Category Archives: Etología canina

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Kirdalia Yorkshire Terrier

Kirdalia Yorkshire Terrier

Cría y Selección Exclusiva de la raza Yorkshire Terrier en España

Los Yorkies, nosotros y nuestro Objetivo,

El Fomento de la raza Yorkshire Terrier, la Crianza Selectiva y el bienestar de nuestros Yorkshires, con un  Código Ético que tiene por objeto establecer y garantizar unos criterios básicos de responsabilidad en la crianza del Yorkshire Terrier, una base de respeto a la raza, que a su vez suponga una garantía de calidad y seriedad.

Web  dedicada al apasionante mundo del Yorkshire Terrier, mostrando a través de las imágenes de mis Yorkshires, la belleza, el carácter, la lealtad y personalidad  de  esta maravillosa raza, así como toda la información, consejos y tutoriales referentes a la raza Yorkshire Terrier,

https://www.kirdalia.es/

 

 

[contact-form][contact-field label=’Nombre’ type=’name’ required=’1’/][contact-field label=’Correo electrónico’ type=’email’ required=’1’/][contact-field label=’Comentario’ type=’textarea’ required=’1’/][/contact-form]


Los mejores Yorkshire Terrier del mundoLa Socialización de los Cachorros

Articulo publicado en la revista «El Mundo del Perro» 

Texto y Fotos: María N. Hernando
En las ilustraciones Dark Vader de Kirdalia.
 
 
 

 
De una adecuada socialización y educación de los cachorros, dependerá el comportamiento, talante y proceder del perro para el resto de su vida, evitando así conductas asustadizas, tímidas o agresivas, situaciones difíciles e incomodas para el animal en convivencia con el hombre, siendo a veces motivo injustificado, de abandono de mascotas.
 

El desarrollo de los cachorros y en consecuencia su futuro comportamiento, atraviesa distintas etapas bien diferenciadas comenzando en el periodo prenatal y concluyendo en el periodo juvenil.

Aunque los distintos periodos en el desarrollo de los cachorros y su adecuada socialización son cruciales en todas las razas, los criadores de Yorkshire Terrier, sabemos que en la nuestra cobra excepcional importancia y tenemos una gran responsabilidad en la formación y educación de nuestros cachorros, ya que el Yorkshire Terrier genéticamente posee una marcada personalidad, una actitud nada convencional y un campo de aprendizaje muy amplio, es por ello que nuestro nivel de exigencia debe de ser apropiado y conveniente a su potencial psicológico.

Periodo prenatal

En el periodo prenatal de los cachorros y según estudios realizados en técnicas ecográficas, a partir de la cuarta semana de gestación los fetos ya son sensibles a estímulos externos, tales como caricias o mimos a la madre durante el último periodo de gestación, que influirán de forma positiva en el desarrollo del cachorro.

Así mismo y de forma contraria con consecuencias adversas, un estado de estrés de la madre durante la gestación puede afectar a los fetos perjudicándoles seriamente, produciéndose conductas abortivas, retraso en el crecimiento intrauterino, deficiencias inmunitarias o dificultades en el aprendizaje.

Durante el embarazo debemos procurar a nuestra Yorki un entorno ambiental cálido y agradable, evitando cualquier situación de hostilidad que pudiera ocasionar inquietud o preocupación.

En este periodo es de suma importancia la alimentación de la madre para un desarrollo óptimo y completo de los futuros cachorros.

Periodo Neonatal

El periodo neonatal comienza con el nacimiento y termina a los doce días, coincidiendo con la apertura de los ojos.

Durante estas dos primera semanas el cachorro tiene una temperatura corporal de 34,5ºC hasta 36ºC por lo que dependen de una fuente externa de calor, que generalmente es la madre.

En este periodo el cachorro solo debe comer y dormir con lo que se llama “sueño activo”, durante el cual el cachorro experimenta contracciones de todo su cuerpo, que son importantes para su desarrollo muscular.

Es importante que el cachorro reciba el calostro de la madre nada mas nacer, nos debemos asegurar que todos los cachorros mamen de la madre para que reciban de ella el máximo grado de inmunidad pasiva, contribuyendo a la formación de su volumen circulatorio.

Mientras el cachorro permanezca con su madre hemos de procurar que comience a experimentar el olor humano. Todas nuestras atenciones han de ser muy cuidadosas. Su única preocupación es dormir y mamar.

Periodo de transición

Periodo comprendido entre los 12 y 21 días de vida del cachorro.

A nivel social se observan los primeros indicios de juego entre cachorros, así como el reconocimiento de su propia especie.

En el inicio de este período se produce la apertura de los ojos y conductos auditivos, hecho este que junto a una mayor movilidad les permite por primera vez interactuar con la madre y hermanos aprendiendo las primeras señales sociales a través del juego.

Siguen tomando leche materna y empiezan a controlar sus micciones.

Periodo de Socialización

La tercera etapa en el desarrollo del cachorro también llamado período sensible o critico (3-12 semanas), en el cual aún no está finalizada la madurez del sistema  nervioso central, de modo que se puede influir sobre él.

Es la  etapa más importante y la que tendrá más consecuencias en un futuro sobre la conducta del animal. En este período el cachorro debe tener contacto y relacionarse  con animales de  su propia especie, otras especies, así como la habituación a estímulos ambientales tanto auditivos como visuales.

El cachorro muestra una conducta de exploración muy activa y empieza a jugar con sus hermanos. Al principio de esta etapa, el cachorro se comporta como si no tuviera miedo de nada, pero gradualmente empieza a mostrarse temeroso frente a estímulos que le resultan desconocidos.

El periodo sensible de socialización es una etapa del desarrollo en la que el ambiente en que se encuentra el cachorro y las cosas que  ocurren a su alrededor, tienen un efecto especialmente marcado y duradero sobre el comportamiento posterior de  animal. Si bien todo lo que le ocurre a un animal a lo largo de su vida modifica su comportamiento posterior, lo que le ocurre durante un período sensible, como el que nos ocupa, tiene un efecto especialmente relevante.

Durante este periodo el cachorro aprende las pautas normales del comportamiento social de su especie, es decir, aprende a relacionarse e interactuar normalmente con otros perros y con las personas.

A partir de las seis semanas el cachorro debe de conocer plenamente a los miembros de su familia así como a los que configuran el entorno. También ha de empezar a reconocer y a moverse por la vivienda acostumbrándose incluso, a estar solo.

Debe hacer sus primeras salidas al exterior, siempre controlando el riesgo de enfermedad por contacto con otros animales. Hecho que deberemos prevenir con un correcto programa de vacunación primaria.

Es muy importante proteger al cachorro contra enfermedades lo más temprano posible para que pueda salir al exterior, jugar con otros perros, acostumbrarle al collar y la correa  y conocer nuevos estímulos, evitando el contacto con otros animales agresivos o de mala conducta que puedan influenciarle negativamente.

A medida que el cachorro cumpla semanas, iremos fortaleciendo un rango lo más amplio posible de experiencias con un desarrollo continuado en actividades como viajar en coche, visitar lugares concurridos, juegos con otros cachorros, experiencias todas ellas novedosas y agradables que a nuestro cachorro le aportará seguridad y equilibrio a lo largo de su vida.

Los juegos al aire libre con nuestros perros, especialmente el contacto con la hierba y un horizonte sin pared donde poder correr y saltar, produce en ellos una felicidad tan evidente y contagiosa que resulta ser uno de los momentos mas bonitos y entrañables que podemos compartir con nuestros preciosos Yorkis.

Es muy importante para la conducta y socialización de los cachorros Yorkshire Terrier esta actividad diaria, pues estimula y afianza, no sólo la relación con nosotros, sino su propia autoestima y seguridad, como también una excelente forma física dado que a través del juego desarrollan todo su potencial tanto físico como psicológico.

Periodo juvenil

Período en el cual se alcanza la madurez sexual y comportamental (3 meses- pubertad).

Aumenta mucho la capacidad motora, lo que se refleja en un aumento en el tiempo que dedica a explorar el ambiente y como respuesta a la aparición de  miedo, anteriormente mencionada, disminuye la capacidad para aceptar especies desconocidas.

Durante este período se establecen las relaciones de dominancia dentro del grupo, y se promueve la autonomía de cada individuo, siendo independiente en su madurez.

En este período es muy importante que el perro siga en contacto con personas y otros perros para evitar la “desocialización”.

En este periodo el Yorkshire Terrier experimenta grandes cambios físicos y psicológicos, todos ellos de gran importancia y que abordaremos más adelante..

 

Texto y Fotos: María N. Hernando

Ilustración: Dark Vader de Kirdalia

 

 

 


 

Fundamentos de la modificación de conductas

Condicionamiento clásico

Un estímulo neutro no provoca ninguna respuesta. Por ejemplo, si le dices «Pipoca» a tu perro, es poco probable que muestre alguna reacción (a menos que lo hayas entrenado para eso). En cambio, un estímulo incondicionado provoca una respuesta refleja. Por ejemplo, si le muestras comida a tu perro cuando está hambriento, se emocionará y empezará a salivar.

El condicionamiento clásico es un tipo de aprendizaje en el que un estímulo neutro adquiere la capacidad de provocar respuestas reflejas, después de haber sido asociado repetidas veces con un estímulo incondicionado. Una vez que eso ha sucedido, el estímulo neutro pasa a llamarse estímulo condicionado.

Por ejemplo, si dices «Pipoca» justo antes de darle su ración de comida a tu perro, en poco tiempo asociará esa palabra con la comida. Entonces, la palabra «Pipoca» provocará emoción y salivación en tu perro, incluso si no hay comida presente.

El condicionamiento clásico te permite modificar la conducta controlando los estímulos que recibe tu perro. Es muy usado en el adiestramiento canino para solucionar algunos problemas de comportamiento. Comprenderás mucho mejor cómo funciona el condicionamiento clásico cuando hagas los primeros ejercicios de adiestramiento: cargar el clicker, entrenar una señal de liberación y enseñarle a tu perro a reconocer su nombre.

Condicionamiento operante

El condicionamiento operante es un tipo diferente de aprendizaje en el que las conductas se fortalecen o debilitan de acuerdo con sus consecuencias. Las conductas que tienen consecuencias agradables para el perro se fortalecen, mientras que las que tienen consecuencias desagradables se debilitan e incluso dejan de ocurrir.

Es el típico aprendizaje basado en premios y castigos, sólo que a los premios los vamos a llamar reforzadores porque es un término técnico más correcto. En otras palabras, reforzadores son las consecuencias que fortalecen la conducta, mientras que castigos son las consecuencias que debilitan la conducta.

Cuando apliques el condicionamiento operante (en casi todos los ejercicios de este curso), ten presente que el hecho de que una conducta sea reforzada o castigada depende del perro. Lo que puede ser un reforzador para un perro puede ser un castigo para otro.

Existen cinco posibles consecuencias de una conducta:

  • Reforzamiento positivo (R+).

Cuando a consecuencia de la conducta ocurre algo agradable y eso fortalece la conducta. Por ejemplo, tu perro se sienta y tu le das un poco de comida. Después de unas cuantas veces que sucede eso, tu perro se sienta cada vez con más frecuencia. A lo largo del curso basarás el adiestramiento de tu perro principalmente en el reforzamiento positivo.

  • Reforzamiento negativo (R-).
Cuando a consecuencia de la conducta desaparece algo desagradable y eso fortalece la conducta. Por ejemplo, aprietas suavemente el lomo de tu perro, a la altura de sus riñones. Para alejarse de esa presión, tu perro dobla las patas traseras y termina sentándose. Entonces, retiras la presión. Después de unas cuantas repeticiones, tu perro aprende a sentarse con más frecuencia, ya que al hacerlo elimina un estímulo desagradable. No usarás este tipo de reforzamiento en el curso.
  • Castigo positivo (C+).

Cuando a consecuencia de la conducta ocurre algo desagradable y eso debilita la conducta. Por ejemplo, tu perro se aleja y das un tirón de correa haciendo cerrar el collar de ahorque. Entonces tu perro aprende a no alejarse porque al hacerlo recibe un castigo físico. No usarás este tipo de castigo en el curso.

  • Castigo negativo (C-).

Cuando a consecuencia de la conducta desaparece algo que es agradable y eso debilita la conducta. Por ejemplo, juegas con tu perro al tira y afloja con una toalla, hasta que tu perro en la emoción del juego te toca la mano con sus dientes. Inmediatamente terminas el juego. Después de algunas veces en que sucede esto, tu perro aprende a no acercar su boca a tu mano, ya que al hacerlo se termina el juego. Este es el tipo de castigo que vas a usar en el curso, pero solamente cuando sea necesario.

  • Extinción de la conducta.

Cuando no existen consecuencias para una conducta aprendida, entonces esa conducta se debilita. Por ejemplo, le enseñaste a tu perro a acudir a tu llamado, pero después de un tiempo dejaste de reforzar esa conducta. Entonces, la conducta se va debilitando, hasta que tu perro deja de acudir cuando lo llamas. No vas a usar la extinción para entrenar a tu perro, pero es importante que la conozcas para evitarla durante el mantenimiento del adiestramiento.

ContingenciasLas contingencias son las relaciones temporales entre estímulos, conductas y consecuencias.Para que ocurra el condicionamiento clásico, el estímulo condicionado debe ocurrir inmediatamente antes que el estímulo incondicionado. Si ocurre mucho tiempo antes, si ocurre al mismo tiempo o si ocurre después, tu perro no podrá asociar los dos estímulos.En el condicionamiento operante existen dos contingencias: antecedentes – conducta y conducta – consecuencias. Los antecedentes deben ocurrir inmediatamente antes de la conducta para quedar asociados a ésta. Por ejemplo, cuando le enseñes a tu perro a sentarse a pedido, deberás decir «Sentado» justo antes de que se siente, no después que lo haga ni mucho tiempo antes.

De la misma manera, las consecuencias deben ocurrir inmediatamente después de la conducta para que tengan un efecto sobre ésta. Si castigas a tu perro en la noche por haberse hecho pis en la alfombra durante la tarde, él no podrá asociar el castigo con esa conducta y lo asociará con alguna conducta más reciente. Tanto el castigo como el reforzamiento deben ocurrir inmediatamente después de la conducta que deseas castigar o reforzar.

Reforzadores condicionados

Uno de los ejercicios del curso consiste en enseñarle a tu perro a mirarte a los ojos. Para hacerlo, esperarás a que te mire a los ojos y reforzarás esa conducta con comida. El problema está en que en el momento en que le das la comida deja de mirarte a los ojos, por lo que terminas reforzando la conducta de mirar tu mano. Entonces, ¿cómo puedes hacer para indicarle a tu perro cuál es la conducta que quieres reforzar?

Para eso existen los reforzadores condicionados o reforzadores secundarios. El sonido del clicker, un sonido particular hecho con la boca o una señal de liberación son reforzadores condicionados que marcan el momento en que empieza el reforzamiento. Entonces, tu perro puede asociar el reforzamiento con una conducta anterior.

Al entrenar a tu perro para que te mire a los ojos simplemente harás click (harás sonar el clicker o usarás la señal de liberación) en el instante en que él te mire a los ojos. Luego podrás darle la comida y él asociará eso con mirarte a los ojos, no con mirar tu mano.

Ten cuidado de no empezar a hacer click todavía. El clicker no es un instrumento mágico, sino que hay que condicionarlo para que funcione.

Control de estímulos

El punto más alto del adiestramiento de cada ejercicio es cuando tu perro lo ejecuta en diferentes lugares, diferentes circunstancias, cuando se lo pides en cualquier tono de voz y no lo confunde con otros ejercicios. Esto es lo que se llama control de estímulos, ya que la conducta entrenada está bajo el control de un estímulo en particular.

Lo ideal es conseguir el control de estímulos para todos los ejercicios del curso, pero esto depende de tus necesidades e intereses. Si algún ejercicio en particular te resulta irrelevante, no es necesario que consigas el control de estímulos para ese ejercicio.

Curso de Adiestramiento Canino


El curso está dividido en tres niveles, Básico, Medio y Avanzado. Cada nivel aborda diferentes habilidades que tienes que aprender como entrenador y diferentes habilidades que tienes que enseñarle a tu perro.Sin embargo, no necesitas completar todos los niveles del curso. Dependiendo de cuáles sean tus necesidades, puedes completar solamente hasta el primer o segundo nivel si así lo deseas.Por otra parte, al completar el nivel avanzado habrás conseguido más de lo que consigue la mayoría de la gente al contratar un adiestrador profesional, pero todavía te quedará mucho por aprender en el mundo del adiestramiento canino. En ese nivel también encontrarás consejos y sugerencias para poder seguir entrenando ejercicios cada vez más complejos que no están cubiertos en el curso.Cada nivel toma en promedio entre dos y tres meses, por lo que completar todos probablemente te tomará entre seis y nueve meses. Obviamente, el tiempo que te tome dependerá de cuanta dedicación pongas al adiestramiento. Si no dispones de mucho tiempo para entrenar a tu perro y sólo lo haces ocasionalmente, es muy probable que cada nivel te tome más de tres meses.Los niveles están divididos en etapas. Dentro de cada etapa encontrarás diferentes ejercicios y cada ejercicio estará desglosado en uno o más criterios de adiestramiento. Cada criterio es un paso intermedio para conseguir el resultado final, y debes seguirlos de acuerdo con la secuencia indicada.Para identificar con facilidad cada criterio en particular, los encontrarás indicados con un código de letras y números, separados por puntos. La primera combinación indica el nivel, la segunda indica la etapa y la tercera indica el criterio. Así, Sentado nb.e1.c1 indica el primer criterio (c1) de la primera etapa (e1) para el nivel básico (nb) del ejercicio Sentado. En cambio, Sentado nm.e3.c5 hace referencia al quinto criterio (c5) de la tercera etapa (e3) del nivel medio (nm) del mismo ejercicio.Entrena en función a tu experienciaSi tienes experiencia en adiestramiento con clicker es posible que avances mucho más rápido que personas que nunca han entrenado con este sistema. En este caso, también puedes reorganizar los ejercicios de la manera que mejor te parezca.

Si tienes experiencia con adiestramiento tradicional o con estilos similares (usando collares de ahorque o de púas), y quieres aprender sobre adiestramiento con clicker, por favor sigue todos los pasos tal como están indicados. No intentes avanzar más rápido basándote en tu experiencia porque los estilos son tan diferentes que vas a tener que “desaprender” lo que sabes de adiestramiento tradicional para aprender de adiestramiento con clicker.

Si no tienes ninguna experiencia entrenando perros, simplemente sigue el curso tal cual.

La importancia de la teoría

Muchos entrenadores desprecian las teorías del aprendizaje, ya que es posible entrenar un perro sin saber nada de teoría. Sin embargo, conocer los conceptos no sólo te hará un mejor entrenador, sino que te permitirá crear tus propios métodos para entrenar a tu perro, así que no pases por alto la introducción.

El entrenador y la entrenadora

A lo largo del curso me referiré a ti como “el entrenador”, aún si eres mujer, para evitar frases del tipo “El (la) entrenador(a) debe hacer…”. Por el mismo motivo, me referiré a tu perro como él, aunque tal vez sea una ella.

Las señales

Todos los ejercicios que le enseñarás a tu perro van asociados con alguna señal que puede ser visual (un gesto), verbal (una palabra) o ambiental (la presencia de algún elemento).

En el adiestramiento tradicional se llama órdenes o comandos a las señales visuales y verbales, y no se presta mucha atención a las señales ambientales. En este curso las vamos a llamar señales, porque cuando entrenamos en positivo, al perro no le ordenamos que haga una u otra cosa, sino que se lo pedimos. Curiosamente, estos pedidos tienen más poder de convicción que las órdenes secas y tajantes.

Diviértete entrenando

Entrenar a tu perro no tiene porqué ser una lucha de poderes en la que tienes que ser el dominante o el macho alfa. Aunque esa es una idea muy difundida, es errónea. Es mucho más fácil conseguir que tu perro te haga caso cuando eres su amigo que cuando quieres someterlo. Como dice el refrán, se atrapan más moscas con miel que con hiel.

Además de enseñarle ejercicios a tu perro, durante el adiestramiento tienes que crear una buena relación con él. Así que disfruta las sesiones, llévalas a cabo como juegos divertidos en los que aprendes a comprender a tu perro y él aprende a comprenderte a ti. Lleva a cabo las sesiones relajado y de buen humor y verás que tu perro aprende más rápido y responde mejor que cuando lo quieres dominar.

Curso de adiestramiento canino.
En este curso aprenderás a entrenar ejercicios de obediencia canina que son útiles en la vida real.Las técnicas que aprenderás sirven para entrenar cachorros desde 2 meses de edad hasta perros adultos, así que no importa la edad de tu perro, siempre y cuando tenga buena salud. Por supuesto, si se trata de un cachorro muy pequeño, tendrás que ser más paciente y no exigirle demasiado, ya que todavía no tiene muy desarrolladas ni la concentración ni la coordinación.Además de los procedimientos estándar para entrenar perros adolescentes y adultos, cuando corresponda encontrarás recomendaciones para entrenar cachorros pequeños, es decir de 2 a 5 meses de edad.
 

A lo largo del curso tu perro aprenderá a:

  • Acudir al llamado.
  • Caminar sin tirar de la correa.
  • Echarse y quedarse echado cuando se lo pides.
  • Entusiasmarse ante el sonido del clicker y la señal de liberación.
  • Ignorar cosas cuando se lo pides.
  • Jugar al tira y afloja cuando se lo pides y soltar el juguete también cuando se lo pides.
  • Mirarte a los ojos cuando se lo pides.
  • Mirarte con frecuencia cuando están fuera de casa.
  • Reconocer su nombre.
  • Saludar correctamente a las personas, sin saltar sobre ellas.
  • Sentarse y quedarse sentado cuando se lo pides.
  • Tocar cosas a pedido con su nariz y sus patas.

Consideraciones a tomar en cuenta

Si bien el curso de adiestramiento te permitirá entrenar perros de diferentes edades, tienes que tomar en cuenta que no es adecuado para todos los perros ni en todas las situaciones.

En primer lugar, tu perro tiene que estar en buenas condiciones de salud para seguir este curso. Un perro enfermo o herido debe ser tratado clínicamente antes de empezar su entrenamiento. Además, un perro con alguna condición particular puede presentar problemas con ciertos ejercicios. Por ejemplo, perros con displasia de cadera quizás sientan alguna molestia o dolor al sentarse. Así que asegúrate que tu perro está en buenas condiciones de salud antes de iniciar su adiestramiento. En caso de dudas, consulta con el veterinario.

Si tu perro es todavía un cachorro pequeño, es muy probable que no tenga todas sus vacunas. En ese caso, solamente debes entrenar dentro de casa, aún cuando los ejercicios indiquen entrenar en exteriores.

También tienes que saber que este curso no solucionará todos los problemas de comportamiento de tu perro. Los ejercicios de obediencia funcional que le enseñarás son una excelente base para solucionar muchos problemas, pero no son la solución a comportamientos conflictivos.

Si tu perro presenta problemas serios, como agresión o ansiedad por separación, tienes que buscar ayuda de un adiestrador o de otro profesional calificado que pueda trabajar personalmente contigo y tu perro. Es peligroso y suele ser contraproducente buscar la solución a esos problemas en Internet, así que si ese es tu caso, por favor busca apoyo profesional calificado.

Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento

Curso de adiestramiento Nivel Básico

  1. Primera etapa
  2. Segunda etapa
  3. Tercera etapa
  4. Cuarta etapa
  5. Quinta etapa

Curso de adiestramiento Nivel Medio

Curso de adiestramiento Nivel Avanzado


 

Fuente de información

 www.deperros.org


 Fundamentos de la modificación de conductas
Condicionamiento clásicoUn estímulo neutro no provoca ninguna respuesta. Por ejemplo, si le dices «Pipoca» a tu perro, es poco probable que muestre alguna reacción (a menos que lo hayas entrenado para eso). En cambio, un estímulo incondicionado provoca una respuesta refleja. Por ejemplo, si le muestras comida a tu perro cuando está hambriento, se emocionará y empezará a salivar.El condicionamiento clásico es un tipo de aprendizaje en el que un estímulo neutro adquiere la capacidad de provocar respuestas reflejas, después de haber sido asociado repetidas veces con un estímulo incondicionado. Una vez que eso ha sucedido, el estímulo neutro pasa a llamarse estímulo condicionado.

Por ejemplo, si dices «Pipoca» justo antes de darle su ración de comida a tu perro, en poco tiempo asociará esa palabra con la comida. Entonces, la palabra «Pipoca» provocará emoción y salivación en tu perro, incluso si no hay comida presente.

El condicionamiento clásico te permite modificar la conducta controlando los estímulos que recibe tu perro. Es muy usado en el adiestramiento canino para solucionar algunos problemas de comportamiento. Comprenderás mucho mejor cómo funciona el condicionamiento clásico cuando hagas los primeros ejercicios de adiestramiento: cargar el clicker, entrenar una señal de liberación y enseñarle a tu perro a reconocer su nombre.

Condicionamiento operante

El condicionamiento operante es un tipo diferente de aprendizaje en el que las conductas se fortalecen o debilitan de acuerdo con sus consecuencias. Las conductas que tienen consecuencias agradables para el perro se fortalecen, mientras que las que tienen consecuencias desagradables se debilitan e incluso dejan de ocurrir.

Es el típico aprendizaje basado en premios y castigos, sólo que a los premios los vamos a llamar reforzadores porque es un término técnico más correcto. En otras palabras, reforzadores son las consecuencias que fortalecen la conducta, mientras que castigos son las consecuencias que debilitan la conducta.

Cuando apliques el condicionamiento operante (en casi todos los ejercicios de este curso), ten presente que el hecho de que una conducta sea reforzada o castigada depende del perro. Lo que puede ser un reforzador para un perro puede ser un castigo para otro.

Existen cinco posibles consecuencias de una conducta:

  • Reforzamiento positivo (R+).

Cuando a consecuencia de la conducta ocurre algo agradable y eso fortalece la conducta. Por ejemplo, tu perro se sienta y tu le das un poco de comida. Después de unas cuantas veces que sucede eso, tu perro se sienta cada vez con más frecuencia. A lo largo del curso basarás el adiestramiento de tu perro principalmente en el reforzamiento positivo.

  • Reforzamiento negativo (R-).
Cuando a consecuencia de la conducta desaparece algo desagradable y eso fortalece la conducta. Por ejemplo, aprietas suavemente el lomo de tu perro, a la altura de sus riñones. Para alejarse de esa presión, tu perro dobla las patas traseras y termina sentándose. Entonces, retiras la presión. Después de unas cuantas repeticiones, tu perro aprende a sentarse con más frecuencia, ya que al hacerlo elimina un estímulo desagradable. No usarás este tipo de reforzamiento en el curso.
  • Castigo positivo (C+).

Cuando a consecuencia de la conducta ocurre algo desagradable y eso debilita la conducta. Por ejemplo, tu perro se aleja y das un tirón de correa haciendo cerrar el collar de ahorque. Entonces tu perro aprende a no alejarse porque al hacerlo recibe un castigo físico. No usarás este tipo de castigo en el curso.

  • Castigo negativo (C-).

Cuando a consecuencia de la conducta desaparece algo que es agradable y eso debilita la conducta. Por ejemplo, juegas con tu perro al tira y afloja con una toalla, hasta que tu perro en la emoción del juego te toca la mano con sus dientes. Inmediatamente terminas el juego. Después de algunas veces en que sucede esto, tu perro aprende a no acercar su boca a tu mano, ya que al hacerlo se termina el juego. Este es el tipo de castigo que vas a usar en el curso, pero solamente cuando sea necesario.

  • Extinción de la conducta.

Cuando no existen consecuencias para una conducta aprendida, entonces esa conducta se debilita. Por ejemplo, le enseñaste a tu perro a acudir a tu llamado, pero después de un tiempo dejaste de reforzar esa conducta. Entonces, la conducta se va debilitando, hasta que tu perro deja de acudir cuando lo llamas. No vas a usar la extinción para entrenar a tu perro, pero es importante que la conozcas para evitarla durante el mantenimiento del adiestramiento.

ContingenciasLas contingencias son las relaciones temporales entre estímulos, conductas y consecuencias.Para que ocurra el condicionamiento clásico, el estímulo condicionado debe ocurrir inmediatamente antes que el estímulo incondicionado. Si ocurre mucho tiempo antes, si ocurre al mismo tiempo o si ocurre después, tu perro no podrá asociar los dos estímulos.En el condicionamiento operante existen dos contingencias: antecedentes – conducta y conducta – consecuencias. Los antecedentes deben ocurrir inmediatamente antes de la conducta para quedar asociados a ésta. Por ejemplo, cuando le enseñes a tu perro a sentarse a pedido, deberás decir «Sentado» justo antes de que se siente, no después que lo haga ni mucho tiempo antes.De la misma manera, las consecuencias deben ocurrir inmediatamente después de la conducta para que tengan un efecto sobre ésta. Si castigas a tu perro en la noche por haberse hecho pis en la alfombra durante la tarde, él no podrá asociar el castigo con esa conducta y lo asociará con alguna conducta más reciente. Tanto el castigo como el reforzamiento deben ocurrir inmediatamente después de la conducta que deseas castigar o reforzar.Reforzadores condicionadosUno de los ejercicios del curso consiste en enseñarle a tu perro a mirarte a los ojos. Para hacerlo, esperarás a que te mire a los ojos y reforzarás esa conducta con comida. El problema está en que en el momento en que le das la comida deja de mirarte a los ojos, por lo que terminas reforzando la conducta de mirar tu mano. Entonces, ¿cómo puedes hacer para indicarle a tu perro cuál es la conducta que quieres reforzar?

Para eso existen los reforzadores condicionados o reforzadores secundarios. El sonido del clicker, un sonido particular hecho con la boca o una señal de liberación son reforzadores condicionados que marcan el momento en que empieza el reforzamiento. Entonces, tu perro puede asociar el reforzamiento con una conducta anterior.

Al entrenar a tu perro para que te mire a los ojos simplemente harás click (harás sonar el clicker o usarás la señal de liberación) en el instante en que él te mire a los ojos. Luego podrás darle la comida y él asociará eso con mirarte a los ojos, no con mirar tu mano.

Ten cuidado de no empezar a hacer click todavía. El clicker no es un instrumento mágico, sino que hay que condicionarlo para que funcione.

Control de estímulos

El punto más alto del adiestramiento de cada ejercicio es cuando tu perro lo ejecuta en diferentes lugares, diferentes circunstancias, cuando se lo pides en cualquier tono de voz y no lo confunde con otros ejercicios. Esto es lo que se llama control de estímulos, ya que la conducta entrenada está bajo el control de un estímulo en particular.

Lo ideal es conseguir el control de estímulos para todos los ejercicios del curso, pero esto depende de tus necesidades e intereses. Si algún ejercicio en particular te resulta irrelevante, no es necesario que consigas el control de estímulos para ese ejercicio.

Curso de Adiestramiento Canino


El curso está dividido en tres niveles, Básico, Medio y Avanzado. Cada nivel aborda diferentes habilidades que tienes que aprender como entrenador y diferentes habilidades que tienes que enseñarle a tu perro.Sin embargo, no necesitas completar todos los niveles del curso. Dependiendo de cuáles sean tus necesidades, puedes completar solamente hasta el primer o segundo nivel si así lo deseas.Por otra parte, al completar el nivel avanzado habrás conseguido más de lo que consigue la mayoría de la gente al contratar un adiestrador profesional, pero todavía te quedará mucho por aprender en el mundo del adiestramiento canino. En ese nivel también encontrarás consejos y sugerencias para poder seguir entrenando ejercicios cada vez más complejos que no están cubiertos en el curso.Cada nivel toma en promedio entre dos y tres meses, por lo que completar todos probablemente te tomará entre seis y nueve meses. Obviamente, el tiempo que te tome dependerá de cuanta dedicación pongas al adiestramiento. Si no dispones de mucho tiempo para entrenar a tu perro y sólo lo haces ocasionalmente, es muy probable que cada nivel te tome más de tres meses.Los niveles están divididos en etapas. Dentro de cada etapa encontrarás diferentes ejercicios y cada ejercicio estará desglosado en uno o más criterios de adiestramiento. Cada criterio es un paso intermedio para conseguir el resultado final, y debes seguirlos de acuerdo con la secuencia indicada.Para identificar con facilidad cada criterio en particular, los encontrarás indicados con un código de letras y números, separados por puntos. La primera combinación indica el nivel, la segunda indica la etapa y la tercera indica el criterio. Así, Sentado nb.e1.c1 indica el primer criterio (c1) de la primera etapa (e1) para el nivel básico (nb) del ejercicio Sentado. En cambio, Sentado nm.e3.c5 hace referencia al quinto criterio (c5) de la tercera etapa (e3) del nivel medio (nm) del mismo ejercicio.Entrena en función a tu experienciaSi tienes experiencia en adiestramiento con clicker es posible que avances mucho más rápido que personas que nunca han entrenado con este sistema. En este caso, también puedes reorganizar los ejercicios de la manera que mejor te parezca.Si tienes experiencia con adiestramiento tradicional o con estilos similares (usando collares de ahorque o de púas), y quieres aprender sobre adiestramiento con clicker, por favor sigue todos los pasos tal como están indicados. No intentes avanzar más rápido basándote en tu experiencia porque los estilos son tan diferentes que vas a tener que “desaprender” lo que sabes de adiestramiento tradicional para aprender de adiestramiento con clicker.Si no tienes ninguna experiencia entrenando perros, simplemente sigue el curso tal cual.La importancia de la teoría

Muchos entrenadores desprecian las teorías del aprendizaje, ya que es posible entrenar un perro sin saber nada de teoría. Sin embargo, conocer los conceptos no sólo te hará un mejor entrenador, sino que te permitirá crear tus propios métodos para entrenar a tu perro, así que no pases por alto la introducción.

El entrenador y la entrenadora

A lo largo del curso me referiré a ti como “el entrenador”, aún si eres mujer, para evitar frases del tipo “El (la) entrenador(a) debe hacer…”. Por el mismo motivo, me referiré a tu perro como él, aunque tal vez sea una ella.

Las señales

Todos los ejercicios que le enseñarás a tu perro van asociados con alguna señal que puede ser visual (un gesto), verbal (una palabra) o ambiental (la presencia de algún elemento).

En el adiestramiento tradicional se llama órdenes o comandos a las señales visuales y verbales, y no se presta mucha atención a las señales ambientales. En este curso las vamos a llamar señales, porque cuando entrenamos en positivo, al perro no le ordenamos que haga una u otra cosa, sino que se lo pedimos. Curiosamente, estos pedidos tienen más poder de convicción que las órdenes secas y tajantes.

Diviértete entrenando

Entrenar a tu perro no tiene porqué ser una lucha de poderes en la que tienes que ser el dominante o el macho alfa. Aunque esa es una idea muy difundida, es errónea. Es mucho más fácil conseguir que tu perro te haga caso cuando eres su amigo que cuando quieres someterlo. Como dice el refrán, se atrapan más moscas con miel que con hiel.

Además de enseñarle ejercicios a tu perro, durante el adiestramiento tienes que crear una buena relación con él. Así que disfruta las sesiones, llévalas a cabo como juegos divertidos en los que aprendes a comprender a tu perro y él aprende a comprenderte a ti. Lleva a cabo las sesiones relajado y de buen humor y verás que tu perro aprende más rápido y responde mejor que cuando lo quieres dominar.

Curso de adiestramiento canino.
En este curso aprenderás a entrenar ejercicios de obediencia canina que son útiles en la vida real.Las técnicas que aprenderás sirven para entrenar cachorros desde 2 meses de edad hasta perros adultos, así que no importa la edad de tu perro, siempre y cuando tenga buena salud. Por supuesto, si se trata de un cachorro muy pequeño, tendrás que ser más paciente y no exigirle demasiado, ya que todavía no tiene muy desarrolladas ni la concentración ni la coordinación.Además de los procedimientos estándar para entrenar perros adolescentes y adultos, cuando corresponda encontrarás recomendaciones para entrenar cachorros pequeños, es decir de 2 a 5 meses de edad.
 

A lo largo del curso tu perro aprenderá a:

  • Acudir al llamado.
  • Caminar sin tirar de la correa.
  • Echarse y quedarse echado cuando se lo pides.
  • Entusiasmarse ante el sonido del clicker y la señal de liberación.
  • Ignorar cosas cuando se lo pides.
  • Jugar al tira y afloja cuando se lo pides y soltar el juguete también cuando se lo pides.
  • Mirarte a los ojos cuando se lo pides.
  • Mirarte con frecuencia cuando están fuera de casa.
  • Reconocer su nombre.
  • Saludar correctamente a las personas, sin saltar sobre ellas.
  • Sentarse y quedarse sentado cuando se lo pides.
  • Tocar cosas a pedido con su nariz y sus patas.

Consideraciones a tomar en cuenta

Si bien el curso de adiestramiento te permitirá entrenar perros de diferentes edades, tienes que tomar en cuenta que no es adecuado para todos los perros ni en todas las situaciones.

En primer lugar, tu perro tiene que estar en buenas condiciones de salud para seguir este curso. Un perro enfermo o herido debe ser tratado clínicamente antes de empezar su entrenamiento. Además, un perro con alguna condición particular puede presentar problemas con ciertos ejercicios. Por ejemplo, perros con displasia de cadera quizás sientan alguna molestia o dolor al sentarse. Así que asegúrate que tu perro está en buenas condiciones de salud antes de iniciar su adiestramiento. En caso de dudas, consulta con el veterinario.

Si tu perro es todavía un cachorro pequeño, es muy probable que no tenga todas sus vacunas. En ese caso, solamente debes entrenar dentro de casa, aún cuando los ejercicios indiquen entrenar en exteriores.

También tienes que saber que este curso no solucionará todos los problemas de comportamiento de tu perro. Los ejercicios de obediencia funcional que le enseñarás son una excelente base para solucionar muchos problemas, pero no son la solución a comportamientos conflictivos.

Si tu perro presenta problemas serios, como agresión o ansiedad por separación, tienes que buscar ayuda de un adiestrador o de otro profesional calificado que pueda trabajar personalmente contigo y tu perro. Es peligroso y suele ser contraproducente buscar la solución a esos problemas en Internet, así que si ese es tu caso, por favor busca apoyo profesional calificado.

Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento

Curso de adiestramiento Nivel Básico

  1. Primera etapa
  2. Segunda etapa
  3. Tercera etapa
  4. Cuarta etapa
  5. Quinta etapa

Curso de adiestramiento Nivel Medio

Curso de adiestramiento Nivel Avanzado


 

Fuente de información

 www.deperros.org


 
 Curso de adiestramiento canino.
Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
En este curso aprenderás a entrenar ejercicios de obediencia canina que son útiles en la vida real.Las técnicas que aprenderás sirven para entrenar cachorros desde 2 meses de edad hasta perros adultos, así que no importa la edad de tu perro, siempre y cuando tenga buena salud.

 

Usarás este equipo desde los primeros ejercicios y hasta los últimos.

El equipo básico consiste en:

  • Clicker. El clicker es opcional. Si no deseas usar uno o no puedes conseguirlo no te hagas mucho problema.
  • Riñonera. La riñonera te servirá para llevar bolsitas con comida en trozos. Es opcional, pero vale la pena tenerla.
  • Bolsas Ziploc. Llevarás la comida dentro de bolsas para no ensuciar tu riñonera (o tus bolsillos si no usas una riñonera). Es bueno separar los diferentes reforzadores en diferentes bolsas para que cada tipo de comida mantenga su sabor intacto.
  • Trozos de comida. Pedazos pequeños, del tamaño de una arveja para perros medianos, un poco más grandes para perros grandes y gigantes, y más pequeños para perros pequeños.
  • Arnés o collar. El arnés o collar que usa tu perro servirá. Si usa un collar, debe ser regular. No usarás collares de púas, de ahorque ni de choque eléctrico con este método, ya que no entrenarás basándote en castigos sino en reforzamiento positivo. Si puedes, consigue un arnés contra tirones de los que llevan el gancho en el pecho (EasyWalk). Esos son excelentes para pasear al perro mientras no está entrenado.
  • Correa. Preferiblemente de cuero resistente o de nylon grueso, para que la puedas agarrar con facilidad y no te lastime las manos. Debe tener entre 1,5 y 2 metros de longitud. Evita las correas difíciles de manejar, las correas retráctiles y las cadenas. Ninguna de esas te servirá para entrenar a tu perro.
  • Juguetes para perros. Pelotas, cuerdas para jugar al tira y afloja, trapos, etc. Te servirán para usar reforzadores diferentes a la comida una vez que tu perro haya aprendido los ejercicios.

Equipo complementario

Este equipo es necesario para las etapas más avanzadas o para algunos ejercicios particulares.

Consiste en:

  • Correa larga. Es una correa de 5 metros o más de longitud. Debe ser de nylon o algún material similar y bien gruesa para que no te lastime las manos. Es opcional, pero resulta muy útil para practicar ejercicios a distancia en lugares con distracciones.

Ayudantes

El curso está diseñado para que puedas entrenar a tu perro sin necesidad de ayudantes. Sin embargo, si tienes apoyo de tus familiares, amigos y otra gente de perros, tendrás opciones más eficientes para algunos ejercicios. Además, si entrenas con otros amigos, podrán ayudarse mutuamente corrigiéndose errores.

Si hay gente dispuesta a ayudarte con el entrenamiento de tu perro, no necesitan comprender todo el curso. Simplemente tienen que seguir las instrucciones para los ejercicios en los que te ayuden.

 

Curso de Adiestramiento Canino


El curso está dividido en tres niveles, Básico, Medio y Avanzado. Cada nivel aborda diferentes habilidades que tienes que aprender como entrenador y diferentes habilidades que tienes que enseñarle a tu perro.Sin embargo, no necesitas completar todos los niveles del curso. Dependiendo de cuáles sean tus necesidades, puedes completar solamente hasta el primer o segundo nivel si así lo deseas.Por otra parte, al completar el nivel avanzado habrás conseguido más de lo que consigue la mayoría de la gente al contratar un adiestrador profesional, pero todavía te quedará mucho por aprender en el mundo del adiestramiento canino. En ese nivel también encontrarás consejos y sugerencias para poder seguir entrenando ejercicios cada vez más complejos que no están cubiertos en el curso.Cada nivel toma en promedio entre dos y tres meses, por lo que completar todos probablemente te tomará entre seis y nueve meses. Obviamente, el tiempo que te tome dependerá de cuanta dedicación pongas al adiestramiento. Si no dispones de mucho tiempo para entrenar a tu perro y sólo lo haces ocasionalmente, es muy probable que cada nivel te tome más de tres meses.Los niveles están divididos en etapas. Dentro de cada etapa encontrarás diferentes ejercicios y cada ejercicio estará desglosado en uno o más criterios de adiestramiento. Cada criterio es un paso intermedio para conseguir el resultado final, y debes seguirlos de acuerdo con la secuencia indicada.Para identificar con facilidad cada criterio en particular, los encontrarás indicados con un código de letras y números, separados por puntos. La primera combinación indica el nivel, la segunda indica la etapa y la tercera indica el criterio. Así, Sentado nb.e1.c1 indica el primer criterio (c1) de la primera etapa (e1) para el nivel básico (nb) del ejercicio Sentado. En cambio, Sentado nm.e3.c5 hace referencia al quinto criterio (c5) de la tercera etapa (e3) del nivel medio (nm) del mismo ejercicio.Entrena en función a tu experienciaSi tienes experiencia en adiestramiento con clicker es posible que avances mucho más rápido que personas que nunca han entrenado con este sistema. En este caso, también puedes reorganizar los ejercicios de la manera que mejor te parezca.Si tienes experiencia con adiestramiento tradicional o con estilos similares (usando collares de ahorque o de púas), y quieres aprender sobre adiestramiento con clicker, por favor sigue todos los pasos tal como están indicados. No intentes avanzar más rápido basándote en tu experiencia porque los estilos son tan diferentes que vas a tener que “desaprender” lo que sabes de adiestramiento tradicional para aprender de adiestramiento con clicker.Si no tienes ninguna experiencia entrenando perros, simplemente sigue el curso tal cual.

La importancia de la teoría

Muchos entrenadores desprecian las teorías del aprendizaje, ya que es posible entrenar un perro sin saber nada de teoría. Sin embargo, conocer los conceptos no sólo te hará un mejor entrenador, sino que te permitirá crear tus propios métodos para entrenar a tu perro, así que no pases por alto la introducción.

El entrenador y la entrenadora

A lo largo del curso me referiré a ti como “el entrenador”, aún si eres mujer, para evitar frases del tipo “El (la) entrenador(a) debe hacer…”. Por el mismo motivo, me referiré a tu perro como él, aunque tal vez sea una ella.

Las señales

Todos los ejercicios que le enseñarás a tu perro van asociados con alguna señal que puede ser visual (un gesto), verbal (una palabra) o ambiental (la presencia de algún elemento).

En el adiestramiento tradicional se llama órdenes o comandos a las señales visuales y verbales, y no se presta mucha atención a las señales ambientales. En este curso las vamos a llamar señales, porque cuando entrenamos en positivo, al perro no le ordenamos que haga una u otra cosa, sino que se lo pedimos. Curiosamente, estos pedidos tienen más poder de convicción que las órdenes secas y tajantes.

Diviértete entrenando

Entrenar a tu perro no tiene porqué ser una lucha de poderes en la que tienes que ser el dominante o el macho alfa. Aunque esa es una idea muy difundida, es errónea. Es mucho más fácil conseguir que tu perro te haga caso cuando eres su amigo que cuando quieres someterlo. Como dice el refrán, se atrapan más moscas con miel que con hiel.

Además de enseñarle ejercicios a tu perro, durante el adiestramiento tienes que crear una buena relación con él. Así que disfruta las sesiones, llévalas a cabo como juegos divertidos en los que aprendes a comprender a tu perro y él aprende a comprenderte a ti. Lleva a cabo las sesiones relajado y de buen humor y verás que tu perro aprende más rápido y responde mejor que cuando lo quieres dominar.

Curso de adiestramiento canino.
En este curso aprenderás a entrenar ejercicios de obediencia canina que son útiles en la vida real.Las técnicas que aprenderás sirven para entrenar cachorros desde 2 meses de edad hasta perros adultos, así que no importa la edad de tu perro, siempre y cuando tenga buena salud. Por supuesto, si se trata de un cachorro muy pequeño, tendrás que ser más paciente y no exigirle demasiado, ya que todavía no tiene muy desarrolladas ni la concentración ni la coordinación.Además de los procedimientos estándar para entrenar perros adolescentes y adultos, cuando corresponda encontrarás recomendaciones para entrenar cachorros pequeños, es decir de 2 a 5 meses de edad.
 

A lo largo del curso tu perro aprenderá a:

  • Acudir al llamado.
  • Caminar sin tirar de la correa.
  • Echarse y quedarse echado cuando se lo pides.
  • Entusiasmarse ante el sonido del clicker y la señal de liberación.
  • Ignorar cosas cuando se lo pides.
  • Jugar al tira y afloja cuando se lo pides y soltar el juguete también cuando se lo pides.
  • Mirarte a los ojos cuando se lo pides.
  • Mirarte con frecuencia cuando están fuera de casa.
  • Reconocer su nombre.
  • Saludar correctamente a las personas, sin saltar sobre ellas.
  • Sentarse y quedarse sentado cuando se lo pides.
  • Tocar cosas a pedido con su nariz y sus patas.

Consideraciones a tomar en cuenta

Si bien el curso de adiestramiento te permitirá entrenar perros de diferentes edades, tienes que tomar en cuenta que no es adecuado para todos los perros ni en todas las situaciones.

En primer lugar, tu perro tiene que estar en buenas condiciones de salud para seguir este curso. Un perro enfermo o herido debe ser tratado clínicamente antes de empezar su entrenamiento. Además, un perro con alguna condición particular puede presentar problemas con ciertos ejercicios. Por ejemplo, perros con displasia de cadera quizás sientan alguna molestia o dolor al sentarse. Así que asegúrate que tu perro está en buenas condiciones de salud antes de iniciar su adiestramiento. En caso de dudas, consulta con el veterinario.

Si tu perro es todavía un cachorro pequeño, es muy probable que no tenga todas sus vacunas. En ese caso, solamente debes entrenar dentro de casa, aún cuando los ejercicios indiquen entrenar en exteriores.

También tienes que saber que este curso no solucionará todos los problemas de comportamiento de tu perro. Los ejercicios de obediencia funcional que le enseñarás son una excelente base para solucionar muchos problemas, pero no son la solución a comportamientos conflictivos.

Si tu perro presenta problemas serios, como agresión o ansiedad por separación, tienes que buscar ayuda de un adiestrador o de otro profesional calificado que pueda trabajar personalmente contigo y tu perro. Es peligroso y suele ser contraproducente buscar la solución a esos problemas en Internet, así que si ese es tu caso, por favor busca apoyo profesional calificado.

Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento

Curso de adiestramiento Nivel Básico

  1. Primera etapa
  2. Segunda etapa
  3. Tercera etapa
  4. Cuarta etapa
  5. Quinta etapa

Curso de adiestramiento Nivel Medio

Curso de adiestramiento Nivel Avanzado


 

Fuente de información

 www.deperros.org


Adiestramiento canino. Kirdalia Yorkshire terrier
Adiestramiento canino, 
Los mejores Yorkshire terrier del mundoCómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
Una sesión de adiestramiento es el tiempo que pasas entrenando continuamente un solo criterio. Es decir que en cada sesión te concentras en un solo aspecto de un ejercicio.En cambio, un período de adiestramiento es el tiempo continuo en que haces una o más sesiones de adiestramiento. Por ejemplo, si haces dos sesiones de Sentado continuas, seguidas de tres sesiones de Aquí, en el período de adiestramiento has hecho un total de cinco sesiones. Ten presente que en un período de adiestramiento puedes entrenar diferentes ejercicios, pero en cada sesión debes entrenar un solo ejercicio.Para que tus sesiones sean efectivas tienes que considerar los siguientes aspectos.

1. Duración.

Las sesiones de adiestramiento tienen que ser muy cortas. Al enseñarle a tu perro un nuevo ejercicio, cada sesión solamente tiene entre siete y 10 repeticiones del ejercicio.

Por eso, el tiempo que dura cada sesión en las primeras etapas de cada ejercicio va de 20 a 30 segundos. Sí, leíste bien, 20 a 30 segundos, no minutos. Esto no sólo facilita el aprendizaje, sino que te permite hacer tres o cuatro sesiones seguidas con pocos segundos de descanso.

Lógicamente en las etapas más avanzadas, cuando aumentes la duración de los ejercicios, las sesiones serán más largas, pero el tiempo irá en función de los ejercicios. En la descripción de cada ejercicio encontrarás información acerca del tiempo necesario, pero recuerda que las sesiones cortas facilitan el aprendizaje, especialmente si se trata de cachorros.

2. Momentos adecuados.

Como vas a usar comida para enseñarle los ejercicios a tu perro, los momentos ideales para entrenar son cinco minutos antes de sus comidas. Por ejemplo, si tu perro desayuna a las 8:00, almuerza a las 13:00 y cena a las 18:00, las horas ideales para entrenar son las 7:55, 12:55 y 17:55. Así estará motivado por la comida y podrás usar su comida regular para enseñarle nuevas cosas.

Es importante que cada ejercicio lo entrenes en diferentes horarios, para que tu perro no se acostumbre a responder solamente de día o solamente a cierta hora.

Lógicamente, cuando entrenes con distracciones en etapas avanzadas y cuando empieces a usar otros reforzadores (juegos, actividades de la vida cotidiana), también entrenarás en otros horarios, pero para enseñar nuevos ejercicios aprovecha los cinco minutos previos a las comidas.

3. Cuántas sesiones por día.

Un error muy frecuente es exigirle mucho al perro, especialmente cuando está aprendiendo. Eso solamente lo cansará y retrasará su adiestramiento o incluso lo hará imposible.

La cantidad de sesiones por día depende de la motivación de tu perro, así que es mejor que seas conservador en este sentido. Puedes empezar con alrededor de 12 sesiones distribuidas a lo largo del día. Eso te da un tiempo total de entre 12 y 15 minutos de adiestramiento diario.

Si tienes un cachorro que come cinco veces al día, puedes hacer solamente 10 sesiones por día, dos antes de cada comida. Si tu perro come tres veces, puedes hacer cuatro sesiones antes de cada comida. Si tu perro come dos veces, puedes hacer cuatro sesiones antes de cada comida y cuatro sesiones dispersa a lo largo del día, en horarios distantes de sus comidas (no cuando recién terminó de comer). Si tu perro come una sola vez al día puedes hacer cuatro sesiones antes de su comida y distribuye otras ocho a lo largo del día.

Si tienes horarios complicados y solamente puedes entrenar por la mañana y la noche (recuerda que no necesitas más de cinco minutos en cada momento), sólo haz cuatro sesiones en la mañana y cuatro en la noche. No te preocupes que eso no retrasará mucho el adiestramiento.

Ahora bien, si tienes disponibilidad de tiempo, lo mejor es que distribuyas las sesiones a lo largo del día. Esto facilitará el adiestramiento de tu perro y lo hará más agradable.

Fíjate por cuántas sesiones se mantiene motivado tu perro, sin hacer muchas seguidas, y ajusta el adiestramiento de acuerdo con eso. Por ejemplo, si tu perro se mantiene motivado solamente por dos sesiones seguidas (algo muy poco frecuente), empieza solamente con dos sesiones antes de cada comida. Poco a poco él se motivará más con el adiestramiento y podrás hacer cuatro o cinco sesiones seguidas antes de cada comida.

4. Comida y juegos

Al principio usarás comida como reforzador y luego usarás juegos. Tanto la comida como los juegos tienen que motivar a tu perro, así que elige cosas que le gusten. Eso sí, tanto la comida como los juegos tienen que ser seguros y saludables para tu perro.

Cuando enseñes un nuevo ejercicio, entrenarás en lugares sin distracciones, así que puedes entrenar con la comida regular de tu perro. Si estás entrenando justo antes de su horario de comer, la comida regular proporcionará suficiente motivación.

En ese caso, después de entrenar dale a tu perro su ración de comida menos la cantidad que usaste en las sesiones. Así obtendrá parte de su ración durante el adiestramiento y no consumirá más calorías de las que necesita. Si usas toda su ración en las sesiones (algo frecuente con perros de talla pequeña), entonces no le des comida adicional.

Para entrenar con distracciones y aumentar la dificultad de los ejercicios necesitarás usar comida más atractiva para tu perro, como carne, salchicha, pollo, pan, etc., pero recuerda que tiene que ser alimento saludable. No te preocupes que eso no durará por mucho tiempo, sólo necesitarás hacerlo por algunas sesiones.

El tamaño de la comida es importante para que puedas hacer varias repeticiones sin que tu perro se llene. Para un perro mediano (desde un cocker hasta un labrador) usa pedazos de comida apenas más grandes que una arveja. Un cuarto de rodaja de salchicha de aproximadamente tres milímetros de grosor es otra buena referencia.

Para perros más grandes puedes usar comida un poco más grande. Para perros más pequeños usa pedazos de comida un poco más pequeños. Para perros miniatura usa pedazos muy pequeños.

5. Lugares.

Durante las primeras etapas de cada ejercicio tienes que entrenar en lugares sin distracciones. Es mejor si entrenas dentro de tu casa o en un jardín o patio cercado, siempre y cuando no haya gente ni perros pasando del otro lado de la cerca que distraigan a tu perro. Así tu perro estará sin correa y te podrás concentrar en entrenar y no en jalonear a tu cachorro.

Un cuarto donde otras personas están viendo la televisión o hay gente conversando no es un lugar sin distracciones. Necesitas estar sólo con tu perro. Si es necesario enciérrate en tu cuarto para entrenar las primeras etapas.

Si por algún motivo te es imposible encontrar un lugar así en tu casa… vuelve a buscar. Es muy raro que no puedas encontrar un lugar libre de distracciones por cinco minutos. Pero si realmente no encuentras ese lugar en tu casa, busca una cancha, un parque vacío o una calle vacía donde puedas enseñar a tu perro. En este caso tendrás que usar comida mucho más atractiva porque aunque se trate de lugares vacíos habrá olores y otras distracciones. Eso sí, asegúrate que se trata de lugares seguros tanto para ti como para tu perro, y en este caso ten a tu mascota sujeta a la correa.

Para algunos ejercicios y en etapas avanzadas, ya entrenarás en lugares con distracciones. En cada criterio de adiestramiento encontrarás indicaciones sobre las características del lugar de adiestramiento adecuado.

6. Tasa de reforzamiento.

La tasa de reforzamiento es la frecuencia con que presentas el reforzador (la comida) a tu perro. Durante el aprendizaje de los ejercicios, la tasa de reforzamiento tiene que ser muy alta. Esto significa que tienes que reforzar las conductas cada dos a tres segundos. De esta manera, podrás hacer hasta 10 repeticiones por sesión en 20 a 30 segundos. ¿Parece difícil o exagerado? Ya vas a ver que no es nada difícil conseguir esa tasa de reforzamiento.

7. Timing.

El timing es la sincronía entre la conducta que estás entrenando y la presentación del reforzador. El reforzador tiene que aparecer inmediatamente después de la conducta que quieres reforzar (¿recuerdas las contingencias?). Para esto usarás el clicker o la señal de liberación.

Asegúrate de hacer sonar el clicker o decir la señal de liberación en el momento en que ocurre la conducta que estás entrenando. Esto te permite dar la comida un poco después sin perder timing. Sin embargo, si haces sonar el clicker o das la señal de liberación antes de que ocurra la conducta o mucho después, reforzarás conductas diferentes a las que quieres entrenar.

8. Criterio.

Los criterios de adiestramiento son pasos intermedios para conseguir un objetivo final. Por ejemplo, para que tu perro acuda al llamado primero tienes que conseguir:

  • Que se acerque a ti voluntariamente, sin llamarlo.
  • Que acuda a tu llamado a tres pasos de distancia.
  • Que acuda a tu llamado a cinco pasos de distancia.
  • Que acuda a tu llamado a ocho pasos de distancia.
  • Que acuda a tu llamado a tres pasos de distancia con distracciones.
  • Que acuda a tu llamado a cinco pasos de distancia con distracciones.
  • Etc.

Al seguir esa secuencia estás aumentando el criterio de adiestramiento. Si aumentas el criterio gradualmente, como se ve en la secuencia anterior, facilitarás el proceso de aprendizaje y el adiestramiento será más fluido. En cambio si aumentas el criterio bruscamente (por ejemplo introduciendo distracciones muy pronto) perjudicarás el aprendizaje y tu perro no presentará las conductas que quieres. En consecuencia, la tasa de reforzamiento caerá, tu perro se frustrará, te será difícil enseñarle nuevos ejercicios y los ejercicios que ya sabe se irán deteriorando.

A lo largo del curso encontrarás criterios de adiestramiento que aumentan gradualmente. Síguelos en la secuencia que se presentan y no tendrás problemas. No los pases por alto aunque te parezcan absurdos. Están ahí por una razón.

9. Planificación.

Un error muy común es iniciar una sesión de adiestramiento sin haberla planificado y tratar de improvisar. Eso no sirve. Solamente te hace repetir cosas que ya has conseguido o aumentar demasiado los criterios, frustrando a tu perro.

Es importante planificar las sesiones. Antes de cada sesión tienes que saber qué criterio vas a entrenar, cuántas repeticiones vas a hacer y en qué condiciones (lugar, distracciones, etc.) vas a entrenar. Como ves no es necesario escribir el plan en un papel, solamente tienes que saber lo que vas a hacer.

También es bueno prever posibles problemas. Por ejemplo, qué vas a hacer si tu perro se distrae en media sesión o si no se motiva lo suficiente.

Además, es importante que sepas de antemano cuántas sesiones seguidas vas a hacer. Por ejemplo: dos sesiones de Sentado y dos de Aquí, cada una de siete repeticiones.

10. Registro.

Otro error es no registrar tu progreso. Es importante hacerlo para que sepas con certeza cómo está yendo el adiestramiento y no te engañes pensando que todo va bien cuando no es así, ni te estanques en una etapa que ya has superado.

El registro no tiene que ser muy minucioso. Solamente necesitas saber qué criterios todavía estás trabajando y cuáles ya has superado. Aquí puedes descargar un archivo de registro para todos los criterios del curso.

En las hojas de seguimiento para cada criterio de adiestramiento tienes una casilla I, nueve casillas numeradas y una casilla S. Debes marcar la casilla I cuando hayas iniciado el criterio correspondiente. Las casillas numeradas son para que marques cuántas generalizaciones has hecho (diferentes lugares, diferentes posiciones, etc.) y la casilla S es para que la marques cuando has superado el criterio en cuestión.

11. Cantidad de ejercicios.

En cada sesión tienes que hacer un solo criterio de un solo ejercicio. No mezcles criterios ni ejercicios en cada sesión. Lo que sí puedes hacer es entrenar un ejercicio en una sesión y otro en la sesión siguiente.

12. Ejemplo.

Para que te sea más claro todo esto, a continuación tienes un ejemplo de cómo harías cuatro sesiones seguidas antes del desayuno de tu perro, en las que entrenas dos ejercicios:

  • Criterio: Sentado nb.e1.c1. 10 repeticiones en 30 segundos.
  • Registrar el avance: 15 segundos.
  • Criterio: Sentado nb.e1.c1. Otras 10 repeticiones en 30 segundos.
  • Registrar el avance: 15 segundos.
  • Criterio: Reconocer el nombre nb.e1.c1. 10 repeticiones en 15 segundos.
  • Registrar el avance: 15 segundos.
  • Criterio: Reconocer el nombre nb.e1.c1. Otras 10 repeticiones en 15 segundos.
  • Registrar el avance: 15 segundos.

Como puedes ver, son cuatro sesiones seguidas (en un mismo período de adiestramiento) en las que has entrenado el primer criterio de la primera etapa del primer nivel de los ejercicios Sentado y Reconocer el nombre. En cada sesión te concentras en un solo criterio. El tiempo total es de 150 segundos o 2,5 minutos.

Curso de Adiestramiento Canino


Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento
 
El curso está dividido en tres niveles, Básico, Medio y Avanzado. Cada nivel aborda diferentes habilidades que tienes que aprender como entrenador y diferentes habilidades que tienes que enseñarle a tu perro.Sin embargo, no necesitas completar todos los niveles del curso. Dependiendo de cuáles sean tus necesidades, puedes completar solamente hasta el primer o segundo nivel si así lo deseas.Por otra parte, al completar el nivel avanzado habrás conseguido más de lo que consigue la mayoría de la gente al contratar un adiestrador profesional, pero todavía te quedará mucho por aprender en el mundo del adiestramiento canino. En ese nivel también encontrarás consejos y sugerencias para poder seguir entrenando ejercicios cada vez más complejos que no están cubiertos en el curso.Cada nivel toma en promedio entre dos y tres meses, por lo que completar todos probablemente te tomará entre seis y nueve meses. Obviamente, el tiempo que te tome dependerá de cuanta dedicación pongas al adiestramiento. Si no dispones de mucho tiempo para entrenar a tu perro y sólo lo haces ocasionalmente, es muy probable que cada nivel te tome más de tres meses.Los niveles están divididos en etapas. Dentro de cada etapa encontrarás diferentes ejercicios y cada ejercicio estará desglosado en uno o más criterios de adiestramiento. Cada criterio es un paso intermedio para conseguir el resultado final, y debes seguirlos de acuerdo con la secuencia indicada.Para identificar con facilidad cada criterio en particular, los encontrarás indicados con un código de letras y números, separados por puntos. La primera combinación indica el nivel, la segunda indica la etapa y la tercera indica el criterio. Así, Sentado nb.e1.c1 indica el primer criterio (c1) de la primera etapa (e1) para el nivel básico (nb) del ejercicio Sentado. En cambio, Sentado nm.e3.c5 hace referencia al quinto criterio (c5) de la tercera etapa (e3) del nivel medio (nm) del mismo ejercicio.Entrena en función a tu experienciaSi tienes experiencia en adiestramiento con clicker es posible que avances mucho más rápido que personas que nunca han entrenado con este sistema. En este caso, también puedes reorganizar los ejercicios de la manera que mejor te parezca.Si tienes experiencia con adiestramiento tradicional o con estilos similares (usando collares de ahorque o de púas), y quieres aprender sobre adiestramiento con clicker, por favor sigue todos los pasos tal como están indicados. No intentes avanzar más rápido basándote en tu experiencia porque los estilos son tan diferentes que vas a tener que “desaprender” lo que sabes de adiestramiento tradicional para aprender de adiestramiento con clicker.Si no tienes ninguna experiencia entrenando perros, simplemente sigue el curso tal cual.La importancia de la teoríaMuchos entrenadores desprecian las teorías del aprendizaje, ya que es posible entrenar un perro sin saber nada de teoría. Sin embargo, conocer los conceptos no sólo te hará un mejor entrenador, sino que te permitirá crear tus propios métodos para entrenar a tu perro, así que no pases por alto la introducción.

El entrenador y la entrenadora

A lo largo del curso me referiré a ti como “el entrenador”, aún si eres mujer, para evitar frases del tipo “El (la) entrenador(a) debe hacer…”. Por el mismo motivo, me referiré a tu perro como él, aunque tal vez sea una ella.

Las señales

Todos los ejercicios que le enseñarás a tu perro van asociados con alguna señal que puede ser visual (un gesto), verbal (una palabra) o ambiental (la presencia de algún elemento).

En el adiestramiento tradicional se llama órdenes o comandos a las señales visuales y verbales, y no se presta mucha atención a las señales ambientales. En este curso las vamos a llamar señales, porque cuando entrenamos en positivo, al perro no le ordenamos que haga una u otra cosa, sino que se lo pedimos. Curiosamente, estos pedidos tienen más poder de convicción que las órdenes secas y tajantes.

Diviértete entrenando

Entrenar a tu perro no tiene porqué ser una lucha de poderes en la que tienes que ser el dominante o el macho alfa. Aunque esa es una idea muy difundida, es errónea. Es mucho más fácil conseguir que tu perro te haga caso cuando eres su amigo que cuando quieres someterlo. Como dice el refrán, se atrapan más moscas con miel que con hiel.

Además de enseñarle ejercicios a tu perro, durante el adiestramiento tienes que crear una buena relación con él. Así que disfruta las sesiones, llévalas a cabo como juegos divertidos en los que aprendes a comprender a tu perro y él aprende a comprenderte a ti. Lleva a cabo las sesiones relajado y de buen humor y verás que tu perro aprende más rápido y responde mejor que cuando lo quieres dominar.

Curso de adiestramiento canino.
En este curso aprenderás a entrenar ejercicios de obediencia canina que son útiles en la vida real.Las técnicas que aprenderás sirven para entrenar cachorros desde 2 meses de edad hasta perros adultos, así que no importa la edad de tu perro, siempre y cuando tenga buena salud. Por supuesto, si se trata de un cachorro muy pequeño, tendrás que ser más paciente y no exigirle demasiado, ya que todavía no tiene muy desarrolladas ni la concentración ni la coordinación.Además de los procedimientos estándar para entrenar perros adolescentes y adultos, cuando corresponda encontrarás recomendaciones para entrenar cachorros pequeños, es decir de 2 a 5 meses de edad.
 

A lo largo del curso tu perro aprenderá a:

  • Acudir al llamado.
  • Caminar sin tirar de la correa.
  • Echarse y quedarse echado cuando se lo pides.
  • Entusiasmarse ante el sonido del clicker y la señal de liberación.
  • Ignorar cosas cuando se lo pides.
  • Jugar al tira y afloja cuando se lo pides y soltar el juguete también cuando se lo pides.
  • Mirarte a los ojos cuando se lo pides.
  • Mirarte con frecuencia cuando están fuera de casa.
  • Reconocer su nombre.
  • Saludar correctamente a las personas, sin saltar sobre ellas.
  • Sentarse y quedarse sentado cuando se lo pides.
  • Tocar cosas a pedido con su nariz y sus patas.

Consideraciones a tomar en cuenta

Si bien el curso de adiestramiento te permitirá entrenar perros de diferentes edades, tienes que tomar en cuenta que no es adecuado para todos los perros ni en todas las situaciones.

En primer lugar, tu perro tiene que estar en buenas condiciones de salud para seguir este curso. Un perro enfermo o herido debe ser tratado clínicamente antes de empezar su entrenamiento. Además, un perro con alguna condición particular puede presentar problemas con ciertos ejercicios. Por ejemplo, perros con displasia de cadera quizás sientan alguna molestia o dolor al sentarse. Así que asegúrate que tu perro está en buenas condiciones de salud antes de iniciar su adiestramiento. En caso de dudas, consulta con el veterinario.

Si tu perro es todavía un cachorro pequeño, es muy probable que no tenga todas sus vacunas. En ese caso, solamente debes entrenar dentro de casa, aún cuando los ejercicios indiquen entrenar en exteriores.

También tienes que saber que este curso no solucionará todos los problemas de comportamiento de tu perro. Los ejercicios de obediencia funcional que le enseñarás son una excelente base para solucionar muchos problemas, pero no son la solución a comportamientos conflictivos.

Si tu perro presenta problemas serios, como agresión o ansiedad por separación, tienes que buscar ayuda de un adiestrador o de otro profesional calificado que pueda trabajar personalmente contigo y tu perro. Es peligroso y suele ser contraproducente buscar la solución a esos problemas en Internet, así que si ese es tu caso, por favor busca apoyo profesional calificado.

Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento

Curso de adiestramiento Nivel Básico

  1. Primera etapa
  2. Segunda etapa
  3. Tercera etapa
  4. Cuarta etapa
  5. Quinta etapa

Curso de adiestramiento Nivel Medio

Curso de adiestramiento Nivel Avanzado


 

Fuente de información

 www.deperros.org


 
La sesión de adiestramientoAdiestramiento canino, 
Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
Una sesión de adiestramiento es el tiempo que pasas entrenando continuamente un solo criterio. Es decir que en cada sesión te concentras en un solo aspecto de un ejercicio.En cambio, un período de adiestramiento es el tiempo continuo en que haces una o más sesiones de adiestramiento. Por ejemplo, si haces dos sesiones de Sentado continuas, seguidas de tres sesiones de Aquí, en el período de adiestramiento has hecho un total de cinco sesiones. Ten presente que en un período de adiestramiento puedes entrenar diferentes ejercicios, pero en cada sesión debes entrenar un solo ejercicio.Para que tus sesiones sean efectivas tienes que considerar los siguientes aspectos.

1. Duración.

Las sesiones de adiestramiento tienen que ser muy cortas. Al enseñarle a tu perro un nuevo ejercicio, cada sesión solamente tiene entre siete y 10 repeticiones del ejercicio.

Por eso, el tiempo que dura cada sesión en las primeras etapas de cada ejercicio va de 20 a 30 segundos. Sí, leíste bien, 20 a 30 segundos, no minutos. Esto no sólo facilita el aprendizaje, sino que te permite hacer tres o cuatro sesiones seguidas con pocos segundos de descanso.

Lógicamente en las etapas más avanzadas, cuando aumentes la duración de los ejercicios, las sesiones serán más largas, pero el tiempo irá en función de los ejercicios. En la descripción de cada ejercicio encontrarás información acerca del tiempo necesario, pero recuerda que las sesiones cortas facilitan el aprendizaje, especialmente si se trata de cachorros.

2. Momentos adecuados.

Como vas a usar comida para enseñarle los ejercicios a tu perro, los momentos ideales para entrenar son cinco minutos antes de sus comidas. Por ejemplo, si tu perro desayuna a las 8:00, almuerza a las 13:00 y cena a las 18:00, las horas ideales para entrenar son las 7:55, 12:55 y 17:55. Así estará motivado por la comida y podrás usar su comida regular para enseñarle nuevas cosas.

Es importante que cada ejercicio lo entrenes en diferentes horarios, para que tu perro no se acostumbre a responder solamente de día o solamente a cierta hora.

Lógicamente, cuando entrenes con distracciones en etapas avanzadas y cuando empieces a usar otros reforzadores (juegos, actividades de la vida cotidiana), también entrenarás en otros horarios, pero para enseñar nuevos ejercicios aprovecha los cinco minutos previos a las comidas.

3. Cuántas sesiones por día.

Un error muy frecuente es exigirle mucho al perro, especialmente cuando está aprendiendo. Eso solamente lo cansará y retrasará su adiestramiento o incluso lo hará imposible.

La cantidad de sesiones por día depende de la motivación de tu perro, así que es mejor que seas conservador en este sentido. Puedes empezar con alrededor de 12 sesiones distribuidas a lo largo del día. Eso te da un tiempo total de entre 12 y 15 minutos de adiestramiento diario.

Si tienes un cachorro que come cinco veces al día, puedes hacer solamente 10 sesiones por día, dos antes de cada comida. Si tu perro come tres veces, puedes hacer cuatro sesiones antes de cada comida. Si tu perro come dos veces, puedes hacer cuatro sesiones antes de cada comida y cuatro sesiones dispersa a lo largo del día, en horarios distantes de sus comidas (no cuando recién terminó de comer). Si tu perro come una sola vez al día puedes hacer cuatro sesiones antes de su comida y distribuye otras ocho a lo largo del día.

Si tienes horarios complicados y solamente puedes entrenar por la mañana y la noche (recuerda que no necesitas más de cinco minutos en cada momento), sólo haz cuatro sesiones en la mañana y cuatro en la noche. No te preocupes que eso no retrasará mucho el adiestramiento.

Ahora bien, si tienes disponibilidad de tiempo, lo mejor es que distribuyas las sesiones a lo largo del día. Esto facilitará el adiestramiento de tu perro y lo hará más agradable.

Fíjate por cuántas sesiones se mantiene motivado tu perro, sin hacer muchas seguidas, y ajusta el adiestramiento de acuerdo con eso. Por ejemplo, si tu perro se mantiene motivado solamente por dos sesiones seguidas (algo muy poco frecuente), empieza solamente con dos sesiones antes de cada comida. Poco a poco él se motivará más con el adiestramiento y podrás hacer cuatro o cinco sesiones seguidas antes de cada comida.

4. Comida y juegos

Al principio usarás comida como reforzador y luego usarás juegos. Tanto la comida como los juegos tienen que motivar a tu perro, así que elige cosas que le gusten. Eso sí, tanto la comida como los juegos tienen que ser seguros y saludables para tu perro.

Cuando enseñes un nuevo ejercicio, entrenarás en lugares sin distracciones, así que puedes entrenar con la comida regular de tu perro. Si estás entrenando justo antes de su horario de comer, la comida regular proporcionará suficiente motivación.

En ese caso, después de entrenar dale a tu perro su ración de comida menos la cantidad que usaste en las sesiones. Así obtendrá parte de su ración durante el adiestramiento y no consumirá más calorías de las que necesita. Si usas toda su ración en las sesiones (algo frecuente con perros de talla pequeña), entonces no le des comida adicional.

Para entrenar con distracciones y aumentar la dificultad de los ejercicios necesitarás usar comida más atractiva para tu perro, como carne, salchicha, pollo, pan, etc., pero recuerda que tiene que ser alimento saludable. No te preocupes que eso no durará por mucho tiempo, sólo necesitarás hacerlo por algunas sesiones.

El tamaño de la comida es importante para que puedas hacer varias repeticiones sin que tu perro se llene. Para un perro mediano (desde un cocker hasta un labrador) usa pedazos de comida apenas más grandes que una arveja. Un cuarto de rodaja de salchicha de aproximadamente tres milímetros de grosor es otra buena referencia.

Para perros más grandes puedes usar comida un poco más grande. Para perros más pequeños usa pedazos de comida un poco más pequeños. Para perros miniatura usa pedazos muy pequeños.

5. Lugares.

Durante las primeras etapas de cada ejercicio tienes que entrenar en lugares sin distracciones. Es mejor si entrenas dentro de tu casa o en un jardín o patio cercado, siempre y cuando no haya gente ni perros pasando del otro lado de la cerca que distraigan a tu perro. Así tu perro estará sin correa y te podrás concentrar en entrenar y no en jalonear a tu cachorro.

Un cuarto donde otras personas están viendo la televisión o hay gente conversando no es un lugar sin distracciones. Necesitas estar sólo con tu perro. Si es necesario enciérrate en tu cuarto para entrenar las primeras etapas.

Si por algún motivo te es imposible encontrar un lugar así en tu casa… vuelve a buscar. Es muy raro que no puedas encontrar un lugar libre de distracciones por cinco minutos. Pero si realmente no encuentras ese lugar en tu casa, busca una cancha, un parque vacío o una calle vacía donde puedas enseñar a tu perro. En este caso tendrás que usar comida mucho más atractiva porque aunque se trate de lugares vacíos habrá olores y otras distracciones. Eso sí, asegúrate que se trata de lugares seguros tanto para ti como para tu perro, y en este caso ten a tu mascota sujeta a la correa.

Para algunos ejercicios y en etapas avanzadas, ya entrenarás en lugares con distracciones. En cada criterio de adiestramiento encontrarás indicaciones sobre las características del lugar de adiestramiento adecuado.

6. Tasa de reforzamiento.

La tasa de reforzamiento es la frecuencia con que presentas el reforzador (la comida) a tu perro. Durante el aprendizaje de los ejercicios, la tasa de reforzamiento tiene que ser muy alta. Esto significa que tienes que reforzar las conductas cada dos a tres segundos. De esta manera, podrás hacer hasta 10 repeticiones por sesión en 20 a 30 segundos. ¿Parece difícil o exagerado? Ya vas a ver que no es nada difícil conseguir esa tasa de reforzamiento.

7. Timing.

El timing es la sincronía entre la conducta que estás entrenando y la presentación del reforzador. El reforzador tiene que aparecer inmediatamente después de la conducta que quieres reforzar (¿recuerdas las contingencias?). Para esto usarás el clicker o la señal de liberación.

Asegúrate de hacer sonar el clicker o decir la señal de liberación en el momento en que ocurre la conducta que estás entrenando. Esto te permite dar la comida un poco después sin perder timing. Sin embargo, si haces sonar el clicker o das la señal de liberación antes de que ocurra la conducta o mucho después, reforzarás conductas diferentes a las que quieres entrenar.

8. Criterio.

Los criterios de adiestramiento son pasos intermedios para conseguir un objetivo final. Por ejemplo, para que tu perro acuda al llamado primero tienes que conseguir:

  • Que se acerque a ti voluntariamente, sin llamarlo.
  • Que acuda a tu llamado a tres pasos de distancia.
  • Que acuda a tu llamado a cinco pasos de distancia.
  • Que acuda a tu llamado a ocho pasos de distancia.
  • Que acuda a tu llamado a tres pasos de distancia con distracciones.
  • Que acuda a tu llamado a cinco pasos de distancia con distracciones.
  • Etc.

Al seguir esa secuencia estás aumentando el criterio de adiestramiento. Si aumentas el criterio gradualmente, como se ve en la secuencia anterior, facilitarás el proceso de aprendizaje y el adiestramiento será más fluido. En cambio si aumentas el criterio bruscamente (por ejemplo introduciendo distracciones muy pronto) perjudicarás el aprendizaje y tu perro no presentará las conductas que quieres. En consecuencia, la tasa de reforzamiento caerá, tu perro se frustrará, te será difícil enseñarle nuevos ejercicios y los ejercicios que ya sabe se irán deteriorando.

A lo largo del curso encontrarás criterios de adiestramiento que aumentan gradualmente. Síguelos en la secuencia que se presentan y no tendrás problemas. No los pases por alto aunque te parezcan absurdos. Están ahí por una razón.

9. Planificación.

Un error muy común es iniciar una sesión de adiestramiento sin haberla planificado y tratar de improvisar. Eso no sirve. Solamente te hace repetir cosas que ya has conseguido o aumentar demasiado los criterios, frustrando a tu perro.

Es importante planificar las sesiones. Antes de cada sesión tienes que saber qué criterio vas a entrenar, cuántas repeticiones vas a hacer y en qué condiciones (lugar, distracciones, etc.) vas a entrenar. Como ves no es necesario escribir el plan en un papel, solamente tienes que saber lo que vas a hacer.

También es bueno prever posibles problemas. Por ejemplo, qué vas a hacer si tu perro se distrae en media sesión o si no se motiva lo suficiente.

Además, es importante que sepas de antemano cuántas sesiones seguidas vas a hacer. Por ejemplo: dos sesiones de Sentado y dos de Aquí, cada una de siete repeticiones.

10. Registro.

Otro error es no registrar tu progreso. Es importante hacerlo para que sepas con certeza cómo está yendo el adiestramiento y no te engañes pensando que todo va bien cuando no es así, ni te estanques en una etapa que ya has superado.

El registro no tiene que ser muy minucioso. Solamente necesitas saber qué criterios todavía estás trabajando y cuáles ya has superado. Aquí puedes descargar un archivo de registro para todos los criterios del curso.

En las hojas de seguimiento para cada criterio de adiestramiento tienes una casilla I, nueve casillas numeradas y una casilla S. Debes marcar la casilla I cuando hayas iniciado el criterio correspondiente. Las casillas numeradas son para que marques cuántas generalizaciones has hecho (diferentes lugares, diferentes posiciones, etc.) y la casilla S es para que la marques cuando has superado el criterio en cuestión.

11. Cantidad de ejercicios.

En cada sesión tienes que hacer un solo criterio de un solo ejercicio. No mezcles criterios ni ejercicios en cada sesión. Lo que sí puedes hacer es entrenar un ejercicio en una sesión y otro en la sesión siguiente.

12. Ejemplo.

Para que te sea más claro todo esto, a continuación tienes un ejemplo de cómo harías cuatro sesiones seguidas antes del desayuno de tu perro, en las que entrenas dos ejercicios:

  • Criterio: Sentado nb.e1.c1. 10 repeticiones en 30 segundos.
  • Registrar el avance: 15 segundos.
  • Criterio: Sentado nb.e1.c1. Otras 10 repeticiones en 30 segundos.
  • Registrar el avance: 15 segundos.
  • Criterio: Reconocer el nombre nb.e1.c1. 10 repeticiones en 15 segundos.
  • Registrar el avance: 15 segundos.
  • Criterio: Reconocer el nombre nb.e1.c1. Otras 10 repeticiones en 15 segundos.
  • Registrar el avance: 15 segundos.

Como puedes ver, son cuatro sesiones seguidas (en un mismo período de adiestramiento) en las que has entrenado el primer criterio de la primera etapa del primer nivel de los ejercicios Sentado y Reconocer el nombre. En cada sesión te concentras en un solo criterio. El tiempo total es de 150 segundos o 2,5 minutos.

Curso de Adiestramiento Canino


Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento
 
El curso está dividido en tres niveles, Básico, Medio y Avanzado. Cada nivel aborda diferentes habilidades que tienes que aprender como entrenador y diferentes habilidades que tienes que enseñarle a tu perro.Sin embargo, no necesitas completar todos los niveles del curso. Dependiendo de cuáles sean tus necesidades, puedes completar solamente hasta el primer o segundo nivel si así lo deseas.Por otra parte, al completar el nivel avanzado habrás conseguido más de lo que consigue la mayoría de la gente al contratar un adiestrador profesional, pero todavía te quedará mucho por aprender en el mundo del adiestramiento canino. En ese nivel también encontrarás consejos y sugerencias para poder seguir entrenando ejercicios cada vez más complejos que no están cubiertos en el curso.Cada nivel toma en promedio entre dos y tres meses, por lo que completar todos probablemente te tomará entre seis y nueve meses. Obviamente, el tiempo que te tome dependerá de cuanta dedicación pongas al adiestramiento. Si no dispones de mucho tiempo para entrenar a tu perro y sólo lo haces ocasionalmente, es muy probable que cada nivel te tome más de tres meses.Los niveles están divididos en etapas. Dentro de cada etapa encontrarás diferentes ejercicios y cada ejercicio estará desglosado en uno o más criterios de adiestramiento. Cada criterio es un paso intermedio para conseguir el resultado final, y debes seguirlos de acuerdo con la secuencia indicada.Para identificar con facilidad cada criterio en particular, los encontrarás indicados con un código de letras y números, separados por puntos. La primera combinación indica el nivel, la segunda indica la etapa y la tercera indica el criterio. Así, Sentado nb.e1.c1 indica el primer criterio (c1) de la primera etapa (e1) para el nivel básico (nb) del ejercicio Sentado. En cambio, Sentado nm.e3.c5 hace referencia al quinto criterio (c5) de la tercera etapa (e3) del nivel medio (nm) del mismo ejercicio.Entrena en función a tu experienciaSi tienes experiencia en adiestramiento con clicker es posible que avances mucho más rápido que personas que nunca han entrenado con este sistema. En este caso, también puedes reorganizar los ejercicios de la manera que mejor te parezca.Si tienes experiencia con adiestramiento tradicional o con estilos similares (usando collares de ahorque o de púas), y quieres aprender sobre adiestramiento con clicker, por favor sigue todos los pasos tal como están indicados. No intentes avanzar más rápido basándote en tu experiencia porque los estilos son tan diferentes que vas a tener que “desaprender” lo que sabes de adiestramiento tradicional para aprender de adiestramiento con clicker.Si no tienes ninguna experiencia entrenando perros, simplemente sigue el curso tal cual.La importancia de la teoríaMuchos entrenadores desprecian las teorías del aprendizaje, ya que es posible entrenar un perro sin saber nada de teoría. Sin embargo, conocer los conceptos no sólo te hará un mejor entrenador, sino que te permitirá crear tus propios métodos para entrenar a tu perro, así que no pases por alto la introducción.El entrenador y la entrenadoraA lo largo del curso me referiré a ti como “el entrenador”, aún si eres mujer, para evitar frases del tipo “El (la) entrenador(a) debe hacer…”. Por el mismo motivo, me referiré a tu perro como él, aunque tal vez sea una ella.Las señales

Todos los ejercicios que le enseñarás a tu perro van asociados con alguna señal que puede ser visual (un gesto), verbal (una palabra) o ambiental (la presencia de algún elemento).

En el adiestramiento tradicional se llama órdenes o comandos a las señales visuales y verbales, y no se presta mucha atención a las señales ambientales. En este curso las vamos a llamar señales, porque cuando entrenamos en positivo, al perro no le ordenamos que haga una u otra cosa, sino que se lo pedimos. Curiosamente, estos pedidos tienen más poder de convicción que las órdenes secas y tajantes.

Diviértete entrenando

Entrenar a tu perro no tiene porqué ser una lucha de poderes en la que tienes que ser el dominante o el macho alfa. Aunque esa es una idea muy difundida, es errónea. Es mucho más fácil conseguir que tu perro te haga caso cuando eres su amigo que cuando quieres someterlo. Como dice el refrán, se atrapan más moscas con miel que con hiel.

Además de enseñarle ejercicios a tu perro, durante el adiestramiento tienes que crear una buena relación con él. Así que disfruta las sesiones, llévalas a cabo como juegos divertidos en los que aprendes a comprender a tu perro y él aprende a comprenderte a ti. Lleva a cabo las sesiones relajado y de buen humor y verás que tu perro aprende más rápido y responde mejor que cuando lo quieres dominar.

Curso de adiestramiento canino.
En este curso aprenderás a entrenar ejercicios de obediencia canina que son útiles en la vida real.Las técnicas que aprenderás sirven para entrenar cachorros desde 2 meses de edad hasta perros adultos, así que no importa la edad de tu perro, siempre y cuando tenga buena salud. Por supuesto, si se trata de un cachorro muy pequeño, tendrás que ser más paciente y no exigirle demasiado, ya que todavía no tiene muy desarrolladas ni la concentración ni la coordinación.Además de los procedimientos estándar para entrenar perros adolescentes y adultos, cuando corresponda encontrarás recomendaciones para entrenar cachorros pequeños, es decir de 2 a 5 meses de edad.
 

A lo largo del curso tu perro aprenderá a:

  • Acudir al llamado.
  • Caminar sin tirar de la correa.
  • Echarse y quedarse echado cuando se lo pides.
  • Entusiasmarse ante el sonido del clicker y la señal de liberación.
  • Ignorar cosas cuando se lo pides.
  • Jugar al tira y afloja cuando se lo pides y soltar el juguete también cuando se lo pides.
  • Mirarte a los ojos cuando se lo pides.
  • Mirarte con frecuencia cuando están fuera de casa.
  • Reconocer su nombre.
  • Saludar correctamente a las personas, sin saltar sobre ellas.
  • Sentarse y quedarse sentado cuando se lo pides.
  • Tocar cosas a pedido con su nariz y sus patas.

Consideraciones a tomar en cuenta

Si bien el curso de adiestramiento te permitirá entrenar perros de diferentes edades, tienes que tomar en cuenta que no es adecuado para todos los perros ni en todas las situaciones.

En primer lugar, tu perro tiene que estar en buenas condiciones de salud para seguir este curso. Un perro enfermo o herido debe ser tratado clínicamente antes de empezar su entrenamiento. Además, un perro con alguna condición particular puede presentar problemas con ciertos ejercicios. Por ejemplo, perros con displasia de cadera quizás sientan alguna molestia o dolor al sentarse. Así que asegúrate que tu perro está en buenas condiciones de salud antes de iniciar su adiestramiento. En caso de dudas, consulta con el veterinario.

Si tu perro es todavía un cachorro pequeño, es muy probable que no tenga todas sus vacunas. En ese caso, solamente debes entrenar dentro de casa, aún cuando los ejercicios indiquen entrenar en exteriores.

También tienes que saber que este curso no solucionará todos los problemas de comportamiento de tu perro. Los ejercicios de obediencia funcional que le enseñarás son una excelente base para solucionar muchos problemas, pero no son la solución a comportamientos conflictivos.

Si tu perro presenta problemas serios, como agresión o ansiedad por separación, tienes que buscar ayuda de un adiestrador o de otro profesional calificado que pueda trabajar personalmente contigo y tu perro. Es peligroso y suele ser contraproducente buscar la solución a esos problemas en Internet, así que si ese es tu caso, por favor busca apoyo profesional calificado.

Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento

Curso de adiestramiento Nivel Básico

  1. Primera etapa
  2. Segunda etapa
  3. Tercera etapa
  4. Cuarta etapa
  5. Quinta etapa

Curso de adiestramiento Nivel Medio

Curso de adiestramiento Nivel Avanzado


 

Fuente de información

 www.deperros.org


Adiestramiento canino. Kirdalia Yorkshire terrier

Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina

A medida que el adiestramiento de tu perro avance, te darás cuenta que la mayoría de los ejercicios comparten un conjunto general de criterios a superar.

Estos criterios son:

Conseguir la conducta. Consiste simplemente en conseguir que tu perro haga la conducta que buscas entrenar en respuesta a una señal. Por ejemplo, conseguir que tu perro se siente cuando dices «Sentado» o cuando haces una señal con la mano.

  • Perfeccionar la conducta. Una vez que has conseguido la conducta, tienes que perfeccionarla para que sea tal como quieres. Con perros que solamente son compañeros en el hogar y con cachorros, no hay mucho que perfeccionar en la mayoría de los ejercicios. Si el perro se sienta cuando se lo pides y si acude cuando lo llamas está bien. Sin embargo, los perros deportivos (schutzhund, agility, etc.) y los perros de trabajo (de servicio, policía, etc.) tienen que realizar las conductas con ciertas características. Por ejemplo, sentarse correctamente balanceados sin ladearse a un costado o sentarse frente al guía después de acudir.
  • Latencia. En la mayoría de los ejercicios es importante reducir la latencia para que la respuesta sea lo más pronta posible. Especialmente el llamado, la latencia tiene que ser mínima, ya que el perro debe responder inmediatamente.
  • Discriminación. Tu perro debe discriminar correctamente las diferentes señales y ejecutar los ejercicios correspondientes. Por ejemplo, cuando le dices «Sentado» solamente debe sentarse, no echarse ni acudir a tu lado.
  • Duración. En muchos de los ejercicios también necesitas conseguir una duración determinada. Por ejemplo, que tu perro permanezca sentado por un tiempo.
  • Distancia. La distancia tiene dos componentes. Por un lado, tu perro debe responder a distancia. Por otro lado, debe mantener el ejercicio (por ejemplo, quedarse quieto) mientras tú te alejas.
  • Distracciones. Tu perro debe responder aunque existan distracciones en el lugar.
  • Diversidad. Tu perro debe responder correctamente en diferentes lugares. Esto es la generalización de respuesta del condicionamiento operante. Para conseguirla hay que reentrenar cada ejercicio en diferentes lugares, porque los perros no generalizan con facilidad. Esto es muy importante y por eso tienes nueve casillas numeradas para cada criterio de adiestramiento en las hojas de seguimiento. Debes marcar cada casilla cuando hayas generalizado (vuelto a entrenar) cada criterio en situaciones o lugares diferentes.

En cada ejercicio encontrarás estos criterios, aunque en la mayoría estarán desglosados en criterios más pequeños aún.

Curso de Adiestramiento Canino


Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento
 
El curso está dividido en tres niveles, Básico, Medio y Avanzado. Cada nivel aborda diferentes habilidades que tienes que aprender como entrenador y diferentes habilidades que tienes que enseñarle a tu perro.
 

A lo largo del curso tu perro aprenderá a:

  • Acudir al llamado.
  • Caminar sin tirar de la correa.
  • Echarse y quedarse echado cuando se lo pides.
  • Entusiasmarse ante el sonido del clicker y la señal de liberación.
  • Ignorar cosas cuando se lo pides.
  • Jugar al tira y afloja cuando se lo pides y soltar el juguete también cuando se lo pides.
  • Mirarte a los ojos cuando se lo pides.
  • Mirarte con frecuencia cuando están fuera de casa.
  • Reconocer su nombre.
  • Saludar correctamente a las personas, sin saltar sobre ellas.
  • Sentarse y quedarse sentado cuando se lo pides.
  • Tocar cosas a pedido con su nariz y sus patas.

Consideraciones a tomar en cuenta

Si bien el curso de adiestramiento te permitirá entrenar perros de diferentes edades, tienes que tomar en cuenta que no es adecuado para todos los perros ni en todas las situaciones.

Si tu perro presenta problemas serios, como agresión o ansiedad por separación, tienes que buscar ayuda de un adiestrador o de otro profesional calificado que pueda trabajar personalmente contigo y tu perro. Es peligroso y suele ser contraproducente buscar la solución a esos problemas en Internet, así que si ese es tu caso, por favor busca apoyo profesional calificado.

Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento

Curso de adiestramiento Nivel Básico

  1. Primera etapa
  2. Segunda etapa
  3. Tercera etapa
  4. Cuarta etapa
  5. Quinta etapa

Curso de adiestramiento Nivel Medio

Curso de adiestramiento Nivel Avanzado 

(Fuente de información  www.deperros.org)

kirdalia yorkshire terrierEtología canina:

La etología es la rama de la biología conductual que estudia el comportamiento natural de los animales, concentrándose principalmente en las conductas instintivas. 

A partir de la década de los 40, algunos científicos emplearon a los lobos como modelos para estudiar, desde la perspectiva etológica, las relaciones en grupos de animales sociales. Estos estudios dieron origen a las ideas de la dominancia y el estatus «alfa» de los lobos dominantes.

 

 

Etología canina: Expresiones Posturales Caninas

Posturas de sumisión


 

La mejor forma de conocer a una mascota es ver como se mueve, como actúa. La observación siempre nos dará las claves del lenguaje canino.

Las posturas de nuestra mascota dicen mucho y suelen ir acompañadas de movimientos de cola, uso de las orejas y del hocico. Cuando la alegría del animal es enorme, por ejemplo cuando llegamos a casa y nos recibe, no solo moverá la cola sino que toda su parte trasera acompañará a esta felicidad. Cada mascota tiene una forma distinta de expresarse pero todas coinciden con determinadas posturas que comparten significado.

Entre los distintos tipos encontramos las posturas calificadas de sumisión: son con las que el animal reconoce nuestra autoridad dentro del grupo y nos demuestra su subordinación. Son posturas amistosas que el perro utilizará para relajar la tensión en los momentos que aparezca un enfrentamiento o conflicto.

Por ejemplo, ante algún castigo o un “NO” en tono elevado, el perro bajará la cabeza para demostrarnos que acepta la corrección e indicarnos que ya no hay motivo para seguir castigándole.En la relación con otros perros, las expresiones posturales pueden ser mucho más marcadas, ya que las reproducen entre ellos, sobre todo los perros más inseguros. Cuando un perro permite que otro apoye su cabeza sobre su hombro también demuestra sumisión.

Los perros inseguros o que demuestran miedo o preocupación agacharán el lomo y mantendrán una postura más baja que su contrario, acompañada de unas orejas hacia abajo. Si ladea la cabeza hacia otro lado o gira los ojos en otra dirección mostrando la parte blanca interna (ojo de ballena) manifiestan preocupación o miedo ante algo.La cola entre las patas, el giro de cabeza hacia otro lado o lamer las comisuras de los labios de otro perro son claros exponentes de la sumisión de nuestra mascota.Es importante que el propietario conozca los gestos de comunicación de su perro y los respete. Esto no solo le permitirá una mejor relación con su mascota, además evitará crear situaciones conflictivas con ella, que en ocasiones pueden resultar peligrosas.
Posturas de dominancia


 

Los perros que están muy seguros de sí mismos y que tienen un temperamento muy marcado suelen destacarse por sus posturas de dominancia. De cara al trato con los de su misma especie, es un comportamiento instintivo y aceptable dentro de unos límites, pero si demuestra esa misma actitud hacia nosotros debe ser modificada.

En las reglas básicas de educación vimos como es imprescindible que el perro entienda que somos nosotros los jefes de “la manada”, tanto en casa como en el exterior. Si no conseguimos educarle en esta línea podemos tener varios problemas con su conducta y es posible que el perro tome una actitud pasiva ante todas nuestras órdenes. Cuando el perro intenta subir con las dos patas sobre nuestros hombros nos está indicando dominancia sobre nosotros, esta es una de las conductas que intentaremos rectificar.

Un perro seguro de sí mismo tendrá una postura relajada, con el cuerpo recto y alto, la mirada directa y las pupilas contraídas.

El juego es otra de las formas en la que se despliegan toda clase de posturas; cuando un perro quiere invitar a otro perro a jugar amistosamente se inclina delante de él , haciéndole una reverencia o le levanta un poco la pata delantera.A veces los perros se montan jugando. A menudo están excitados, pero no en una forma sexual, y parece ser una forma de vincularse. Ocasionalmente es para mostrar dominancia, pero no siempre.

Paseos y juegos


 Salir a la calle: Rutina imprescindible

El ejercicio físico es necesario en todas las etapas de la vida del perro y sobre todo durante el crecimiento, a partir de los tres meses. El paseo cumple además de la función fisiológica de desahogo del animal, una función social y defortalecimiento físico y psicológico, y contribuye a hacer de nuestra mascota un ejemplar fuerte, armonioso y resistente. Los perros se emocionan a la vista de su correa, que relacionan rápidamente con la salida al exterior un mundo lleno de estímulos, encuentros, rastros, olores…

No se puede tener un perro aislado, encerrado, ni en un balcón: si no sale a la calle de manera sistemática nos encontraremos pronto con un animal que puede presentar problemas de comportamiento y un estado físico malo.

Dependiendo de la raza, el tamaño, la edad y lanecesidad de actividad que tenga el perro, el paseo será más o menos prolongado y con mayor o menor carga de ejercicio. Los cachorros no deben ser forzados y es preferible sacarlos menos tiempo más veces, para ir aumentando así su nivel de resistencia; lo mismo se puede decir de los perros muy mayores o con problemas de artrosis, respiratorios y otros asociados a la edad.

Durante los paseos el perro debe ser obediente y respetuoso, hay que dejarle libertad de olfateary husmear y no ir siempre a los mismos sitios. También hay que permitirle que contacte con otros perros y mantener el control en todas las situaciones.

El paseo ideal debe durar una media hora, cuatro veces al día. Los breves paseos diarios que damos a nuestra mascota para que hagan sus necesidades en la calle no son suficientes para mantenerla en forma, tanto física como psicológicamente, por lo que es conveniente dedicar un par de días a la semana para dar un paseo más largo.

Mejor aún si podemos soltarlo para que corra y se divierta a sus anchas en un parque o jardín, puesto que cuando va con correa sus alternativas de movimiento son escasas.A partir de los 4 meses ya es aconsejable que lo saquemos a correr por el campo, en lugares donde se vea obligado a trepar por montículos y caminar sobre rocas para endurecer las almohadillas plantares y desgastar las uñas.

Educación y civismo


 Tanto para el perro como para el dueño, la vida en comunidad obliga al cumplimiento de unas normas mínimas de higiene y de respeto al espacio público. Respetar esas normas es la única forma de que los propietarios y no propietarios de perros puedan llevar una convivencia pacífica. Por ello, la correa, y en algunos casos el bozal, son imprescindibles para pasear por zonas concurridas.

Obligatoria también es la recogida de los excrementos en la vía pública y deseable que los dueños educaran a sus perros para evitar en lo posible que marquen u orinen en las ruedas de los coches, las farolas, las esquinas, etc, llevándolos alugares adecuados, como las zonas de recreopara perros.El perro debe salir a pasear como mínimo cuatro veces al día y durante un tiempo no inferior a 15 minutos cada vez, para compensar la inactividad de las largas horas de sueño metido en casa.

Donde, cómo y cuándo pasear


 Paseos por el campo y por la ciudad

Nuestro perro tendrá suerte si vive en el campo y se lo saca a pasear a un bosque cercano o a una zona verde; sin embargo hay que conocer las circunstancias locales: si existen cazadores o si el mismo perro también es cazador, en ese caso no lo debemos soltar. En la ciudad las cosas se complican, porque aunque hay muchos olores que husmear por la alta población de perros, también está expuesto a los ruidos, la emisión de gasesy la obligación de ir permanentemente con correa.

En las ciudades existen parques, jardines y plazas en las que se dan cita varios dueños con sus perros, lo que resulta positivo para que tu mascota aprenda a comportarse en sociedad. En cuanto al uso de nuestro propio jardín, en ningún caso sustituye al paseo, ya que no existen las impresiones y olores de otros perros; además algunos perros se resisten a hacer sus necesidades en su propio territorio, no obstante, el jardín puede ser de utilidad para la primera y la última salida del día.
Paseos en invierno


 Hay que fomentar en el perro la resistencia a los agentes climatológicos, aunque con precaución y evitando los cambios de temperatura muy bruscos. Si la casa está muy caliente no es aconsejable sacarlo al exterior sin abrigo cuando hace mucho frío afuera, no se les debe permitir que duerman pegados a la calefacción y si lo hacen, antes de sacarlo conviene apartarlo una hora a una habitación más templada.El frío siempre es más perjudicial cuando es húmedo, sobre todo para perros mayores. Por ello al regresar a casa tras un paseo por la nieve, tendremos siempre la precaución de secarlo bien con una toalla o usando el secador si el perro está acostumbrado a él. Después de un paseo bajo la lluvia, si no usa chubasquero, es imprescindible secar completamente el pelo del perro, así como limpiar bien sus patas para evitar que se reseque la suciedad entre los dedos.

Paseos en tiempo de calor


 Para algunos perros el verano es un auténtico suplicio, pues sus organismos no están preparados para la eliminación rápida de calor.

En esta época es conveniente cambiar los horarios de los paseos y evitar las horas de máximo calor, trasladándolos a las primeras horas de la mañana y a las últimas de la tarde o noche. Hay que prestar atención también a las hierbas secas y los cardos diminutos que quedan enganchados entre el pelaje y entre los dedos y especialmente peligrosas son las espigas, que pueden entrar muy profundo en las orejas o la nariz, haciendo necesaria la intervención del veterinario. Por supuesto, si tenemos jardín o terraza donde el perro sestea, no debe faltarle agua y una sombra fresca.

Jugando con el perro


 

Carreras y saltos

Uno de los juegos preferidos por casi todos los perros es correr tras una pelota o juguete que su dueño le ha lanzado bien lejos. Una pelota o cualquier otro juguete que se lanzan son para él la representación de una presa y cobrarla es un ritual ancestral de cacería. Con el juego de la caza el dueño debe mantener su posición de líder y hacer también que el perro corra tras él, haciendo círculos, regates, saltando montículos… en lugar de huir con su presa. Hay muchas prácticas para que el perro consiga desarrollarse y endurecer sus músculos, ensanchar el pecho, fortalecer su aparato locomotor y adquirir elasticidad y resistencia.

A los 9 meses un perro puede correr bastante y si es un perro apto y su estado físico se lo permite, podemos sacarlo a correr detrás de labicicleta, aunque sin forzarlo en exceso. Otro juego de fortalecimiento físico muy adecuado para completar su formación y que además les suele gustar mucho es la natación, y más aún cuando el ejercicio se realiza en grupo, con el dueño u otros perros.

Otros juegos y juguetes pueden entrar en nuestras rutinas lúdicas con el perro y ayudarnos en su educación. Los cachorros muerden todo lo que encuentran, muchas veces durante el crecimiento de los dientes, sin embargo no todo es apto para ser mordido. En el mercado existen juguetes de distintas formas, tamaños, texturas y olores especialmente indicados para ese fin. Lo importante es elegir el material y el tamaño adecuados para la edad del animal, para que no pueda tragarlos ni romperlos, por lo que están desaconsejados los juguetes de plástico blando, los lacados y los rompibles.

Los juguetes son especialmente útiles para que el cachorro refuerce sus maxilares y limpie al tiempo su dentadura. Si proveemos a nuestra mascota de algunos de estos juguetes, que pueda considerar como suyos, evitaremos que cause destrozos en los muebles y en nuestras prendas u objetos personales, como los zapatos.

El juego constituye un excelente recurso educativo y no es suficiente con tener un sólo juguete y jugar un sólo juego.

Juegos dentro de casa

Tirar de la presa, trepar, encontrar la golosina…

En nuestra propia casa existen objetos, como sillas, mantas, banquetas o escaleras que pueden servir para improvisar una pista de juegos.

Así, por ejemplo, subir y bajar por una escalerade tijera en pos de un juguete que tenemos en la mano, reforzará las patas delanteras y traseras, ensanchará el tórax y fortalecerá el lomo y la grupa. También les divierte rastrear una golosinaque previamente hemos escondido en algún rincón difícil que le obligue a arrastrarse, por ejemplo por debajo de dos sillas volcadas; o también podemos enseñarle a sortear diferentes obstáculos como vallas o balancines, sin olvidar recompensarle después por su habilidad.El límite lo pondrá nuestra imaginación y las ganas de jugar que tenga el perro, al que no hay que obligar, sino motivar.


 

Kirdalia Yorkshire TerrierAdiestramiento, criterios en los ejercicios de obediencia canina

Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina

A medida que el adiestramiento de tu perro avance, te darás cuenta que la mayoría de los ejercicios comparten un conjunto general de criterios a superar.

 

Estos criterios son:


 

Conseguir la conducta. Consiste simplemente en conseguir que tu perro haga la conducta que buscas entrenar en respuesta a una señal. Por ejemplo, conseguir que tu perro se siente cuando dices «Sentado» o cuando haces una señal con la mano.

  • Perfeccionar la conducta. Una vez que has conseguido la conducta, tienes que perfeccionarla para que sea tal como quieres. Con perros que solamente son compañeros en el hogar y con cachorros, no hay mucho que perfeccionar en la mayoría de los ejercicios. Si el perro se sienta cuando se lo pides y si acude cuando lo llamas está bien. Sin embargo, los perros deportivos (schutzhund, agility, etc.) y los perros de trabajo (de servicio, policía, etc.) tienen que realizar las conductas con ciertas características. Por ejemplo, sentarse correctamente balanceados sin ladearse a un costado o sentarse frente al guía después de acudir.
  • Latencia. En la mayoría de los ejercicios es importante reducir la latencia para que la respuesta sea lo más pronta posible. Especialmente el llamado, la latencia tiene que ser mínima, ya que el perro debe responder inmediatamente.
  • Discriminación. Tu perro debe discriminar correctamente las diferentes señales y ejecutar los ejercicios correspondientes. Por ejemplo, cuando le dices «Sentado» solamente debe sentarse, no echarse ni acudir a tu lado.
  • Duración. En muchos de los ejercicios también necesitas conseguir una duración determinada. Por ejemplo, que tu perro permanezca sentado por un tiempo.
  • Distancia. La distancia tiene dos componentes. Por un lado, tu perro debe responder a distancia. Por otro lado, debe mantener el ejercicio (por ejemplo, quedarse quieto) mientras tú te alejas.
  • Distracciones. Tu perro debe responder aunque existan distracciones en el lugar.
  • Diversidad. Tu perro debe responder correctamente en diferentes lugares. Esto es la generalización de respuesta del condicionamiento operante. Para conseguirla hay que reentrenar cada ejercicio en diferentes lugares, porque los perros no generalizan con facilidad. Esto es muy importante y por eso tienes nueve casillas numeradas para cada criterio de adiestramiento en las hojas de seguimiento. Debes marcar cada casilla cuando hayas generalizado (vuelto a entrenar) cada criterio en situaciones o lugares diferentes.

En cada ejercicio encontrarás estos criterios, aunque en la mayoría estarán desglosados en criterios más pequeños aún.

Curso de Adiestramiento Canino


Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento
 
El curso está dividido en tres niveles, Básico, Medio y Avanzado. Cada nivel aborda diferentes habilidades que tienes que aprender como entrenador y diferentes habilidades que tienes que enseñarle a tu perro.
 

A lo largo del curso tu perro aprenderá a:

  • Acudir al llamado.
  • Caminar sin tirar de la correa.
  • Echarse y quedarse echado cuando se lo pides.
  • Entusiasmarse ante el sonido del clicker y la señal de liberación.
  • Ignorar cosas cuando se lo pides.
  • Jugar al tira y afloja cuando se lo pides y soltar el juguete también cuando se lo pides.
  • Mirarte a los ojos cuando se lo pides.
  • Mirarte con frecuencia cuando están fuera de casa.
  • Reconocer su nombre.
  • Saludar correctamente a las personas, sin saltar sobre ellas.
  • Sentarse y quedarse sentado cuando se lo pides.
  • Tocar cosas a pedido con su nariz y sus patas.

Consideraciones a tomar en cuenta

Si bien el curso de adiestramiento te permitirá entrenar perros de diferentes edades, tienes que tomar en cuenta que no es adecuado para todos los perros ni en todas las situaciones.

Si tu perro presenta problemas serios, como agresión o ansiedad por separación, tienes que buscar ayuda de un adiestrador o de otro profesional calificado que pueda trabajar personalmente contigo y tu perro. Es peligroso y suele ser contraproducente buscar la solución a esos problemas en Internet, así que si ese es tu caso, por favor busca apoyo profesional calificado.

Introducción al curso de adiestramiento canino

  1. Cómo seguir el curso
  2. Tu primer ejercicio: haz un etograma de tu perro
  3. Fundamentos de la modificación de conductas
  4. Equipo y ayudantes que necesitas para el curso
  5. Cómo llevar a cabo una sesión de adiestramiento
  6. Ocho criterios comunes en los ejercicios de obediencia canina
  7. Estrategias para conseguir que tu perro haga lo que quieres
  8. Cuando surgen problemas en el adiestramiento

Curso de adiestramiento Nivel Básico

  1. Primera etapa
  2. Segunda etapa
  3. Tercera etapa
  4. Cuarta etapa
  5. Quinta etapa

Curso de adiestramiento Nivel Medio

Curso de adiestramiento Nivel Avanzado 

(Fuente de información  www.deperros.org)

Videos Cachorros Kirdalia Yorkshire

Seguimiento de camada





Aprende con nuestros tutoriales







Nuestras Bellezas !!



Charioo Nové Kasio

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

CH Galicien Pam`Pommeraie


Yorkies de cine

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
CONOCER LA RAZA YORKSHIRE TERRIER
LOS YORKSHIRES MAS GUAPOS DEL MUNDO


Destacados

Melody de Kirdalia
Karmen de Kirdalia
Mygord Spirit, Kirdalia Yorkshire Terrier, Criadores Yorkshire Madrid Spain
Marcela de Kirdalia
Kirdalia Yorkshire Terrier, Criadores Yorkshire Madrid Spain

Imágenes de nuestros peques

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Estandar del Yorkshire Terrier

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo3

Natación / Hidroterapia

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo
Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Kirdalia Yorkshire Terrier


Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Mélody de Kirdalia

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Dark Vader de Kirdalia

Los mejores Yorkshire Terrier del mundo

Categorías


Desde Kirdalia Yorkshire Terrier, queremos advertir que nuestros Yorkshires Terriers, no se publican en páginas de anuncios ni en redes sociales. Como tampoco se contacta a través de ningún otro número de teléfono que no sea el nuestro: 629 660 846