Category Archives: Adiestramiento

El adiestramiento canino cognitivo emocional es un conjunto de desarrollos teóricos y protocolos de trabajo del adiestrador español Carlos Alfonso López García, que buscan el aprendizaje y ejecución de destrezas en el perro de acuerdo con las siguientes premisas:

  • Los perros aprenden y generan conducta mediante una amplia gama de procesos. Centrar las técnicas de trabajo en un subconjunto de estos es limitar las capacidades del perro y los resultados del adiestramiento.
  • Debemos diferenciar y manejar según el momento: procesos de aprendizaje de nuevas conductas, gestión de la emoción y de la motivación, procesos de mantenimiento de conductas ya conocidas, modelado de pautas epigenéticas y procesos de aprendizaje experto.
  • El perro es capaz de generar conducta mediante motores individuales (también llamados egoístas), que le aportan un beneficio directo como puedan ser los procesos de condicionamiento o los de solución de problemas, pero también pueden motorizar conducta por motivaciones sociales como puedan ser el afecto o la adopción de estrategias de equipo, que además del individual consiguen un beneficio para el grupo social y mejoran la integración armónica del individuo dentro de dicho grupo social, lo que debe ser aprovechado por un trabajo que busque aunar educación y adiestramiento.

Adiestramiento canino. Kirdalia Yorkshire terrier

Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina

A medida que el adiestramiento de tu perro avance, te darás cuenta que la mayoría de los ejercicios comparten un conjunto general de criterios a superar.

Estos criterios son:

Conseguir la conducta. Consiste simplemente en conseguir que tu perro haga la conducta que buscas entrenar en respuesta a una señal. Por ejemplo, conseguir que tu perro se siente cuando dices «Sentado» o cuando haces una señal con la mano.

  • Perfeccionar la conducta. Una vez que has conseguido la conducta, tienes que perfeccionarla para que sea tal como quieres. Con perros que solamente son compañeros en el hogar y con cachorros, no hay mucho que perfeccionar en la mayoría de los ejercicios. Si el perro se sienta cuando se lo pides y si acude cuando lo llamas está bien. Sin embargo, los perros deportivos (schutzhund, agility, etc.) y los perros de trabajo (de servicio, policía, etc.) tienen que realizar las conductas con ciertas características. Por ejemplo, sentarse correctamente balanceados sin ladearse a un costado o sentarse frente al guía después de acudir.
  • Latencia. En la mayoría de los ejercicios es importante reducir la latencia para que la respuesta sea lo más pronta posible. Especialmente el llamado, la latencia tiene que ser mínima, ya que el perro debe responder inmediatamente.
  • Discriminación. Tu perro debe discriminar correctamente las diferentes señales y ejecutar los ejercicios correspondientes. Por ejemplo, cuando le dices «Sentado» solamente debe sentarse, no echarse ni acudir a tu lado.
  • Duración. En muchos de los ejercicios también necesitas conseguir una duración determinada. Por ejemplo, que tu perro permanezca sentado por un tiempo.
  • Distancia. La distancia tiene dos componentes. Por un lado, tu perro debe responder a distancia. Por otro lado, debe mantener el ejercicio (por ejemplo, quedarse quieto) mientras tú te alejas.
  • Distracciones. Tu perro debe responder aunque existan distracciones en el lugar.
  • Diversidad. Tu perro debe responder correctamente en diferentes lugares. Esto es la generalización de respuesta del condicionamiento operante. Para conseguirla hay que reentrenar cada ejercicio en diferentes lugares, porque los perros no generalizan con facilidad. Esto es muy importante y por eso tienes nueve casillas numeradas para cada criterio de adiestramiento en las hojas de seguimiento. Debes marcar cada casilla cuando hayas generalizado (vuelto a entrenar) cada criterio en situaciones o lugares diferentes.

En cada ejercicio encontrarás estos criterios, aunque en la mayoría estarán desglosados en criterios más pequeños aún.

Curso de Adiestramiento Canino


Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento
 
El curso está dividido en tres niveles, Básico, Medio y Avanzado. Cada nivel aborda diferentes habilidades que tienes que aprender como entrenador y diferentes habilidades que tienes que enseñarle a tu perro.
 

A lo largo del curso tu perro aprenderá a:

  • Acudir al llamado.
  • Caminar sin tirar de la correa.
  • Echarse y quedarse echado cuando se lo pides.
  • Entusiasmarse ante el sonido del clicker y la señal de liberación.
  • Ignorar cosas cuando se lo pides.
  • Jugar al tira y afloja cuando se lo pides y soltar el juguete también cuando se lo pides.
  • Mirarte a los ojos cuando se lo pides.
  • Mirarte con frecuencia cuando están fuera de casa.
  • Reconocer su nombre.
  • Saludar correctamente a las personas, sin saltar sobre ellas.
  • Sentarse y quedarse sentado cuando se lo pides.
  • Tocar cosas a pedido con su nariz y sus patas.

Consideraciones a tomar en cuenta

Si bien el curso de adiestramiento te permitirá entrenar perros de diferentes edades, tienes que tomar en cuenta que no es adecuado para todos los perros ni en todas las situaciones.

Si tu perro presenta problemas serios, como agresión o ansiedad por separación, tienes que buscar ayuda de un adiestrador o de otro profesional calificado que pueda trabajar personalmente contigo y tu perro. Es peligroso y suele ser contraproducente buscar la solución a esos problemas en Internet, así que si ese es tu caso, por favor busca apoyo profesional calificado.

Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento

Curso de adiestramiento Nivel Básico

  1. Primera etapa
  2. Segunda etapa
  3. Tercera etapa
  4. Cuarta etapa
  5. Quinta etapa

Curso de adiestramiento Nivel Medio

Curso de adiestramiento Nivel Avanzado 

(Fuente de información  www.deperros.org)

 

Kirdalia Yorkshire TerrierAdiestramiento, criterios en los ejercicios de obediencia canina

Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina

A medida que el adiestramiento de tu perro avance, te darás cuenta que la mayoría de los ejercicios comparten un conjunto general de criterios a superar.

 

Estos criterios son:


 

Conseguir la conducta. Consiste simplemente en conseguir que tu perro haga la conducta que buscas entrenar en respuesta a una señal. Por ejemplo, conseguir que tu perro se siente cuando dices «Sentado» o cuando haces una señal con la mano.

  • Perfeccionar la conducta. Una vez que has conseguido la conducta, tienes que perfeccionarla para que sea tal como quieres. Con perros que solamente son compañeros en el hogar y con cachorros, no hay mucho que perfeccionar en la mayoría de los ejercicios. Si el perro se sienta cuando se lo pides y si acude cuando lo llamas está bien. Sin embargo, los perros deportivos (schutzhund, agility, etc.) y los perros de trabajo (de servicio, policía, etc.) tienen que realizar las conductas con ciertas características. Por ejemplo, sentarse correctamente balanceados sin ladearse a un costado o sentarse frente al guía después de acudir.
  • Latencia. En la mayoría de los ejercicios es importante reducir la latencia para que la respuesta sea lo más pronta posible. Especialmente el llamado, la latencia tiene que ser mínima, ya que el perro debe responder inmediatamente.
  • Discriminación. Tu perro debe discriminar correctamente las diferentes señales y ejecutar los ejercicios correspondientes. Por ejemplo, cuando le dices «Sentado» solamente debe sentarse, no echarse ni acudir a tu lado.
  • Duración. En muchos de los ejercicios también necesitas conseguir una duración determinada. Por ejemplo, que tu perro permanezca sentado por un tiempo.
  • Distancia. La distancia tiene dos componentes. Por un lado, tu perro debe responder a distancia. Por otro lado, debe mantener el ejercicio (por ejemplo, quedarse quieto) mientras tú te alejas.
  • Distracciones. Tu perro debe responder aunque existan distracciones en el lugar.
  • Diversidad. Tu perro debe responder correctamente en diferentes lugares. Esto es la generalización de respuesta del condicionamiento operante. Para conseguirla hay que reentrenar cada ejercicio en diferentes lugares, porque los perros no generalizan con facilidad. Esto es muy importante y por eso tienes nueve casillas numeradas para cada criterio de adiestramiento en las hojas de seguimiento. Debes marcar cada casilla cuando hayas generalizado (vuelto a entrenar) cada criterio en situaciones o lugares diferentes.

En cada ejercicio encontrarás estos criterios, aunque en la mayoría estarán desglosados en criterios más pequeños aún.

Curso de Adiestramiento Canino


Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento
 
El curso está dividido en tres niveles, Básico, Medio y Avanzado. Cada nivel aborda diferentes habilidades que tienes que aprender como entrenador y diferentes habilidades que tienes que enseñarle a tu perro.
 

A lo largo del curso tu perro aprenderá a:

  • Acudir al llamado.
  • Caminar sin tirar de la correa.
  • Echarse y quedarse echado cuando se lo pides.
  • Entusiasmarse ante el sonido del clicker y la señal de liberación.
  • Ignorar cosas cuando se lo pides.
  • Jugar al tira y afloja cuando se lo pides y soltar el juguete también cuando se lo pides.
  • Mirarte a los ojos cuando se lo pides.
  • Mirarte con frecuencia cuando están fuera de casa.
  • Reconocer su nombre.
  • Saludar correctamente a las personas, sin saltar sobre ellas.
  • Sentarse y quedarse sentado cuando se lo pides.
  • Tocar cosas a pedido con su nariz y sus patas.

Consideraciones a tomar en cuenta

Si bien el curso de adiestramiento te permitirá entrenar perros de diferentes edades, tienes que tomar en cuenta que no es adecuado para todos los perros ni en todas las situaciones.

Si tu perro presenta problemas serios, como agresión o ansiedad por separación, tienes que buscar ayuda de un adiestrador o de otro profesional calificado que pueda trabajar personalmente contigo y tu perro. Es peligroso y suele ser contraproducente buscar la solución a esos problemas en Internet, así que si ese es tu caso, por favor busca apoyo profesional calificado.

Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento

Curso de adiestramiento Nivel Básico

  1. Primera etapa
  2. Segunda etapa
  3. Tercera etapa
  4. Cuarta etapa
  5. Quinta etapa

Curso de adiestramiento Nivel Medio

Curso de adiestramiento Nivel Avanzado 

(Fuente de información  www.deperros.org)

 Etología, Adiestramiento canino, Signos de estrés

Kirdalia Yorkshire Terrier

Etología canina:

La dominancia en el adiestramiento canino

La etología es la rama de la biología conductual que estudia el comportamiento natural de los animales, concentrándose principalmente en las conductas instintivas. 

A partir de la década de los 40, algunos científicos emplearon a los lobos como modelos para estudiar, desde la perspectiva etológica, las relaciones en grupos de animales sociales. Estos estudios dieron origen a las ideas de la dominancia y el estatus «alfa» de los lobos dominantes.

 

En el adiestramiento canino se habla con frecuencia de jerarquías, dominancia, «perro alfa» (perro dominante), castigo jerárquico y otras cosas similares. Es común que los problemas de conducta del perro se asocien, equivocadamente, con la dominancia: si el perro jala la correa es dominante, si sube a la cama es dominante, si come antes es dominante, si gruñe o ladra es dominante, etc.

La verdad es que las jerarquías entre perros no son estables, sino dinámicas, y normalmente no se determinan por la fuerza. Más aún, en muchas interacciones entre perros no existen actitudes de dominancia de ningún tipo, ya que no es necesario establecer jerarquías en todo contacto social. Las únicas interacciones que suelen derivar en lucha son las que tienen que ver con el acceso a recursos limitados, como hembras en celo o comida (en ciertas circunstancias).

Por tanto, olvídate de las ideas de la dominancia y el «perro alfa». No necesitas apelar a estos conceptos erróneos para entrenar a tu perro. De hecho, estas ideas han causado más daños que beneficios en el adiestramiento canino.

Podrás controlar la conducta de tu perro controlando los recursos que son importantes para él, como la comida, los juguetes, los paseos, etc.

Existen cuatro técnicas para someter al perro, que son particularmente peligrosas porque pueden provocar una reacción defensiva por parte del animal. NUNCA las debes realizar porque, además de ser riesgosas, arruinarán la relación que tienes con tu perro. Estas técnicas son:

  • Mantener al perro de espaldas, sujetándolo por las mejillas o el cuello hasta que deje de ofrecer resistencia. Esta técnica se conoce como «alpha roll-over» o «dominance down» y es muy dañina.
  • Levantar al perro sujetándolo del pellejo de la grupa y el cuello.
  • Sujetar al perro por el pellejo del cuello y arrastrarlo o zarandearlo.
  • Arrastrar al perro sujetándolo por el hocico.

Te menciono estas técnicas para que las reconozcas por si algún adiestrador de la vieja escuela te las sugiere, pero por favor no las realices. Tu perro no se merece ese maltrato.

Signos de estrés

Aunque muchos manuales de adiestramiento hablan acerca de la etología canina (real o ficticia), pocos son los que explican el lenguaje corporal de los perros. Este lenguaje es importante porque te permite interpretar el estado emocional de tu perro, aunque sólo sea de manera general.

Aunque no puedo explicar en detalle el lenguaje corporal del perro en un artículo, a continuación te indico algunas conductas básicas que presentan los perros cuando se sienten estresados, confundidos o amenazados. Si tu perro se siente estresado, confundido o amenazado durante las sesiones de adiestramiento, puede presentar alguna o varias de las siguientes conductas:

  • Gira la cabeza hacia un costado, evitando el contacto visual.
  • No acepta comida.
  • Se rasca.
  • Se mordisquea a sí mismo.
  • Mordisquea objetos constantemente.
  • Se lame el cuerpo.
  • Lame repetidamente sus labios o nariz.
  • Olfatea el suelo.
  • Se queda inmóvil o realiza movimientos muy lentos.
  • Se echa de espaldas (panza arriba).
  • Bosteza.
  • Hace pis.
  • En machos, erección del pene sin motivación sexual.

Estos no son los únicos signos de estrés y ansiedad en perros, pero son los más comunes. Por supuesto, estos signos dependen del contexto. Si tu perro acaba de comer, quizás no acepte comida porque está lleno. O puede rascarse porque le pica algo, olfatear el suelo porque encontró un olor interesante, mordisquear sus juguetes porque está jugando, hacer pis porque tiene ganas, etc. Sin embargo, estas conductas serán muy raras durante las sesiones de adiestramiento.


Etología, La dominancia en el adiestramiento canino

Kirdalia Yorkshire Terrier

Etología canina:

La dominancia en el adiestramiento canino

La etología es la rama de la biología conductual que estudia el comportamiento natural de los animales, concentrándose principalmente en las conductas instintivas. 

A partir de la década de los 40, algunos científicos emplearon a los lobos como modelos para estudiar, desde la perspectiva etológica, las relaciones en grupos de animales sociales. Estos estudios dieron origen a las ideas de la dominancia y el estatus «alfa» de los lobos dominantes.

 

En el adiestramiento canino se habla con frecuencia de jerarquías, dominancia, «perro alfa» (perro dominante), castigo jerárquico y otras cosas similares. Es común que los problemas de conducta del perro se asocien, equivocadamente, con la dominancia: si el perro jala la correa es dominante, si sube a la cama es dominante, si come antes es dominante, si gruñe o ladra es dominante, etc.

La verdad es que las jerarquías entre perros no son estables, sino dinámicas, y normalmente no se determinan por la fuerza. Más aún, en muchas interacciones entre perros no existen actitudes de dominancia de ningún tipo, ya que no es necesario establecer jerarquías en todo contacto social. Las únicas interacciones que suelen derivar en lucha son las que tienen que ver con el acceso a recursos limitados, como hembras en celo o comida (en ciertas circunstancias).

Por tanto, olvídate de las ideas de la dominancia y el «perro alfa». No necesitas apelar a estos conceptos erróneos para entrenar a tu perro. De hecho, estas ideas han causado más daños que beneficios en el adiestramiento canino.

Podrás controlar la conducta de tu perro controlando los recursos que son importantes para él, como la comida, los juguetes, los paseos, etc.

Existen cuatro técnicas para someter al perro, que son particularmente peligrosas porque pueden provocar una reacción defensiva por parte del animal. NUNCA las debes realizar porque, además de ser riesgosas, arruinarán la relación que tienes con tu perro. Estas técnicas son:

  • Mantener al perro de espaldas, sujetándolo por las mejillas o el cuello hasta que deje de ofrecer resistencia. Esta técnica se conoce como «alpha roll-over» o «dominance down» y es muy dañina.
  • Levantar al perro sujetándolo del pellejo de la grupa y el cuello.
  • Sujetar al perro por el pellejo del cuello y arrastrarlo o zarandearlo.
  • Arrastrar al perro sujetándolo por el hocico.

Te menciono estas técnicas para que las reconozcas por si algún adiestrador de la vieja escuela te las sugiere, pero por favor no las realices. Tu perro no se merece ese maltrato.

Signos de estrés

Aunque muchos manuales de adiestramiento hablan acerca de la etología canina (real o ficticia), pocos son los que explican el lenguaje corporal de los perros. Este lenguaje es importante porque te permite interpretar el estado emocional de tu perro, aunque sólo sea de manera general.

Aunque no puedo explicar en detalle el lenguaje corporal del perro en un artículo, a continuación te indico algunas conductas básicas que presentan los perros cuando se sienten estresados, confundidos o amenazados. Si tu perro se siente estresado, confundido o amenazado durante las sesiones de adiestramiento, puede presentar alguna o varias de las siguientes conductas:

  • Gira la cabeza hacia un costado, evitando el contacto visual.
  • No acepta comida.
  • Se rasca.
  • Se mordisquea a sí mismo.
  • Mordisquea objetos constantemente.
  • Se lame el cuerpo.
  • Lame repetidamente sus labios o nariz.
  • Olfatea el suelo.
  • Se queda inmóvil o realiza movimientos muy lentos.
  • Se echa de espaldas (panza arriba).
  • Bosteza.
  • Hace pis.
  • En machos, erección del pene sin motivación sexual.

Estos no son los únicos signos de estrés y ansiedad en perros, pero son los más comunes. Por supuesto, estos signos dependen del contexto. Si tu perro acaba de comer, quizás no acepte comida porque está lleno. O puede rascarse porque le pica algo, olfatear el suelo porque encontró un olor interesante, mordisquear sus juguetes porque está jugando, hacer pis porque tiene ganas, etc. Sin embargo, estas conductas serán muy raras durante las sesiones de adiestramiento.


 

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres

El problema inicial en cada ejercicio es cómo conseguir que tu perro ejecute la conducta que quieres entrenar. Para esto vas a usar cuatro estrategias:

Atracción. Consiste en guiar a tu perro con algo que le interesa para conseguir la conducta que a ti te interesa. Generalmente guiarás con comida. Por ejemplo, llevando la comida por encima de su cabeza puedes conseguir que se siente.

  1. Captura. Consiste en esperar a que el perro realice una acción naturalmente y reforzar esa acción. Por ejemplo, esperas a que tu perro se eche voluntariamente y entonces refuerzas esa conducta.
  2. Moldeado. Consiste en moldear la conducta reforzando pequeñas aproximaciones a la conducta que deseas entrenar. Por ejemplo, para conseguir que tu perro se eche puedes empezar reforzando que se siente, luego que baje su cabeza, luego que adelante una pata delantera, luego que adelante la otra y así sucesivamente hasta que se echa completamente.
  3. Encadenamiento de conductas. Consiste en unir varias conductas simples en secuencia, para dar lugar a una conducta compleja. Por ejemplo, para enseñarle a tu perro a acudir desde la posición de echado, primero debes enseñarle a echarse, a quedarse quieto y a acudir a tu llamado, cada cosa por separado. Luego debes unir esas conductas en la secuencia echado-quieto-acudir al llamado. Eso es una cadena de conductas.

En pocos ejercicios usarás estas estrategias en estado puro. En la mayoría de los ejercicios las usarás combinadas, por ejemplo atrayendo con comida a tu perro pero al mismo tiempo reforzando pequeñas aproximaciones al resultado final.

Curso de Adiestramiento Canino

Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento
 
El curso está dividido en tres niveles, Básico, Medio y Avanzado. Cada nivel aborda diferentes habilidades que tienes que aprender como entrenador y diferentes habilidades que tienes que enseñarle a tu perro.
 

A lo largo del curso tu perro aprenderá a:

  • Acudir al llamado.
  • Caminar sin tirar de la correa.
  • Echarse y quedarse echado cuando se lo pides.
  • Entusiasmarse ante el sonido del clicker y la señal de liberación.
  • Ignorar cosas cuando se lo pides.
  • Jugar al tira y afloja cuando se lo pides y soltar el juguete también cuando se lo pides.
  • Mirarte a los ojos cuando se lo pides.
  • Mirarte con frecuencia cuando están fuera de casa.
  • Reconocer su nombre.
  • Saludar correctamente a las personas, sin saltar sobre ellas.
  • Sentarse y quedarse sentado cuando se lo pides.
  • Tocar cosas a pedido con su nariz y sus patas.

Consideraciones a tomar en cuenta

Si bien el curso de adiestramiento te permitirá entrenar perros de diferentes edades, tienes que tomar en cuenta que no es adecuado para todos los perros ni en todas las situaciones.

Si tu perro presenta problemas serios, como agresión o ansiedad por separación, tienes que buscar ayuda de un adiestrador o de otro profesional calificado que pueda trabajar personalmente contigo y tu perro. Es peligroso y suele ser contraproducente buscar la solución a esos problemas en Internet, así que si ese es tu caso, por favor busca apoyo profesional calificado.

Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento

Curso de adiestramiento Nivel Básico

  1. Primera etapa
  2. Segunda etapa
  3. Tercera etapa
  4. Cuarta etapa
  5. Quinta etapa

Curso de adiestramiento Nivel Medio

Curso de adiestramiento Nivel Avanzado 

(Fuente de información  www.deperros.org)

Kirdalia Yorkshire Terrier, Etología canina: Expresiones Posturales Caninas

Canine ethology

Abstract: The prevailing view of a wolf (Canis lupus) pack is that of a group of individuals ever vying for dominance but held in check by the «alpha» pair, the alpha male and the alpha female.

Most research on the social dynamics of wolf packs, however, has been conducted on non-natural assortments of captive wolves. Here I describe the wolf-pack social order as it occurs in nature, discuss the alpha concept and social dominance and submission, and present data on the precise relationships among members in free-living packs based on a literature review and 13 summers of observations of wolves on Ellesmere Island, Northwest Territories, Canada. I conclude that the typical wolf pack is a family, with the adult parents guiding the activities of the group in a division-of-labor system in which the female predominates primarily in such activities as pup care and defense and the male primarily during foraging and food-provisioning and the travels associated with them.


This resource is based on the following source (Northern Prairie Publication 1078):

Mech, L. David.  1999.  Alpha status, dominance, and division of labor 
     in wolf packs.  Canadian Journal of Zoology 77:1196-1203.

 

This resource should be cited as:

 

Mech, L. David.  1999.  Alpha status, dominance, and division of labor 
     in wolf packs.  Canadian Journal of Zoology 77:1196-1203.  
     Jamestown, ND: Northern Prairie Wildlife Research Center Online.  
     http://www.npwrc.usgs.gov/resource/mammals/alstat/index.htm  
     (Version 16MAY2000).

(Texto Traducido)

Etología canina

El punto de vista predominante de un lobo (Canis lupus) paquete es el de un grupo de personas cada vez que compiten por el dominio, pero contenida por el par «alfa», el macho alfa y la hembra alfa.

Mayoría de las investigaciones sobre la dinámica social de las manadas de lobos, sin embargo, se ha llevado a cabo en grupos heterogéneos no naturales de lobos en cautividad. Aquí describo el orden social manada de lobos, ya que se produce en la naturaleza, discutir el concepto alfa y la dominancia social y la sumisión, y presentar datos sobre las relaciones precisas entre los miembros en packs de vida libre sobre la base de una revisión de la literatura y de 13 veranos de observaciones de lobos de la isla de Ellesmere, Territorios del Noroeste, Canadá. Llego a la conclusión de que el paquete típico lobo es una familia, con los padres adultos que guía las actividades del grupo en un sistema de división del trabajo en la que la mujer predomina principalmente en actividades tales como el cuidado de las crías y la defensa y el macho principalmente durante forrajeo y -el suministro de alimentos y los recorridos asociados con ellos.

Este recurso se basa en la siguiente fuente (Publicación del Norte Prairie 1078):

Mech, L. David. 1999. Estado Alfa, la dominación, y la división del trabajo
      en las manadas de lobos. Canadian Journal of Zoology 77:1196-1203.
 

Este recurso debería citarse como:

 

Mech, L. David. 1999. Estado Alfa, la dominación, y la división del trabajo
      en las manadas de lobos. Canadian Journal of Zoology 77:1196-1203.
      Jamestown, ND: Northern Prairie Wildlife Research Center Online.
      http://www.npwrc.usgs.gov/resource/mammals/alstat/index.htm
      (Versión 16MAY2000).


Adiestramiento canino. Kirdalia Yorkshire terrier

Cuando surgen problemas en el adiestramiento

Durante las sesiones de adiestramiento tu perro tiene que estar alegre de entrenar. De la misma manera, cuando tu perro realiza un ejercicio en la vida real, tiene que hacerlo motivado y no por obligación.

Sin embargo, es frecuente que aparezcan problemas durante el adiestramiento. Ten por seguro que te encontrarás con algunos de ellos. Eso no es algo malo siempre y cuando sepas cómo evaluarlos y resolverlos. Incluso los entrenadores experimentados tienen problemas con el adiestramiento en ciertas ocasiones.

Si tu perro no muestra ningún progreso al cabo de tres o cuatro días, si los ejercicios que antes hacía bien se van deteriorando o si no se nota entusiasta, considera los siguientes factores:

  • Nivel de privación. Si tu perro no responde adecuadamente, asegúrate que está con hambre antes de entrenar. Esto no significa que le hagas pasar hambre, sino que tienes que entrenar antes de sus comidas. Si acaba de comer, no podrás motivarlo con comida. De igual manera, cuando uses juegos como reforzadores tu perro tiene que estar con ganas de jugar. Si acaba de jugar intensamente y está cansado, no le interesará perseguir la pelota o mordisquear la cuerda.
  • Cantidad y calidad del reforzador. Si tu perro no se motiva con la comida que usas para entrenar, prueba otras cosas. Generalmente la comida regular sirve si es que entrenas antes de sus horarios de comer, pero en algunos casos vale la pena usar otro tipo de comida. También es bueno darle un puñado de comida en algunas respuestas excepcionales, como un «premio mayor». Esto sólo en contadas ocasiones y como consecuencia de respuestas extraordinarias.
  • Lugar de adiestramiento. Si empiezas a entrenar en un lugar con distracciones será muy difícil que tu perro te preste atención. Asegúrate que el lugar en que enseñas los ejercicios sea libre de distracciones.
  • Duración/cantidad de sesiones. Un error muy frecuente es hacer sesiones muy largas o hacer muchas sesiones seguidas, cansando al perro. Si notas que tu perro pierde interés, piensa si estás haciendo sesiones muy largas o muchas sesiones seguidas. Cambia eso y haz pocas sesiones y de corta duración.
  • Novedad de la señal. Si una señal se ha vuelto irrelevante para tu perro, será difícil que la asocie con una conducta en particular, así que es mejor que uses otra señal nueva. Por ejemplo, si dices con frecuencia el nombre de tu perro sin que eso esté asociado a nada, tu perro habrá aprendido a ignorar su nombre. En ese caso es mejor que uses otra señal (otra palabra) para llamar su atención.
  • Timing. Verifica si tu timing es adecuado. Recuerda que si el reforzador aparece antes de la conducta que quieres entrenar no tendrá ningún efecto. De igual manera, si el reforzador aparece mucho después, tampoco tendrá efecto.
  • Tasa de reforzamiento. Si estás reforzando cada cuatro o cinco segundos, o incluso con más tiempo entre refuerzos durante las primeras etapas, es seguro que tu tasa de reforzamiento es muy baja. Las sesiones durarán mucho y tu perro se frustrará y aburrirá. Asegúrate que tu tasa de reforzamiento es elevada.
  • Criterio de adiestramiento. Otro error frecuente es levantar mucho el criterio de adiestramiento. Mucha gente piensa que apenas sus perros responden a una señal ya pueden usar esa señal en la vida cotidiana, y se sorprenden cuando el perro no les responde en situaciones diferentes a aquellas en las que entrenaron. Avanza poco a poco sin querer saltar criterios.
  • Generalización. Es muy importante generalizar los ejercicios del curso en diferentes lugares. Esto significa volver a entrenarlos en diferentes lugares, sólo que cada vez será más fácil y rápido hacerlo. Si no generalizas los ejercicios, tu perro solamente responderá en un lugar. Las hojas de seguimiento tienen nueve casillas numeradas para que registres la generalización de cada criterio. Usa esas casillas para registrar que volviste a entrenar un criterio en diferentes lugares, bajo diferentes circunstancias o en diferentes ubicaciones. Haz la evaluación de cada criterio después de haberlo generalizado.
  • Mantenimiento. También es importante mantener el adiestramiento. Mucha gente entrena a sus perros y luego nunca más vuelve a hacer una sesión. Entonces, los perros se van olvidando las cosas hasta que ya no responden a ninguno de los ejercicios. El mantenimiento de los ejercicios aprendidos será cada vez menos demandante, pero si notas que algún ejercicio se va deteriorando, vuelve a hacer sesiones sistemáticas de ese ejercicio para fortalecerlo. Después de unos años, estas conductas se habrán convertido en hábitos y serán resistentes, pero aún así tendrás que hacer mantenimiento cada cierto tiempo.
Curso de Adiestramiento Canino

Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento
 
El curso está dividido en tres niveles, Básico, Medio y Avanzado. Cada nivel aborda diferentes habilidades que tienes que aprender como entrenador y diferentes habilidades que tienes que enseñarle a tu perro.
 

A lo largo del curso tu perro aprenderá a:

  • Acudir al llamado.
  • Caminar sin tirar de la correa.
  • Echarse y quedarse echado cuando se lo pides.
  • Entusiasmarse ante el sonido del clicker y la señal de liberación.
  • Ignorar cosas cuando se lo pides.
  • Jugar al tira y afloja cuando se lo pides y soltar el juguete también cuando se lo pides.
  • Mirarte a los ojos cuando se lo pides.
  • Mirarte con frecuencia cuando están fuera de casa.
  • Reconocer su nombre.
  • Saludar correctamente a las personas, sin saltar sobre ellas.
  • Sentarse y quedarse sentado cuando se lo pides.
  • Tocar cosas a pedido con su nariz y sus patas.

Consideraciones a tomar en cuenta

Si bien el curso de adiestramiento te permitirá entrenar perros de diferentes edades, tienes que tomar en cuenta que no es adecuado para todos los perros ni en todas las situaciones.

Si tu perro presenta problemas serios, como agresión o ansiedad por separación, tienes que buscar ayuda de un adiestrador o de otro profesional calificado que pueda trabajar personalmente contigo y tu perro. Es peligroso y suele ser contraproducente buscar la solución a esos problemas en Internet, así que si ese es tu caso, por favor busca apoyo profesional calificado.

Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento

Curso de adiestramiento Nivel Básico

  1. Primera etapa
  2. Segunda etapa
  3. Tercera etapa
  4. Cuarta etapa
  5. Quinta etapa

Curso de adiestramiento Nivel Medio

Curso de adiestramiento Nivel Avanzado 

(Fuente de información  www.deperros.org)

Etología, La agresividad canina

Artículo invitado
Autora: Yolanda Blanco
Adiestradora en positivo en Tarragona
www.adiestramientocaninotarragona.com

A todos los dueños de perros les preocupa la posible agresividad que pueda desarrollar su fiel amigo y, hasta ahora, la única forma de poder «dominar» a un perro era sometiéndolo. Afortunadamente esto ha cambiado para bien de los perros y de los dueños.

En muchas ocasiones he visto perros agresivos, y la verdad pocas veces tiene que ver la dominancia con ello, estamos acostumbrados a leer que para que un perro nos respete y lo podamos enseñar debemos ser «los dominantes». La verdad es que no hace falta dominar a ningún perro para que nos haga caso.

Hace poco vi a un dueño con un cachorro de unos 5 meses al cual le estaba pegando por que el perro lo había mordido, contra más le pegaba más agresivo se volvía el perro, ¿cual fue el desencadenante de esa agresividad mutua? El perro estaba bebiendo agua y el dueño quería que dejara de beber; al querer retirarlo del lugar el perro le agredió.

La lógica que se nos enseñaba era que ese perro era dominante y había que rebajarlo para que nos dejara acercarnos a él sin el más mínimo gruñido. Pues bien, yo lo que vi fue totalmente al revés, vi a un dueño dominante que quería que el perro se alejara del agua (no se por que razón) y como el perro sabía que se la iba a quitar y tenía sed, la única opción que le quedó al cachorro fue agredir al amo.

Esto desde luego se podría haber evitado si desde un principio a este perro se le hubiera habituado a que cada vez que el dueño le retira algo que a él le gusta mucho, se le proporciona un premio y acto seguido se le vuelve a dar lo que el perro tenía. De este modo el perro nunca nos verá como una amenaza y no intentará agredirnos.

Ante todo, hemos de tener en cuenta que los perros son de una especie totalmente diferente a nosotros y tienen otra manera de ver el mundo.

¿Para que utilizan los perros la agresividad?

Supervivencia

Sé que con esta palabra no saco de dudas a nadie, pero…

¿Qué significa supervivencia para un perro?

  • alimentación
  • evitar la depredación
  • reproducción
  • territorio

¿Cuándo puede ser un perro agresivo hacia una persona?

  • a la hora de comer, o cuando está en posesión de un hueso de roer o similar
  • cuando cree que va a ser agredido
  • en presencia de cachorros o hembra en celo
  • para proteger su territorio

En definitiva, un perro puede llegar a ser muy peligroso, independientemente de su raza y por ello vamos a analizar estos cuatro puntos.

Alimentación

¿Cuántas veces hemos presenciado a un perro gruñendo ante su plato de comida?

Es necesario enseñar a un perro que no pasa nada si se le toca la comida, y por supuesto sin el uso de la fuerza. La violencia siempre genera violencia, hay que acostumbrar al perro poco a poco y con refuerzos positivos a que retirarles, tocarles o merodear por su comida no significa que se la vayamos a quitar.

Si cada vez que merodeamos por su lado le regalamos un premio…. pronto estará deseando que lo hagamos. Así pues, debemos dejar eso de «te quito la comida por que soy el jefe» para acostumbrarlos de forma agradable a que quitarles la comida es siempre mas agradable que la comida.

Evitar ser agredidos

Es otra forma en la que nuestro fiel amigo se puede tornar una amenaza; si cree que va a ser agredido (de la manera que sea) puede responder con agresividad. Así pues, si un niño hace gestos y/o arremete un golpe al perro, aunque sea jugando, el perro puede volverse en su contra. Pensemos que los niños a veces pueden ser crueles con nuestras mascotas, y esto debe ser evitado.

También hay muchas personas a las que les gusta hacer «perrerías» sin pensar si quiera que eso pueda o no gustarle al perro y muchos al verse obligados usan su única arma, los dientes.

Reproducción

Éste quizás sea motivo menos frecuente de agresión , pero desde luego hay que tenerlo en cuenta

¿Por qué digo menos frecuente?, pues por que normalmente la gente tiende a tener un perro, no varias parejas.

Para que un perro sea agresivo por reproducción, sólo es necesaria una hembra en celo. Cualquier macho se puede volver violento para acceder y/o proteger de otros machos a dicha hembra. Asimismo, cualquier hembra que tenga cachorros se puede volver muy agresiva para defender de posibles amenazas a sus cachorros.

Territorio

Para un perro un territorio puede ser desde su manta, hasta varios kilómetros, así que deberemos tener presente que el perro pueda lesionar a cualquiera si invade su terreno, aquí es de suma importancia que perro y niños aprendan a tratarse el uno al otro.

Así pues, hay que tener muy bien socializado y educado al perro, lo cual se consigue con suma facilidad si lo adquirimos de cachorro y acudimos a un adiestrador o educador que utilice métodos positivos, el cuál nos dará las pautas necesarias para evitar al máximo la agresividad y al mismo tiempo educar al niño de forma que vea al perro como un ser vivo, no como un juguete.

De todas formas, tengamos o no un perro bien educado, no deberemos dejar JAMÁS a un niño y a un perro solos sin supervisión.

Debemos dar paso a las nuevas formas de adiestramiento, basadas en estudios científicos y dejar de lado a los métodos antiguos, desfasados y nada respetuosos con los animales.

Bibliografía
«Señales de calma», de Turid Rugaas, KNS Ediciones
Dominancia: ¿realidad o ficción?, de Barry Eaton, KNS Ediciones

 

AdiestramientoCurso de adiestramiento canino

En este curso aprenderás a entrenar ejercicios de obediencia canina que son útiles en la vida real.

Las técnicas que aprenderás sirven para entrenar cachorros desde 2 meses de edad hasta perros adultos, así que no importa la edad de tu perro, siempre y cuando tenga buena salud.
Por supuesto, si se trata de un cachorro muy pequeño, tendrás que ser más paciente y no exigirle demasiado, ya que todavía no tiene muy desarrolladas ni la concentración ni la coordinación.
 
Además de los procedimientos estándar para entrenar perros adolescentes y adultos, cuando corresponda encontrarás recomendaciones para entrenar cachorros pequeños, es decir de 2 a 5 meses de edad.
 

A lo largo del curso tu perro aprenderá a:


 

  • Acudir al llamado.
  • Caminar sin tirar de la correa.
  • Echarse y quedarse echado cuando se lo pides.
  • Entusiasmarse ante el sonido del clicker y la señal de liberación.
  • Ignorar cosas cuando se lo pides.
  • Jugar al tira y afloja cuando se lo pides y soltar el juguete también cuando se lo pides.
  • Mirarte a los ojos cuando se lo pides.
  • Mirarte con frecuencia cuando están fuera de casa.
  • Reconocer su nombre.
  • Saludar correctamente a las personas, sin saltar sobre ellas.
  • Sentarse y quedarse sentado cuando se lo pides.
  • Tocar cosas a pedido con su nariz y sus patas.

Consideraciones a tomar en cuenta


Si bien el curso de adiestramiento te permitirá entrenar perros de diferentes edades, tienes que tomar en cuenta que no es adecuado para todos los perros ni en todas las situaciones.

En primer lugar, tu perro tiene que estar en buenas condiciones de salud para seguir este curso. Un perro enfermo o herido debe ser tratado clínicamente antes de empezar su entrenamiento. Además, un perro con alguna condición particular puede presentar problemas con ciertos ejercicios. Por ejemplo, perros con displasia de cadera quizás sientan alguna molestia o dolor al sentarse. Así que asegúrate que tu perro está en buenas condiciones de salud antes de iniciar su adiestramiento. En caso de dudas, consulta con el veterinario.

Si tu perro es todavía un cachorro pequeño, es muy probable que no tenga todas sus vacunas. En ese caso, solamente debes entrenar dentro de casa, aún cuando los ejercicios indiquen entrenar en exteriores.

También tienes que saber que este curso no solucionará todos los problemas de comportamiento de tu perro. Los ejercicios de obediencia funcional que le enseñarás son una excelente base para solucionar muchos problemas, pero no son la solución a comportamientos conflictivos.

Si tu perro presenta problemas serios, como agresión o ansiedad por separación, tienes que buscar ayuda de un adiestrador o de otro profesional calificado que pueda trabajar personalmente contigo y tu perro. Es peligroso y suele ser contraproducente buscar la solución a esos problemas en Internet, así que si ese es tu caso, por favor busca apoyo profesional calificado.

Introducción al curso de adiestramiento canino


 

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento

Curso de adiestramiento Nivel Básico


 

  1. Primera etapa
  2. Segunda etapa
  3. Tercera etapa
  4. Cuarta etapa
  5. Quinta etapa

Curso de adiestramiento Nivel Medio

Curso de adiestramiento Nivel Avanzado


 

Fuente de información

 www.deperros.org


Videos Cachorros Kirdalia Yorkshire

Seguimiento de camada





Aprende con nuestros tutoriales







Nuestras Bellezas !!



Charioo Nové Kasio

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

CH Galicien Pam`Pommeraie


Yorkies de cine

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
CONOCER LA RAZA YORKSHIRE TERRIER
LOS YORKSHIRES MAS GUAPOS DEL MUNDO


Destacados

Melody de Kirdalia
Karmen de Kirdalia
Mygord Spirit, Kirdalia Yorkshire Terrier, Criadores Yorkshire Madrid Spain
Marcela de Kirdalia
Kirdalia Yorkshire Terrier, Criadores Yorkshire Madrid Spain

Imágenes de nuestros peques

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Estandar del Yorkshire Terrier

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo3

Natación / Hidroterapia

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Kirdalia Yorkshire Terrier


Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Mélody de Kirdalia

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Dark Vader de Kirdalia

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Categorías


Desde Kirdalia Yorkshire Terrier, queremos advertir que nuestros Yorkshires Terriers, no se publican en páginas de anuncios ni en redes sociales. Como tampoco se contacta a través de ningún otro número de teléfono que no sea el nuestro: 629 660 846