La inteligencia de los perros

En nuestra vida cotidiana todos tenemos una idea de lo que es la inteligencia: si preguntamos a cualquier propietario de mascota si su animal es inteligente seguramente la mayoría responderá que si, pero si preguntamos porque piensa esto, después de un momento de incertidumbre, empezará a explicar las dotes de su mascota, que es capaz de aprender rápidamente o que sabe o percibe cosas antes que pasen o que reconoce situaciones y actúa en consecuencia.
¿Qué es la inteligencia?
La inteligencia es un concepto que estamos bien lejos de poder definir universalmente. Diferentes autores de varias disciplinas han intentado definir todos los aspectos que forman parte de la inteligencia pero una única respuesta todavía no se ha encontrado.
El filósofo Aristóteles fue el primero en ponerse el problema acerca de la inteligencia de los perros. Consideraba que estos animales se diferenciaban del hombre solo en la cantidad de inteligencia, pero no en la calidad, admitiendo de hecho que los perros son inteligentes.
Más tarde Charles Darwin en su obra “La descendencia del hombre”, compartía de hecho esta postura sosteniendo que “las distintas emociones y facultades -como el amor, la memoria, la atención, la curiosidad, la imitación, etcétera- de las que se jacta el hombre, se encuentran en condición incipiente y a veces bien desarrolladas en los animales inferiores”.
Desde entonces muchos estudios se han llevado a cabo para intentar entender, explicar y definir los puntos clave de la inteligencia. Según algunos investigadores la inteligencia es una mezcla de habilidades mentales primarias que se deben considerar de forma aislada las unas de las otras. Howard Gardner, psicólogo de Harward habla de “inteligencias múltiples”, explicando de cada una la posibilidad de producir comportamientos lógicos como respuesta a problemas que propone el ambiente. Así podemos reconocer al menos siete tipos de inteligencia, algunos de los cuales también se reconocen en el perro.

Entre ellos recordamos:
– la inteligencia espacial: permite el perro entender la organización del espacio para encontrar objetos, por ejemplo la correa a la hora de salir, o reconocer las distancias.
– la inteligencia corporal-kinestésica: es la capacidad de llevar a cabo correctamente acciones y movimientos, mover el cuerpo de forma correcta en relación a lo que se requiere en una situación particular. Es por ejemplo lo que el animal hace en competiciones de agility, demostrando también inteligencia espacial.
– la inteligencia interpersonal: consiste en la capacidad de comunicación y liderazgo, establecer relaciones sociales con los demás, compreso el hombre. En este caso debemos considerar que la socialización no se realiza con los mismos significados que en el hombre: el hombre actúa como un ser conciente a un nivel superior.
Los demás tipos de inteligencia considerados por el profesor Gardner, no parecen tener correspondencia en los perros: la inteligencia musical, la lógico matemática, la intrapersonal y la lingüística no se pueden aplicar a estos animales, aunque en los últimos años la psicología cognitiva reconozca a los animales la posibilidad de una cierta inteligencia lógica en la resolución de problemas y de una cierta inteligencia lingüística considerando que los perros pueden entender un vocabulario limitado de palabras.
Como se puede observar en este tema todo está en discusión y hoy en día es objeto de muchos estudios, discusiones entre expertos y publicaciones oceánicas.
El profesor Stanley Coren de la facultad de psicología de la universidad canadiense de la British Columbia y famoso adiestrador, autor de numerosos libros y artículos sobre el tema, reconoce al perro tres tipos de inteligencia:
● Inteligencia instintiva.
● Inteligencia adaptativa.
● Inteligencia funcional o de obediencia.
La inteligencia instintiva es lo que un perro sabe hacer sin que nadie se lo haya enseñado, simplemente es una aptitud natural, como por ejemplo un perro de pastoreo que por instinto persigue y agrupa un rebaño de ovejas o un perro que punta una presa o que pasa el día husmeando el suelo.
La inteligencia adaptativa: se refiere a la capacidad del perro de solucionar problemas y aprender de las situaciones, reconociendo las relaciones causa-efecto y operando en consecuencia. Sería la capacidad cognitiva del perro, basada en la memoria, el aprendizaje y la capacidad de tomar decisiones en base a los eventos. Se ha demostrado que el perro es capaz de hacerse representaciones mentales de lo que aprende, que memoriza o que percibe con los sentidos. De esta forma puede utilizar esta información de forma flexible y adecuada al contexto, aunque esto sea diferente y presente modificaciones respeto a la situación en la cual se ha creado el aprendizaje.
Inteligencia funcional o de obediencia: es el tipo de inteligencia más valorado por el hombre, considerando que representa la posib8ilidad del perro de aprender comportamientos que el hombre le enseña y le permite desarrollar tareas útiles. Tiene un componente de inteligencia adaptativa porque se basa en el aprendizaje y en la utilización de los comportamientos aprendido, pero el rasgo más importante de este tipo de inteligencia es la capacidad de colaborar con el hombre, la aptitud del perro a ser adiestrado.
Sobre este último punto es importante entender que inteligencia y obediencia o mejor dicho capacidad de aprendizaje y adiestrabilidad, son conceptos diferentes pero muy a menudo confundidos: un animal poco dispuesto a obedecer no necesariamente carece de inteligencia. Por ejemplo nadie pone en duda que el gato sea inteligente y posea elevadas capacidad de aprendizaje, pero sin duda carece de adiestrabilidad.
La capacidad de aprendizaje es la posibilidad del perro de aprender de las situaciones y sin duda refleja inteligencia. La velocidad de aprendizaje, en cambio, aunque sea un parámetro valorado por el hombre, no puede entrar en la definición porque influenciado de otros factores contingentes (el ambiente, la motivación, el adiestrador). Un factor determinante en el aprendizaje es la memoria. Estimulaciones precoces de los cachorros en su periodo sensible pueden ayudar a desarrollar capacidades mentales además de estabilidad emocional y formación de vínculos indisolubles con el hombre.
Por adiestrabilidad entendemos la capacidad del perro a ejecutar un comando. Depende de la dependencia afectiva con el propietario y de la sociabilidad.

 

Los perros de Moscú
Los animales son capaces de aprender sin que nadie le enseñe. A Moscú se ha estudiado el caso de perros que son capaces de desplazarse en metro hacia el centro de la ciudad en el cual hay más posibilidad de encontrar comida. Saben exactamente cuando subir al metro y a que parada bajar. Con el colapso de la Unión Soviética, los complejos industriales del centro de la ciudad fueron desplazados en la periferia. Los perros callejeros siguieron el mismo destino pero se encontraron en una zona con escasez de recursos alimentarios. Así que viajan de día, bajan a la misma parada y regresan a su hogar por la noche…exactamente como los humanos. Según los investigadores, los perros tienen un gran sentido del tiempo y pueden calcular su recorrido bajando a la parada correcta sin equivocarse.
Los perros son genéticamente predispuestos o no a colaborar con el hombre considerando la larga selección a la que han estado sometidos. .

 

¿Se puede medir la inteligencia del perro?
El profesor Coren ha sometido a test a 110 razas de perros y los ha clasificado según su inteligencia. Con la ayuda de 209 jueces ha considerado las pruebas de obediencia. Muchos autores y expertos de perro se han opuesto a esta visión tan simple de la inteligencia de los perros, considerando que no se puede medir solamente a través de la capacidad de los perros de obedecer órdenes. De hecho el mismo Coren admite que esta clasificación solo tiene en cuenta el tipo de inteligencia que él llama “funcional o de obediencia”.
El profesor Stanley Coren propone también una forma de medir la inteligencia del perro a través de unas pruebas a la que se someten los perros como si se tratara de un juego. Anotando la forma de actuar del animal se le da una puntuación y sumando todos los puntos se puede saber si nuestro perro es superdotado o en el peor de los casos necesita atención médica por falta de inteligencia.
Es indudable que los perros demuestran ciertas capacidades mentales que no se pueden explicar solo a través del instinto o respuestas instrumentales a una orden. De la misma forma es complicado poder evaluar la inteligencia “en pureza” considerando que cualquier forma de inteligencia o como la queremos llamar es el fruto de la herencia genética y también del aprendizaje y de los estímulos que recibe el animal. En este sentido la increíble presión genética a la que el hombre ha sometido a las diferentes razas de perro indudablemente juega un papel fundamental. Considerando este parámetro resulta del todo inútil comparar entre sí las diferentes razas de perro, sabiendo que cada una de ellas se ha seleccionado para desarrollar un trabajo específico: no todas las razas se escogen como perros guía, así como nunca pondríamos un Beagle como perro de guarda…

Podríamos adiestrar a este perro, pero nunca desempeñaría la función como un Rottweiler o un Pastor Alemán y la razón no sería su menor inteligencia, si no su predisposición genética. Sobre las características genéticas (lo que Coren llama “inteligencia instintiva”), poco podemos hacer porque se trata de un código escrito en el ADN. Podemos redirigir, reforzar o reducir algunos comportamientos, pero se quedarán latentes en el perro que los posee.
Otro factor a considerar es el ambiente: algunos perros son menos adaptados a vivir en ciudades, aceptan menos la correa y muestran mayor independencia. Es posible que estos perros que un propietario puede considerar “tonto” seguiría con vida si dejado en un ambiente natural mientras que uno que ha aprendido a bailar de pié sobre dos patas sucumbiría…

Probablemente lo mejor sería hablar de adiestrabilidad, docilidad, obediencia, velocidad, en definitiva características más tangibles y evitar referirse a la inteligencia en sentido general.
No existe una única forma de definir la inteligencia: desde el punto de vista del hombre un perro es inteligente si es capaz de aprender, entender y obedecer órdenes, solucionar problemas, es dócil y educable. Diferente sería si este perro se encontrase libre en el medio natural.
El significado de la inteligencia canina por el hombre
Quizás la cosa más importante sea preguntarnos lo que realmente nos esperamos de nuestro perro e intentar desarrollar al máximo sus potencialidades respetando sus inclinaciones y su individualidad.
En el caso de un perro de trabajo también debemos escoger la raza que más se adapte al trabajo en cuestión.
Considerando el parámetro de la cooperación con el hombre, las razas de perro más inteligentes serían las que tradicionalmente se han seleccionado por esta función. Son animales que “saben que hacer” en determinadas situaciones, están pendientes de los requerimientos del hombre por su natural sensibilidad a los estímulos procedentes de él.

Estos perros aprenden fácilmente y fácilmente se adiestran. Son animales sociables, con una tendencia natural a empalizar con el hombre, menos reactivos a las constricciones que el adiestramiento requiere.
El papel del propietario y del instructor
Aunque tengamos de base un perro con buenas capacidades de aprendizaje y adiestrabilidad, no debemos olvidar la importancia de un buen adiestramiento. El instructor es una persona que sabe “sacar un diamante de la roca”, sabe sacar lo mejor de un perro, sobre todo a través del conocimiento del perro y de la raza, de las herramientas pedagógicas, la motivación y la estimulación de los vínculos con el hombre.
Agradecemos la colaboracion para la publicacion de este articulo a:
Medica Veterinaria M.V. Severina (Vera) Vicinanza. Formadora.
Especializada en etología y medicina del comportamiento.

Linkedin: http://es.linkedin.com/in/veravicinanza/
ISED: www.ised.es
Etolog, temas de etología veterinaria – http://veravicinanza.blogspot.com.es/

http://www.foyel.com/paginas/2013/03/1531/se_puede_medir_la_inteligencia_del_perro/#sthash.r1D2qxV3.dpuf

 

Otros temas que también te puede interesar..


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestros canal


Etapas del cachorro


Aprende con nuestros tutoriales








Nuestras Bellezas..


Yorkies de cine

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Charioo Nové Kasio

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Videos Cachorros Kirdalia Yorkshire
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

CH Galicien Pam`Pommeraie


CONOCER LA RAZA YORKSHIRE TERRIER
LOS YORKSHIRES MAS GUAPOS DEL MUNDO


Destacados

Melody de Kirdalia
Karmen de Kirdalia
Mygord Spirit, Kirdalia Yorkshire Terrier, Criadores Yorkshire Madrid Spain
Marcela de Kirdalia
Kirdalia Yorkshire Terrier, Criadores Yorkshire Madrid Spain

Imágenes de nuestros peques

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Estandar del Yorkshire Terrier

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo3

Natación / Hidroterapia

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Kirdalia Yorkshire Terrier


Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Mélody de Kirdalia

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Dark Vader de Kirdalia

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Categorías


Desde Kirdalia Yorkshire Terrier, queremos advertir que nuestros Yorkshires Terriers, no se publican en páginas de anuncios ni en redes sociales. Como tampoco se contacta a través de ningún otro número de teléfono que no sea el nuestro: 629 660 846