenta para una buena salida al ring. Recuerda siempre que un buen handler consigue realzar un perro mediocre, al igual que un mal handler puede echar por tierra el trabajo de un buen perro. Como buen handler debemos saber resaltar las virtudes de nuestro perro, al igual que debemos conocer sus imperfecciones o pequeños defectos e intentar disimularlos lo mejor posible, enseñar lo que queremos que se vea.

Como handler no debes sacar a tu perro a base de tirones, ni forzarle la correa para que siga nuestro ritmo, debes aprender a que aligere el ritmo o lo disminuya en base a como le lleves con la correa, el ring es algo donde tu perro debe estar concentrado, no un castigo, motivale y haz que disfrute, y disfruta tú el primero haciendo que el público y jueces admiren a tu perro, sin importar las valoraciones finales oficiales.

Por todo esto es necesario que nuestro perro esté bien entrenado y que nos ayude en tal labor.
Movernos en el ring.

Cuando se sale al ring debemos evaluar diferentes parámetros que afectarán a nuestra velocidad y por lo tanto al movimiento del conjunto handler/perro. Estos parámetros son tres: velocidad de salida, velocidad de crucero y velocidad punta, y varían según la raza, aunque con entrenamiento podemos mejorarlos o adaptarlos al ritmo ideal:

Velocidad de salida: El más difícil de conseguir para el conjunto armónico en el ring, se necesita de muchas repeticiones al practicar por requerir la concentración del perro hacia nosotros y en exposiciones de hecho no es algo que se vea muy logrado debido a lo difícil que es entrenarlo. Este punto nos proporciona una excelente base para efectuar buenos cambios de ritmo mientras desfilamos con el perro.
Velocidad de crucero: es el ritmo ideal del perro, la velocidad que puede mantener el perro durante un tiempo más prolongado sin salirse del paso. Esta parámetro viene determinado por la condición física del perro.
Velocidad punta: es el pico de aceleración que es capaz de coger el perro al trote en un plazo de tiempo muy breve y que permite recuperarse ante un incidente que nos haga perder nuestra ubicación cuando salen diferentes perros.
Un buen handler debería permitirnos distinguir perfectamente estos tres tipos de velocidad diferentes en la salida del perro que presenta, pero ¿cómo?

Cuando salimos a ring, si el juez está situado en uno de los laterales, debemos procurar salir a una velocidad más rápida que el trote normal, mientras que cuando llegamos a los ángulos, obligados a ralentizar la marcha, deberemos retomar el ritmo pegando un acelerón hasta recuperar el paso ideal.

Si nuestro perro sale solo al ring debemos procurar un trote ideal, con una velocidad de crucero firme que irá acompañada de una zancada larga y elegante, rápida y potente, sobretodo del tren posterior. Si en cambio salimos con otros perros ya sea en círculo o en paralelo debemos intentar mejorar el paso de nuestros competidores, si notas que el juez mira en otra dirección aprovecha para relajarte hasta que vuelva a dirigir la mirada a vuestro «equipo», momento que debes acelerar y aprovechar la velocidad punta, comiendo el terreno y cercando a quien va delante y alejándote de quien va detrás vuestro.

Si el juez mira al perro de frente o de espaldas es conveniente reducir el paso, así evitamos que las patas se junten excesivamente, algo que suele pasar de forma natural en muchos perros (a mayor velocidad, mayor tendencia de las patas a ir hacia el eje sagital) y que sin lugar a dudas nos quitaría puntos en la evaluación. Cuando en cambio estamos siendo vistos desde el lateral el juez no podrá ver el cruce de patas por lo que podemos aprovechar para aumentar el ritmo y la marcha.

Obviamente esto debe ser siempre disimulado, de ahí que la práctica y la compenetración con el perro ayudará a que no que no parezca algo desorganizado.
Movimiento del perro

Sobre todo debemos ponernos en el lugar del perro cuando le estemos intentado enseñar todas estas técnicas y maneras de comportarse, especialmente si se trata de un cachorro de pocos meses, no te enfades con el perro, debes entender que a él le salen otras cosas por propia naturaleza antes que estar calmado a tu lado.

Si comenzamos por el ring y el perro intenta saltar o correr especialmente en las primeras salidas podemos corregirlo con un suave tirón corto y hacia abajo del collar, seguido del respectivo NO, acto seguido nos paramos y repetimos el ejercicio.

Nunca corrijas al perro en plena exposición o concurso, sólo debemos corregirle en los entrenamientos y ejercicios. Una de las cosas más desagradable que puede verse en una competición es un handler castigando o riñendo al perro, cuando en realidad muy posiblemente sea culpa nuestra los diferentes errores del animal, sea por falta de preparación o por excesivos nervios o tensión nuestros y que terminamos transmitiendo al perro.

Es muy importante ver cual es el ritmo ideal para nuestro perro, un trote con el que se sienta cómodo, recuerda que el handler debe acoplarse al perro y debemos intentar que el conjunto de factores de la competición estén lo más adaptados a nuestro perro, de este modo podremos tener un mayor número de posibilidades de éxito a la hora de recibir una calificación final.

Tiempos de entreno con el perro:
Cachorro: 15 minutos.
Jóvenes: 15-30 minutos.
Adultos: 30-45 minutos.
* Recuerda que estos tiempos aconsejados es para un entrenamiento profesional donde requieres una más que importante dedicaciónd e tu perro a este mundo.
Fases del movimiento correcto del shiba
Parada en pose estática.

Muchos opinan que la mejor manera que el perro comience a aprender la pose estática es sobre la mesa, siempre será mejor que en el suelo aunque se puede igualmente. Lo ideal es usar el borde de la mesa para apoyar las patas traseras y así hacer que no tenga mucho margen de movimiento. Muy posiblemente al principio se muestre desorientado de porqué le dejáis en ese pose encima de la mesa, pero en un par de sesiones de poco más de 5 minutos cada una veréis como comienza a mantener la figura.

Cada vez que el perro se quede inmóvil se le debe recompensar con un trozo de premio o con mimos y caricias. Si el perro a la hora de entrenarlo no es un cachorro ya debemos saber con qué tipo de acciones o premios podemos motivarle mejor.

Con esto nos referimos a que si con un trozo de premio conseguimos que esté atento, con el cuello estirado y en tensión, mirada atenta, orejas bien erguidas pues podremos usar este recurso para conseguir esa actitud en el ring, o bien si esto mismo lo conseguimos en vez de usando comida con un ruido concreto o un juguete que le guste.

Un recurso usado principalmente en concursos y en algunas exposiciones es el doble-handling, donde alguien del público y que el perro conoce le llama para atraer su atención, ya sea con gritos o con ruidos de un juguete o similar. Esta «técnica» algunos jueces no la tienen nada aceptada y pueden castigar su uso, nosotros te aconsejamos que si quieres hacer ser un buen handler consigas la atención del perro tú solo.

Lo que si te rogamos encarecidamente es que hagas lo que hagas, uses la ténica que uses, nunca molestes al resto de perros y handlers que hay sobre el ring, los ruidos de pelotas y otros juguetes pueden alterar a los perros que tengas a tu alrededor.
Trotar junto a ti.

Después de conseguir que se quede con la pose estática y bien quieto debemos conseguir que vaya a nuestro lado y que se pareAhora, debemos conseguir que trote junto a nosotros y que después de cierto recorrido, se quede estático.

Si estamos enseñando a un cachorro muy probablemente buscará el juego con nosotros, saltando, brincando hacia nuestras manos… debemos corregir ese comportamiento. Como cachorro debe aprender en qué momento se juega y en cuales no, un suave tirón de la correa nos ayudará a transmitir ese mensaje acompañado de un firme NO volviendo además a la pose estática. En unas pocas sesiones de 5 minutos diarios habrá aprendido el funcionamiento del ejercicio y que si lo hace correctamente recibe premios y caricias.

Este ejercicio lo ideal es ejercitarlo 15 minutos al día hasta que el perro cumple los 7 meses, pasada esta edad podemos ampliar estas sesiones con 5 minutos extras por mes que pase, hasta cubrir sesiones de un máximo de 45 minutos, no aconsejamos que superes este tiempo al día.
El shiba cuenta con el inconveniente de su inteligencia, necesita motivación para un correcto aprendizaje, y posiblemente se aburra relativamente rápido si los ejercicios se vuelven monótonos y repetitivos sin ningún aliciente más.Debes procurar buscar el mejor modo que muestre cierto interés por seguir practicando, y notarás como a medida que crece agradece más tus caricias y recompensas. Recuerda que la clave es la paciencia y constancia.
Paso ligero alrededor del ring y rectos.

El juez debe evaluar el movimiento del perro sobre el ring, cada juez puntua inevitablemente de forma subjetiva los diferentes aspectos que para él son los más importantes para confirmar una excelente morfología y carácter en un perro, y para la parte del movimiento seguramente os pedirá que hagáis estos dos ejercicios, las vueltas alrededor del ring y los rectos

Os pedirá que deis una o varias vueltas alrededor del ring para valorar la armonía, la elasticidad y elegancia de nuestro perro en movimiento. Después os pedirá que hagáis un recto, que se trata en el camino sobre una trazada en línea recta desde la posición en la que se encuentra el juez.

Para realizar el recto es muy importante que tú como handler y al ser quien guía la perro cojas un punto de referencia a la hora de trazar la línea recta para que este recorrido sea lo más firme y lineal posible. Recuerda estar atento de tu perro en el paso, pero ves alternando también la mirada hacia el juez para situarlo de forma que puedar parar y posar al perro correctamente ante él.
Boca.

En una exposición o concurso es casi imprescindible el comprobar el estado de la boca del perro, si posee todas las piezas dentales, si sufre algún tipo de progmatismo, etc…

Por esto mismo es casi seguro que el juez te pedirá que le enseñes la boca de tu perro o incluso que desee él mismo examinarla con sus manos. Tu perro debe estar acostumbrado a ser examinado, a que le agarren la mandíbula, le levanten los labios y comprueben los molares, y esto no solo por ti, sinó por cualquier otra persona, así que lo mejor es acostumbrarlo a que diferentes personas le toquen la boca.

Este punto es algo delicado ya que el Shiba Inu, como muchos otros perros no le gusta que les cojan de esta manera, la práctica es el secreto, y la finalidad es que el perro se deje hacer sin gruñidos, sin que retroceda y que apenas se mueva de su sitio. En las prácticas nuestro gran aliado serán los premios, recompénsale cada vez que se deje hacer.

Anatomía.

Dentro de la exposición hay jueces que les gusta tocar a los diferentes perros bajo su evaluación para ver cómo estos reaccionan y poder comprar mejor la anatomía y cuerpo del perro. Se podría decir que no son muchos los jueces que examinan tan minuciosamente a nuestros perros, y suele pasar especialmente si no son jueces especialistas en las razas. Debemos pensar que el shiba sigue siendo un gran desconocido para un gran número de jueces por lo que nos encontraremos que en la evaluación le palparán el cuello para comprobar las dimensiones, la amplitud del cráneo y pueden medirle la relación 40/60% de hocico/cabeza o cualquier otra apreciación que desee comprobar.

Para que esta evaluación física sea posible nuestro perro debe estar acostumbrado a que mucha gente le toque, para no mostrar miedo o defensa en la exploración, teniendo en cuenta que muchas veces se les sube a la mesa del ring y al estar aquí arriba el perro se puede sentir más inseguro.

Generalmente además, después de la exploración nuestro perro quedará descolocado, por lo que debemos volverlo a situar en la pose correcta de forma rápida.
Testículos.

Puesto que dentro del estándar de la FCI y de cualquier otra asociación cinófila mundial es obligatorio que ambos testículos del perro hayan descendido a la bolsa del escroto, en un examen para evaluar ejemplares de cría es posible que el juez desee comprobarlo palpando los genitales del perro, es por esto que el perro también debe estar acostumbrado a que se le palpe esta zona, aplicandole la misma rutina que con la boca, o sea a dejarse manosear por extraños.

Y por supuesto además de todo esto la clave está en la práctica, en mucha práctica.

Otros temas que también te puede interesar..


Las convulsiones en el perro es un problema que vemos con bastante frecuencia en la clínica diaria. Esto, que se conoce como síndrome convulsivo, es un proceso muy dramático y los propietarios de los animales afectados llegan a la cínica muy preocupados y, también, bastante asustados.

El origen de un síndrome convulsivo es diverso y también es muy importante llegar al diagnóstico correcto para poder instaurar, si es el caso, la terapia adecuada.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

En primer lugar hay que diferenciar un síndrome convulsivo de un cuadro sincopal. Cuando un perro sufre un síndrome convulsivo, este puede variar en intensidad y duración. Quiero decir con esto que no se presenta igual en todos los perros afectados ni todos los síndromes convulsivos son iguales en el mismo animal. Así, puede presentarse como tics en alguna zona corporal (casos más leves) o con convulsiones generalizadas ( más severos). En el caso de los síndromes más severos, el perro afectado cae al suelo, con los miembros extendidos y con movimientos incontrolados. El perro puede babear mucho (psialorrea), puede defecar y/u orinarse encima.

En el caso de los síncopes ( de origen cardiaco, neurológico, etc.), el perro cae al suelo pero no hay extensión de los miembros sino flacidez. Es como el típico desmayo que solemos ver en las películas o cuando alguien se marea al ver sangre y se desploma.

El origen de los síndromes convulsivos es muy variado y pueden deberse a problemas metabólicos ( encefalopatía hepática, hipocalcemias postparto, etc.), problemas toxicológicos ( ingestión por ejemplo de algunos antiparasitarios, envenenamiento por estricnina, etc.), problemas infecciosos (moquillo canino, crisis tetánicas), problemas de origen neurológico ( epilepsia; aumentos de presión intracraneal debidos a edema, hemorragia, neoplasia, etc.; problemas circulatorios cerebrales; trastornos neurodegenerativos; etc.) y, por último, también podríamos citar los debidos a procesos febriles intensos , golpes de calor, etc.

Como vemos, hay muchas causas de este proceso y es por ello que, tanto diferenciarlo de los cuadros sincopales como el hacer un buen diagnóstico diferencial es vital para poder poner tratamiento al problema, sobre todo en los cuadros más graves.

En artículos posteriores vamos a ir tratando las enfermedades que cursan con convulsiones de una manera más extensa pues es importante que el dueño, si se presenta el problema, sepa qué hacer en todo momento ya que, a veces, es de vital importancia un tratamiento urgente para controlar el síndrome convulsivo ya que, si se prolongan las convulsiones, puede ponerse en peligro la vida de nuestro perro o producir lesiones neurológicas irreversibles.

SIEMPRE que nuestro perro tenga un desvanecimiento (síncope) o aparezca un cuadro convulsivo, DEBEMOScontactar con nuestro veterinario o con un servicio de urgencias para que nos den información sobre lo que hacer mientras llegamos a la clínica para que lo atiendan. Hay casos en los que el tiempo es vital para la supervivencia de nuestro perro y no debemos perder tiempo esperando para “ver si se le pasa”.

En el próximo artículo empezaremos a tratar las enfermedades que cursan con cuadros convulsivos y, concretamente, hablaremos sobre la epilepsia en el perro.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) tenemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para atender vuestras dudas sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de nuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Otros temas que también te puede interesar..


Tal y como decíamos, vamos a dedicar una serie de artículos a las enfermedades que cursan con convulsiones y hoy vamos a hablar de una de ellas, la más frecuente en la clínica, que es la epilepsia idiopática en el perro.

Las convulsiones son movimientos involuntarios que se producen por una gran descarga neuronal, sincronizada, en alguna parte del tejido cerebral del perro. Es la epilepsia idiopática un trastorno crónico, que se prolonga en el tiempo y que hace que, de forma recurrente, se presente los ataques convulsivos. Las convulsiones pueden ser parciales o generalizadas. Las parciales afectan a alguna parte corporal, por ejemplo los músculos masticadores, y así se mueven de forma involuntaria pero sin que el perro afectado pierda la conciencia. En el caso de las generalizadas, el perro puede mostrar alteración de la conciencia y movimientos en las extremidades, babeo, micción involuntaria, etc. Hay casos en los que podemos notar que nuestro perro está como “ido”, lo que se conoce como ausencias, aunque se presenta de forma mucho menos frecuente.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Ya habíamos comentado que había muchas causas de convulsiones y que había que llegar a un diagnóstico certero del problema. La epilepsia idiopática se diagnostica excluyendo las otras posibles causas de ataques convulsivos y tiene una serie de características que, a continuación, enumeramos:

La edad de presentación del primer ataque suele ser entre los seis meses y los cinco años aproximadamente. Si aparecen antes o después de esas edades, la causa de las convulsiones suele ser otra.

La raza también puede ser interesante pues se ve que hay razas en las que se da con mayor frecuencia la epilepsia idiopática (Huskie, Golden, Labrador, etc.). Así mismo se ve que existe cierta predisposición genética a padecer la enfermedad.

La forma en la que se manifiesta la epilepsia idiopática también nos va a ayudar en el diagnóstico de la enfermedad pues es característica la presentación de cuatro fases:

1.- Periodo prodrómico en el que el perro puede manifestar cambios en su comportamiento como si el perro presintiese la llegada del ataque. Su duración es variable y no tiene que ser igual en cada ataque.

 2.- Aura, que es ya sí es justo cuando va a comenzar el ataque y pueden apreciarse algunas manifestaciones como algunos movimientos musculares. La duración es variable pero es menos a la anterior.

3.- El periodo de ictus, que es ya la crisis convulsiva en sí y que suele tener corta duración ( sobre un minuto), aunque ya comentamos que por el dramatismo del momento, suele hacerse muy larga para los propietarios. Si se prolonga más de unos minutos es urgente contactar con el veterinario pues puede tratarse de un status epiléptico que puede poner en peligro la vida o la recuperación completa del perro afectado.

4.- Periodo post-ictal, en el que el perro va recuperándose del ataque. Se encuentra desorientado y, a veces, puede presentarse incoordinación, ceguera, etc. desde unos minutos a varias horas.

Una vez diagnosticado el proceso, para lo que ya comentamos que hay que hacer una buena anamnesis ( recoger toda la información posible del paciente), exploración general y neurológica básica, analítica y otras pruebas más específicas ( electroencefalografía, TAC, estudio del líquido cefalorraquídeo, etc.), pasamos a instaurar el tratamiento adecuado, si ello es pertinente.

Si los ataque son muy aislados en el tiempo y de baja intensidad, se debe vigilar la frecuencia e intensidad. Si se producen con una frecuencia alta, que varía según los autores, se instaura tratamiento para controlar tanto la frecuencia como la intensidad de las mismas. Hay una serie de productos que se pueden utilizar y será el veterinario que ve al perro el que considerará el más adecuado para el caso en concreto.

Decíamos más arriba que si las convulsiones se prolongan más de varios minutos ( 4-5 minutos), podemos tener lo que se conoce como un status epiléctico, que es una condición muy grave y que requiere atención urgente por parte del veterinario ya que hay que controlar las convulsiones rápidamente para evitar poner en peligro la vida o la recuperación completa de nuestro perro.

Hay una advertencia que hacemos a los propietarios de perros cuando vienen a la clínica con esta patología. En las películas, cuando se ve que a una persona le da un ataque, inmediatamente se intenta evitar que se trague la lengua para evitar que se asfixie. En el caso de los perros, por su conformación anatómica esto no ocurre y si manipulamos la boca de un perro en medio de un ataque, podemos recibir una mordedura, por supuesto, completamente involuntaria.

Más información sobre problemas convulsivos en el perro.

Queremos recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada), tenemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para atender todas las dudas que tengáis sobre este o cualquier otro teme relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Otros temas que también te puede interesar..


La Displasia de cadera en el perro es una enfermedad que va a afectar fundamentalmente a las razas grandes y gigantes. Esta enfermedad es de origen hereditario, habiendo varios genes implicados en ella. Además del origen hereditario también se deben dar unas circunstancias particulares para que un perro pueda desarrollar esta enfermedad y son causas ambientales tales como dietas inadecuadas durante el desarrollo, que aportan muchas más calorías  de las necesarias y con graves desequilibrios minerales; también podemos citar el someter a un perro en crecimiento a un ejercicio intenso y excesivo; perros que tengan sobrepeso durante su desarrollo, etc.

Cuando se juntan tanto los factores genéticos como los ambientales, es cuando se puede desarrollar esta enfermedad, que consiste en una malformación de la articulación coxofemoral ( una o varias de sus componentes) y que, a medio y largo plazo acaba originando un proceso osteoartrósico (degenerativo). Esta malformación de la articulación va a originar un movimiento anómalo que acabará lesionando las estructuras articulares provocando dolor y claudicación en nuestro perro.

La displasia de cadera puede aparecer en perros de ambos sexos, pero, sobre todo, de razas grandes y gigantes. Suele afectar a ambas extremidades aunque el grado de sintomatología varía tanto entre ambos miembros como entre unos perros y otros.

Cuando en un perro aparece una cojera de los miembros posteriores, que puede ser de aparición repentina o que va presentándose poco a poco; si esa cojera o renuencia a andar se muestra sobre todo al levantarse tras estar un tiempo tumbados, tras un ejercicio intenso, podemos sospechar que tenemos este problema entre manos y debemos ponernos en contacto con nuestro veterinario de confianza.

Para diagnosticar este problema hay que explorar al animal, ver qué pata es la afectada, localizar el punto de dolor y, tras palpar la región afectada, realizar un estudio radiológico para ver el alcance de la lesión. Este estudio hay que realizarlo con el perro anestesiado ya que requiere el adoptar posturas que son molestas o dolorosas para el paciente y que además requieren una buena calidad radiográfica pues es preciso hacer determinadas mediciones goniométricas (medir ciertas angulaciones).

Estudiando estas radiografías podemos clasificar la displasia de cadera en el perro en varios grados, desde libre de displasia hasta un grado grave. Según el grado de afectación que haya y la sintomatología más o menos marcada que muestre nuestro perro se procederá a aconsejar el tratamiento más adecuado.

Hoy en día hay en el mercado pruebas de tipo genético para determinadas razas de perro con las que se nos orientará a su predisposición a padecer esta enfermedad.

Cuando se presenta una displasia de cadera en el perro se recomienda en todos los casos la pérdida de peso, pues ya hemos visto que este factor predispone y agrava el proceso. Debe controlarse perfectamente la alimentación de nuestro perro para que no haya desequilibrios ni calóricos ni menerales. El ejercicio debe moderase para evitar que se realicen sobreesfuerzos en la zona dañada.

Junto a esto, incluso en animales que van a recibir un tratamiento quirúrgico, se deben añadir antiinflamatorios y condroprotectores para rebajar la inflamación, aportar analgesia y proteger la integridad de la articulación dañada.

En cuanto a los tratamientos quirúrgicos aconsejados, estos dependerán de la edad, características y progresión de la enfermedad. Así citaremos por encima la sinfisiodesis púbica ( que se realiza en animales muy jóvenes), la pectinectomía ( sección de los músculos pectíneos para controlar el dolor); osteotomía triple de pelvis; escisión de la cabeza del fémur y la implantación de prótesis de cadera.

Será el veterinario traumatólogo el que nos aconseje la técnica más adecuada en el caso de nuestro perro basándose, como mencionábamos más arriba, en las características del paciente, grado de lesión y, también hay que decirlo, las posibilidades económicas del propietario ( algunas de estas técnicas son bastante onerosas pero no significa que las más económicas tengan que dar peor resultado).

Para más información sobre cojeras de patas traseras en perro PINCHA AQUÍ

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) tenemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página www.tuveterinario.info, el cual también está operativo las 24 horas para solucionar cualquier duda que tengáis sobre este u otros temas relacionados con la saluda de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Otros temas que también te puede interesar..


La Displasia de cadera en el perro es una enfermedad que va a afectar fundamentalmente a las razas grandes y gigantes. Esta enfermedad es de origen hereditario, habiendo varios genes implicados en ella. Además del origen hereditario también se deben dar unas circunstancias particulares para que un perro pueda desarrollar esta enfermedad y son causas ambientales tales como dietas inadecuadas durante el desarrollo, que aportan muchas más calorías  de las necesarias y con graves desequilibrios minerales; también podemos citar el someter a un perro en crecimiento a un ejercicio intenso y excesivo; perros que tengan sobrepeso durante su desarrollo, etc.

Cuando se juntan tanto los factores genéticos como los ambientales, es cuando se puede desarrollar esta enfermedad, que consiste en una malformación de la articulación coxofemoral ( una o varias de sus componentes) y que, a medio y largo plazo acaba originando un proceso osteoartrósico (degenerativo). Esta malformación de la articulación va a originar un movimiento anómalo que acabará lesionando las estructuras articulares provocando dolor y claudicación en nuestro perro.

La displasia de cadera puede aparecer en perros de ambos sexos, pero, sobre todo, de razas grandes y gigantes. Suele afectar a ambas extremidades aunque el grado de sintomatología varía tanto entre ambos miembros como entre unos perros y otros.

Cuando en un perro aparece una cojera de los miembros posteriores, que puede ser de aparición repentina o que va presentándose poco a poco; si esa cojera o renuencia a andar se muestra sobre todo al levantarse tras estar un tiempo tumbados, tras un ejercicio intenso, podemos sospechar que tenemos este problema entre manos y debemos ponernos en contacto con nuestro veterinario de confianza.

Para diagnosticar este problema hay que explorar al animal, ver qué pata es la afectada, localizar el punto de dolor y, tras palpar la región afectada, realizar un estudio radiológico para ver el alcance de la lesión. Este estudio hay que realizarlo con el perro anestesiado ya que requiere el adoptar posturas que son molestas o dolorosas para el paciente y que además requieren una buena calidad radiográfica pues es preciso hacer determinadas mediciones goniométricas (medir ciertas angulaciones).

Estudiando estas radiografías podemos clasificar la displasia de cadera en el perro en varios grados, desde libre de displasia hasta un grado grave. Según el grado de afectación que haya y la sintomatología más o menos marcada que muestre nuestro perro se procederá a aconsejar el tratamiento más adecuado.

Hoy en día hay en el mercado pruebas de tipo genético para determinadas razas de perro con las que se nos orientará a su predisposición a padecer esta enfermedad.

Cuando se presenta una displasia de cadera en el perro se recomienda en todos los casos la pérdida de peso, pues ya hemos visto que este factor predispone y agrava el proceso. Debe controlarse perfectamente la alimentación de nuestro perro para que no haya desequilibrios ni calóricos ni menerales. El ejercicio debe moderase para evitar que se realicen sobreesfuerzos en la zona dañada.

Junto a esto, incluso en animales que van a recibir un tratamiento quirúrgico, se deben añadir antiinflamatorios y condroprotectores para rebajar la inflamación, aportar analgesia y proteger la integridad de la articulación dañada.

En cuanto a los tratamientos quirúrgicos aconsejados, estos dependerán de la edad, características y progresión de la enfermedad. Así citaremos por encima la sinfisiodesis púbica ( que se realiza en animales muy jóvenes), la pectinectomía ( sección de los músculos pectíneos para controlar el dolor); osteotomía triple de pelvis; escisión de la cabeza del fémur y la implantación de prótesis de cadera.

Será el veterinario traumatólogo el que nos aconseje la técnica más adecuada en el caso de nuestro perro basándose, como mencionábamos más arriba, en las características del paciente, grado de lesión y, también hay que decirlo, las posibilidades económicas del propietario ( algunas de estas técnicas son bastante onerosas pero no significa que las más económicas tengan que dar peor resultado).

Para más información sobre cojeras de patas traseras en perro PINCHA AQUÍ

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) tenemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página www.tuveterinario.info, el cual también está operativo las 24 horas para solucionar cualquier duda que tengáis sobre este u otros temas relacionados con la saluda de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Otros temas que también te puede interesar..


Mi perro tiene una dermatitis atópica

Es esta enfermedad, junto a la dermatitis alérgica por picadura de pulgas, una de las causas más frecuentes de picor en nuestros perros.

Lo primero que podemos hacer es definir esta entidad y lo podríamos hacer diciendo que es una enfermedad alérgica de la piel, que cursa con picor e inflamación, que tiene una predisposición genética y cuya sintomatología se debe a la elevación de la IgE frente a determinados alergenos del ambiente y puede presentarse de forma estacional o no.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Tal y como se describe en su definición, esta enfermedad se caracteriza por la presencia de inflamación y picor en la piel del perro afectado. Como tiene predisposición genética, hay razas en las que se presenta con más asiduidad. Así podemos citar entre las razas más afectadas al Golden retriever, el West Highland White Terrier, Bulldog francés, etc.

La edad de presentación o de inicio de la sintomatología se sitúa entre los seis meses y los tres años, lo que no quiere decir que no pueda manifestarse antes ni después de tales edades, aunque es menos frecuente.

En cuanto a la estacionalidad de la sintomatología, esta va a depender de los alergenos ambientales que se encuentren implicados en la enfermedad. Muchos de los perros afectados empiezan con una sintomatología estacional pero esta va evolucionando y acaba siendo anual.

¿Cómo podemos sospechar que nuestro perro padece esta enfermedad? Lo primero que vamos a notar en un perro que tiene una atopia es el picor. Junto al picor aparece enrojecimiento de la piel y la presencia de pápulas (ronchas). Este picor va a originar el rascado de las zonas afectadas y con ello van a aparecer lesiones en la piel, pero siempre van a ser secundarias al picor. Así podemos encontrar en zonas lesionadas por el rascado la presencia de excoriaciones, dermatitis húmeda aguda, costras, etc.

Las zonas afectadas pueden localizarse en la cara (blefaritis y queilitis), orejas (otitis), manos y pies, axilas e ingles. El proceso puede ser más o menos localizado pero también puede ser generalizado. El perro se rasca las zonas afectadas y también se lame. Este lamido excesivo es el que origina que esas zonas adquieran un tono marrón ( más notorio en razas con la piel y pelaje claros).

Conforme el proceso se hace más crónico la piel se va engrosando y aumentando su pigmentación ( hiperpigmentación, hiperqueratosis y liquenificación). Junto a esas lesiones puede aparecer un sobrecrecimiento bacteriano o por levaduras en las zonas afectadas y eso da lugar a la aparición de un olor rancio. Cuando aparecen estas complicaciones, no se debe descuidar su tratamiento.

Cuando acudimos al veterinario debido al problema de picor en nuestro perro, se realiza un examen general y se hace una completa anamnesis ( se toman todos los datos posibles acerca del animal, hábitat, dieta, etc. que nos ayude a orientar el diagnóstico del proceso). Se realizan las pruebas complementarias precisas que ayuden a descartar otras posibles causas de picor en el perro ( parásitos como sarna sarcóptica, dermatofitosis, alergia alimentaria, alergia a la picadura de pulgas, etc.) y, una vez que llegamos al diagnóstico de la atopia, algo que muchas veces es complicado y requiere su tiempo, se procederá a instaurar el tratamiento pertinente.

Es importante saber que hay medicamentos que controlan el picor de forma rápida y eficaz, los corticoides, pero que no curan la enfermedad, solo tratan su síntoma principal, el picor.  Lo ideal sería conocer qué alergenos son los causantes del problema. Para ello se puede recurrir a realizar unas pruebas que pueden ser sobre el mismo animal ( pruebas de intradermoreación, en la que se inyectan en la piel del perro una serie de sustancias, las que habitualmente causan esta enfermedad y se ve cómo responde nuestro perro a ellas) o in vitro, mediante la medición de inmunoglobulinas en la sangre del perro.

Con ello veremos a qué es alérgico nuestro perro y si podemos eliminarlo de su hábitat. Lo normal es que sea imposible el hacer esto pues los alergenos implicados pueden ser ácaros del polvo o de almacenamiento y ciertos pólenes de plantas del entorno del animal. Como no podemos eliminar esos alergenos entonces se puede proceder a preparar unas vacunas especiales que van a desensibilizar a nuestro perro para que no responda frente a esos alergenos sin tener que recurrir a medicaciones del tipo de los corticoides.

Estas vacunas no son todo lo eficaces que nos gustaría y hay un porcentaje alto de perros que no responden bien y tiene que medicarse de forma crónica. Para ello hay distintos medicamentos y SIEMPRE va a ser nuestro veterinario quien, estudiando cada caso concreto, opte por uno o la combinación de varios de ellos intentando reducir las dosis al mínimo para evitar efectos secundarios indeseables en nuestros perros.

Es importante recordar que el diagnóstico de esta enfermedad es sintomático y no mediante las pruebas de intradermoreacción ni de sangre que comentábamos más arriba. Estas pruebas solo se realizan para encontrar los alergenos causantes y fabricar la correspondiente vacuna.

También decíamos antes que pueden aparecer complicaciones debido a la inflamación de la piel y al traumatismo que se causa el perro al rascarse y lamerse. La piel del perro con atopia está afectada y es más fácil que aparezcan infecciones secundarias a este proceso ( infecciones bacterianas y por levaduras) y no debemos descuidar en absoluto el tratamiento de tales complicaciones mediante el uso de los tratamientos antibióticos o antimicóticos pertinentes, tanto en la piel como en las otitis (que tan frecuentemente acompañan a la atopia).

Junto a los tratamientos mencionados para tratar el picor de nuestros perros ( coricoides, ciclosporina, etc.) debemos ayudar también a controlar el buen estado de la piel. Así es importante el uso de champús adecuados que alivien el picor y ayuden a reestablecer la óptima función de barrera de la piel. El uso de ácidos grasos y complejos vitamínicos también ayudan a restablecer la salud dérmica y no debemos obviarlos en los tratamientos de esta enfermedad.

Por último, también debemos recordar que un perro atópico también puede padecer conjuntamente otros trastornos tales como alergia alimentaria o alergia a la picadura de pulgas y que debemos tener bien controlados estos problemas si queremos tener controlada la atopia. Un perro atópico SIEMPRE será atópico, pues es sumamente raro que deje de serlo. Podemos controlar los síntomas (PICOR) y eso es lo importante pues es lo que le da calidad de vida a nuestro perro. Si no se sobrepasa lo que se conoce como umbral del picor (nivel a partir del cual se manifiesta la sintomatología de estas enfermedades alérgicas), aunque nuestro perro padezca alguna de estas enfermedades, no va a mostrar sintomatología y llevará una vida tranquila y sin picor.

Más información sobre picor en los perros

Aprovechamos, como siempre, para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas y donde podéis consultar las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Otros temas que también te puede interesar..


Mi perro tiene una dermatitis atópica

Es esta enfermedad, junto a la dermatitis alérgica por picadura de pulgas, una de las causas más frecuentes de picor en nuestros perros.

Lo primero que podemos hacer es definir esta entidad y lo podríamos hacer diciendo que es una enfermedad alérgica de la piel, que cursa con picor e inflamación, que tiene una predisposición genética y cuya sintomatología se debe a la elevación de la IgE frente a determinados alergenos del ambiente y puede presentarse de forma estacional o no.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Tal y como se describe en su definición, esta enfermedad se caracteriza por la presencia de inflamación y picor en la piel del perro afectado. Como tiene predisposición genética, hay razas en las que se presenta con más asiduidad. Así podemos citar entre las razas más afectadas al Golden retriever, el West Highland White Terrier, Bulldog francés, etc.

La edad de presentación o de inicio de la sintomatología se sitúa entre los seis meses y los tres años, lo que no quiere decir que no pueda manifestarse antes ni después de tales edades, aunque es menos frecuente.

En cuanto a la estacionalidad de la sintomatología, esta va a depender de los alergenos ambientales que se encuentren implicados en la enfermedad. Muchos de los perros afectados empiezan con una sintomatología estacional pero esta va evolucionando y acaba siendo anual.

¿Cómo podemos sospechar que nuestro perro padece esta enfermedad? Lo primero que vamos a notar en un perro que tiene una atopia es el picor. Junto al picor aparece enrojecimiento de la piel y la presencia de pápulas (ronchas). Este picor va a originar el rascado de las zonas afectadas y con ello van a aparecer lesiones en la piel, pero siempre van a ser secundarias al picor. Así podemos encontrar en zonas lesionadas por el rascado la presencia de excoriaciones, dermatitis húmeda aguda, costras, etc.

Las zonas afectadas pueden localizarse en la cara (blefaritis y queilitis), orejas (otitis), manos y pies, axilas e ingles. El proceso puede ser más o menos localizado pero también puede ser generalizado. El perro se rasca las zonas afectadas y también se lame. Este lamido excesivo es el que origina que esas zonas adquieran un tono marrón ( más notorio en razas con la piel y pelaje claros).

Conforme el proceso se hace más crónico la piel se va engrosando y aumentando su pigmentación ( hiperpigmentación, hiperqueratosis y liquenificación). Junto a esas lesiones puede aparecer un sobrecrecimiento bacteriano o por levaduras en las zonas afectadas y eso da lugar a la aparición de un olor rancio. Cuando aparecen estas complicaciones, no se debe descuidar su tratamiento.

Cuando acudimos al veterinario debido al problema de picor en nuestro perro, se realiza un examen general y se hace una completa anamnesis ( se toman todos los datos posibles acerca del animal, hábitat, dieta, etc. que nos ayude a orientar el diagnóstico del proceso). Se realizan las pruebas complementarias precisas que ayuden a descartar otras posibles causas de picor en el perro ( parásitos como sarna sarcóptica, dermatofitosis, alergia alimentaria, alergia a la picadura de pulgas, etc.) y, una vez que llegamos al diagnóstico de la atopia, algo que muchas veces es complicado y requiere su tiempo, se procederá a instaurar el tratamiento pertinente.

Es importante saber que hay medicamentos que controlan el picor de forma rápida y eficaz, los corticoides, pero que no curan la enfermedad, solo tratan su síntoma principal, el picor.  Lo ideal sería conocer qué alergenos son los causantes del problema. Para ello se puede recurrir a realizar unas pruebas que pueden ser sobre el mismo animal ( pruebas de intradermoreación, en la que se inyectan en la piel del perro una serie de sustancias, las que habitualmente causan esta enfermedad y se ve cómo responde nuestro perro a ellas) o in vitro, mediante la medición de inmunoglobulinas en la sangre del perro.

Con ello veremos a qué es alérgico nuestro perro y si podemos eliminarlo de su hábitat. Lo normal es que sea imposible el hacer esto pues los alergenos implicados pueden ser ácaros del polvo o de almacenamiento y ciertos pólenes de plantas del entorno del animal. Como no podemos eliminar esos alergenos entonces se puede proceder a preparar unas vacunas especiales que van a desensibilizar a nuestro perro para que no responda frente a esos alergenos sin tener que recurrir a medicaciones del tipo de los corticoides.

Estas vacunas no son todo lo eficaces que nos gustaría y hay un porcentaje alto de perros que no responden bien y tiene que medicarse de forma crónica. Para ello hay distintos medicamentos y SIEMPRE va a ser nuestro veterinario quien, estudiando cada caso concreto, opte por uno o la combinación de varios de ellos intentando reducir las dosis al mínimo para evitar efectos secundarios indeseables en nuestros perros.

Es importante recordar que el diagnóstico de esta enfermedad es sintomático y no mediante las pruebas de intradermoreacción ni de sangre que comentábamos más arriba. Estas pruebas solo se realizan para encontrar los alergenos causantes y fabricar la correspondiente vacuna.

También decíamos antes que pueden aparecer complicaciones debido a la inflamación de la piel y al traumatismo que se causa el perro al rascarse y lamerse. La piel del perro con atopia está afectada y es más fácil que aparezcan infecciones secundarias a este proceso ( infecciones bacterianas y por levaduras) y no debemos descuidar en absoluto el tratamiento de tales complicaciones mediante el uso de los tratamientos antibióticos o antimicóticos pertinentes, tanto en la piel como en las otitis (que tan frecuentemente acompañan a la atopia).

Junto a los tratamientos mencionados para tratar el picor de nuestros perros ( coricoides, ciclosporina, etc.) debemos ayudar también a controlar el buen estado de la piel. Así es importante el uso de champús adecuados que alivien el picor y ayuden a reestablecer la óptima función de barrera de la piel. El uso de ácidos grasos y complejos vitamínicos también ayudan a restablecer la salud dérmica y no debemos obviarlos en los tratamientos de esta enfermedad.

Por último, también debemos recordar que un perro atópico también puede padecer conjuntamente otros trastornos tales como alergia alimentaria o alergia a la picadura de pulgas y que debemos tener bien controlados estos problemas si queremos tener controlada la atopia. Un perro atópico SIEMPRE será atópico, pues es sumamente raro que deje de serlo. Podemos controlar los síntomas (PICOR) y eso es lo importante pues es lo que le da calidad de vida a nuestro perro. Si no se sobrepasa lo que se conoce como umbral del picor (nivel a partir del cual se manifiesta la sintomatología de estas enfermedades alérgicas), aunque nuestro perro padezca alguna de estas enfermedades, no va a mostrar sintomatología y llevará una vida tranquila y sin picor.

Más información sobre picor en los perros

Aprovechamos, como siempre, para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas y donde podéis consultar las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Otros temas que también te puede interesar..


La dermatofitosis, hongos.Mi perro tiene hongos. Esta es una de las frases que se escuchan con frecuencia en la Clínica. También habréis podido escuchar esta otra: “mi perro tiene tiña”. en ambos casos estamos hablando del mismo proceso, de la enfermedad conocida por dermatofitosis.

La dermatofitosis consiste en una infección de la piel debida a unos hongos conocidos por dermatofitos. Se afectan las capas más superficiales , pelos y, a veces, las uñas de los perros.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES

Hay varios agentes causantes, que sólo nombraré pues hablar de ellos no viene al caso para lo que de verdad nos interesa. Como decía, los agentes que con más frecuencia producen esta enfermedad son Microsporum canis, Microsporum gypseum y Trichophyton mentagrophytes. El más frecuente en el caso de los perros es el M. canis, que puede llegar a presentarse en un 70% de los casos de dermatofitosis.

Esta enfermedad  puede afectar a perros de todas las edades aunque suele ser más frecuente su presentación en animales jóvenes, los cuales aún no tienen bien desarrollado su sistema inmune, y tamién aparece con más frecuencia en animales que sufren procesos de inmunodepresión.

Como decía al principio es esta una enfermedad contagiosa tanto para los animales como para las personas que conviven con ellos. Ese contagio se puede producir tanto por un contacto directo como a través de objetos que contengan restos de descamación y pelos infectados.

La forma de presentación de esta enfermedad es muy variada. Lo normal es que aparezca en nuestro perro una pequeña calvita redondeada, levemente inflamada y que no suele cursar con picor. Se suele presentar en la cabeza y también en los miembros. Normalmente aparece una o dos calvitas y suele ser un proceso autolimitante, lo que quiere decir que el proceso va a ir remitiendo, incluso sin tratamiento, conforme el sistema defensivo de nuestro perro se ponga en marcha.

A veces el proceso no se queda en esa calvita inicial sino que se puede generalizar extendiéndose por todo el cuerpo del perro afectado, llegando algunos casos a ser bastante graves. Hay más formas de presentación de esta enfermedad pues también puede aparecer lo que se denomina un kerion, lesión de forma circular, muy enrojecida e inflamada y que se debe a que hay una afectación más profunda de la piel con foliculitis y foruculosis.

También puede la enfermedad afectar a las uñas de nuestros perros, afección conocida por onicomicosis y que va a originar que las uñas afectadas se vuelvan frágiles y quebradizas, que se deformen, etc. y es un proceso bastante complicado de tratar y que tiende a la cronicidad.

¿Cómo sé si mi perro tiene hongos? Cuando vemos en nuestro perro, sobre todo si es un cachorrito, lesiones de tipo alopécico (calvitas), un poco enrojecidas, con cierta descamación, podemos sospechar de esto. Hay que tener en cuenta que hay multitud de formas de presentación de la enfermedad y también debemos saber que los síntomas son muy similares o idénticos a otros procesos como puede ser la sarna demodécica, foliculitis bacteriana, afecciones queratoseborreicas, etc.

No debemos olvidar que esta enfermedad puede ser contagiosa para las personas. En los seres humanos se puede manifestar con la aparición de lesiones circulares, inflamadas, enrojecidas y que pican mucho.

Cuando acudimos a nuestro veterinario de confianza, realizará un examen general de nuestro perro. Recordemos que esta enfermedad suele aparecer cuando el sistema inmune está comprometido y debemos descartar otras enfermedades que pueden ser más serias para nuestro perro que la infección por dermatofitos.

Tras el examen general se procede a realizar el estudio dermatológico y en él se suelen realizar diversas pruebas como son el uso de la lámpara de Wood, que es una lámpara de luz ulravioleta y que da lugar a la aparición de fluorescencia en el pelo de las zonas afectadas ( en algunos casos); también se hace un tricograma, estudiando el pelo para ver si se localizan alteraciones compatibles con la enfermedad o se visualizan los dermatofitos. Otra prueba es el raspado de piel, pues ya sabemos que hay otras enfermedades que originan las mismas lesiones como es el caso de la sarna demodécica. También se realizan cultivos en medios especiales para diagnóstico e identificación del dermatofito causante del proceso y, en casos más complicados, también se puede recurrir a la biopsia de la lesión.

Una vez que se confirma el diagnóstico de la dermatofitosis debemos recurrir a instaurar el tratamiento pertinente, el cual incluirá un tratamiento tópico, que a veces requiere el rasurado del animal afectado, y un tratamiento sistémico con los medicamentos que nuestro veterinario considere que se adapten mejor a nuestro caso en concreto. Recordad que debemos tratar no solo al animal afectado sino también el ambiente, es decir, no descuidemos la posible contaminación ambiental por el hongo. Así se aconseja el lavar la cama de nuestro perro, fundas de los sofás, si se sube en ellos, alfombras si las hay, etc. pues ahí pueden quedar restos contaminados que puedan dar lugar al contagio de otros animales o de alguna persona.

Nuestro veterinario seguirá la evolución del caso hasta su curación y deberemos mantener el tratamiento de nuestro perro hasta que le den el alta.

Más información sobre enfermedades de la piel en los perros

Como siempre, queremos recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (www.tuveterinario.info), también operativo las 24 horas y donde podéis consultar todas vuestras dudas sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de www.tuveterinario.info

Otros temas que también te puede interesar..


Aprende con nuestros tutoriales










Nuestras Bellezas..


Yorkies de cine

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Charioo Nové Kasio

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Videos Cachorros Kirdalia Yorkshire
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

CH Galicien Pam`Pommeraie


CONOCER LA RAZA YORKSHIRE TERRIER
LOS YORKSHIRES MAS GUAPOS DEL MUNDO


Destacados

Melody de Kirdalia
Karmen de Kirdalia
Mygord Spirit, Kirdalia Yorkshire Terrier, Criadores Yorkshire Madrid Spain
Marcela de Kirdalia
Kirdalia Yorkshire Terrier, Criadores Yorkshire Madrid Spain

Imágenes de nuestros peques

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Estandar del Yorkshire Terrier

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo3

Natación / Hidroterapia

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Kirdalia Yorkshire Terrier


Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Mélody de Kirdalia

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Dark Vader de Kirdalia

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Categorías


Desde Kirdalia Yorkshire Terrier, queremos advertir que nuestros Yorkshires Terriers, no se publican en páginas de anuncios ni en redes sociales. Como tampoco se contacta a través de ningún otro número de teléfono que no sea el nuestro: 629 660 846